Ganadería

Carriquiry: “Darle minerales al ganado en invierno no devuelve la plata”

Veterinario del Plan Agropecuario explica que es cuando el animal menos lo precisa y requiere energía.

Ganado en el campo.

Pablo Antúnez

Llega el invierno y los productores comienzan a preocuparse más por la falta de minerales, cuando en realidad el ganado tiene como prioridad la energía que le aportan a su nutrición fardos y raciones.

“La suplementación mineral es preocupación de la gente en el invierno y es cuando no hay que preocuparse. Son importantes siempre, pero tienen retorno económico cuando hay pasto”, advirtió el Dr. Rafael Carriquiry, técnico del Instituto Plan Agropecuario (IPA).

“Cuando no hay comida, el gasto en minerales no devuelve plata al productor. A la vaca le hace bien pero en realidad, no te devuelve la plata”, agregó.

Hay dos grandes grupos de minerales. Los macro son fósforo, magnesio, calcio y sodio. Entre ellos, el fósforo es sumamente importante. Es reconocido como una carencia en Uruguay y se le atribuyen muchas pérdidas productivas a su falta.

“La gente, con frecuencia , usa sales con fósforo buscando solucionar esas carencias”, reconoció el profesional y las usa en invierno, cuando no debería.

El animal precisa los macro minerales en mucha cantidad. “Una vaca lactando precisa entre 15 y 18 gramos de fósforo a diario y en muchas de las pasturas de nuestro país, la vaca puede cosechar 7 y 8 gramos por día, cosecha la mitad del fósforo que precisa, aun consumiendo una buena cantidad de pasto”, explicó Carriquiry.

Lo que pasa con el fósforo también se da con otros macro minerales y deben ser suplementado vía oral, porque por la vía de los inyectables es imposible darle la cantidad que un animal precisa cada día.

El experto del IPA explicó que cuando más producción tiene un animal, más fósforo precisa. Lo mismo sucede con una ternera que está en crecimiento, que está en desarrollo y está generando músculo. “En invierno , cuando el animal está perdiendo peso, precisa menos cantidad de fósforo”, advirtió el veterinario. Por eso sostiene que darle minerales en el invierno al ganado “no devuelve la plata”.

Carriquiry advirtió que “primero hay que preocuparse por toda la energía que precisa ese animal para enfrentar los fríos y esa energía es aportada por las proteínas -que se suman a las fibras- y luego que está completa la proteína y la energía, hay que preocuparse por los minerales. Los minerales pasan a ser fundamentales y ahí tienen una respuesta económica cuando los suplementamos”, advirtió el veterinario del IPA.

Según la visión de este experto, la gente “se preocupa porque el ganado está perdiendo peso y gasta en sales minerales como una cosa que tranquiliza la conciencia, pero en realidad, más vale gastar esa plata en un fardo, en ración o suplemento que otorgue energía, que es lo que le está faltando a la vaca”. Las consultas por el uso de minerales crecen a esta altura del año.