Ganadería

Castiglioni: “La abrupta caída de precios de la carne en China es histórica”

El broker uruguayo radicado en China aseguró que en las últimas semanas algunos productos vacunos se han desvalorizado hasta en US$ 1.500 por tonelada.

Daniel Castiglioni, director de Casti Trading.

En el último año, China, como comprador de carne vacuna, ha dado señales que el mundo no se esperaba. En primera instancia, la aparición de la fiebre porcina africana desató una feroz demanda de productos cárnicos y generó una suba muy importante de valores.

Posteriormente, y ya hablando en las últimas semanas, los altos precios del producto obligó a las autoridades chinas a tomar medidas para ajustar las cotizaciones, y eso provocó que muchos importadores tomen medidas ante negocios anteriormente cerrados a valores elevados, como por ejemplo no respetar los contratos.

El broker de carnes uruguayo radicado en China y director de la empresa Casti Trading, Daniel Castiglioni, comentó a Rurales El País que “hay una abrupta caída de precios de la carne vacuna, de hasta US$ 1.500 por tonelada, desde hace un mes a la fecha”.

“Es algo histórico, nunca hubo una caída de ese nivel. Hay empresas importadoras que han perdido mucho dinero”, señaló Castiglioni y sumó: “Hoy nos piden que los ayudemos con los contratos que están comprados caros, esa es la principal preocupación de los compradores asiáticos, quieren salir lo mejor parado posible”.

El empresario dijo que en las últimas semanas se ha enfocado a “cumplir con los compromisos anteriores”, dado que “las bajas de contratos son un hecho”. En ese sentido explicó que “está muy difícil la cobranza y cumplir contratos de negocios viejos”.

Teniendo en cuenta el nuevo escenario, Castiglioni adelantó que empresas de gran porte y con años en la importación de carne vacuna “se han ido a la quiebra” y “se vieron obligadas a rematar los contenedores”, al igual que muchas compañías pequeñas y con falta de experiencia que surgieron beneficiados por el boom del mercado.

La caída de los valores responde a una estrategia definida por las autoridades asiáticas que consta de tres medidas: la apertura de Hong Kong para el ingreso de carne por el canal gris, no otorgar más créditos a las empresas estatales para que las privadas compren el producto y volcar carne de cerdo y vacuno de las reservas públicas; hace dos semanas se liberaron al mercado 40 mil toneladas.

Castiglioni estimó que superado el año nuevo chino los precios se podrían regular, sin embargo dijo que “se empezaron a concretar negocios a valores muy bajos”, buscando que “no signifiquen un riesgo para los importadores asiáticos”.

Escuche a Daniel Castiglioni: