Ganadería

En predios forestales la garrapata continúa activa

Tratamiento generacional es clave para poder controlarla.

Animales en campos forestales. Foto archivo El País.

Pablo Antúnez

La garrapata continúa activa en los predios con montes, tanto naturales como forestales y se exhorta a los productores a preparar los tratamientos generacionales, que deberían comenzar a mediados de julio.

“Al norte del Río Negro, en los predios forestales y de costa, aparentemente el invierno no causa su efecto sobre el parásito. En esos casos, hay que tener cuidado y tratar todo el año contra la garrapata”, afirmó a El País el Dr. Roque Almeida, delegado de Cooperativas Agrarias Federadas (CAF) en la Comisión Nacional Honoraria de Salud Animal (Conhasa).

Almeida advirtió que en esos casos, se han constatado “larvas subiendo al ganado y eso demuestra que el ciclo no se cortó. Las larvas que cayeron en marzo o abril, se mantuvieron a cubierto y están subiendo al ganado”.

Incluso, semanas atrás, en Paysandú se registraron mortandades por enfermedades asociadas (babesiosis y anaplasmosis), complicando a los productores ganaderos. Con temperaturas por encima de lo normal para el invierno y cierta humedad, la garrapata sigue activa, generándose casos de enfermedades asociadas.

Herramientas. Los veterinarios aseguran que la primera opción para evitar mortandades por enfermedades asociadas a la garrapata, es controlar el parásito.

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca insiste en el tratamiento generacional como la herramienta fundamental para evitar resistencia a los específicos.

“Se debe comenzar a realizar el tratamiento generacional la primera quincena de julio o la primera de agosto. Se cambia el producto en noviembre y se vuelve a cambiar en febrero. Se trata a cada generación del parásito con un específico veterinario diferente para no generar resistencia”, explicó Almeida.

Luego están los tratamientos para evitar mortandades con los llamados quimioterápicos, según el agente actuante (el hemoparásito) y la otra alternativa es el uso de la vacuna en forma preventiva.

“La hemovacuna se aplica en los terneros, a partir de los 4 meses y hasta los 9 meses, generando inmunidad de por vida”, destacó el veterinario sanducero. Hoy esta herramienta es poco utilizada por los productores y precisa mayor difusión.

“Hay que promover más su uso. Hay que empezar a pre inmunizar los terneros. Estamos informando a la gente que tenemos otros recursos y formas de prevenir, además del control de la garrapata”, destacó el delegado de CAF en la Conhasa.

La semana pasada, en el marco del Congreso Anual de la Federación Rural, el ministro Carlos María Uriarte anunció que evalúa declarar la emergencia sanitaria, porque el MGAP cree que la garrapata está fuera de control y “deberíamos repensar todo, sin ánimo de echarle la culpa a nadie”.

Uriarte reconoció que “ya no hay partes libres del parásito y partes con garrapata (zona limpia y zona sucia), no hay culpables e inocentes”. Según su visión, hoy la garrapata tal cual está “es una barrera importante al comercio, sobre todo a nivel de ganado de reposición, que fue muy importante para el mantenimiento de la actividad económica en el interior del país y sobre todo, para las ventas de ganado mediante las pantallas (venta virtual)”.

El jerarca de gobierno explicó que la Ley vigente prevé que si hay garrapatas vivas o cáscara, “queda como una infracción” y detalló que “la cáscara, en estas circunstancias, es muy difícil de ver, cuesta mucho que se vaya y eso provocó muchos problemas”.

Por eso, el titular del MGAP dijo que se reverá la campaña contra garrapata con el equipo técnico de la secretaría de Estado y luego “vamos a citar a las gremiales y a la Sociedad de Medicina Veterinaria, para replantearnos la política sanitaria en torno a la garrapata. Creo que hay que pasar raya y decir: Esto es una emergencia y entre todos lo tenemos que encarar”.