Ganadería

Carniceros aseguran que se vendió menos asado

Los precios no ayudaron y el consumidor se volcó al cerdo.

Pablo Antúnez

Hubo una menor venta de asados comparado con otros años, según dijo a El País el presidente de la Unión de Vendedores de Carne (UVC), Alfonso Fontenla.

El consumo de asados bovinos se incrementa a fin de año y el 1° de mayo, siendo una tradición muy arraigada en todas las generaciones de uruguayos.
“Este fin de año el día no ayudó a la venta de asados, pero tampoco los precios”, aclaró Fontenla. Eso hizo que el consumidor se volcara más a la carne de cerdo y  carne aviar.

“Esperamos poder vender los stock que hay en cámaras pero sin una gran fluidez como otros años”, agregó el empresario, aclarando que este panorama los carniceros lo veían venir  desde hace tiempo, cuando los precios habían subido y se optaba por otras variantes de proteínas de origen animal.

La industria frigorífica bajó $ 10 el precio del asado la semana previa al final del año, pero 2019 fue muy particular, con subas marcadas en el valor de la carne bovina, consecuencia de un aumento en la demanda de China, que cinchó  los precios hacia arriba.

“Por varios años vamos a estar con una carne vacuna en el abasto más cara de lo que estamos acostumbrados a comprar”, estimó el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Federico Stanham, al evaluar el comportamiento de los precios del producto, que por primera vez en muchos años, aumentó bastante por encima del Índice de Precios del Consumo (IPC).

Si bien los datos del INAC correspondientes a 2019 aún no están cerrados, se estima que el consumo de carne bovina rondará los 55 kilos por habitante al año, como consecuencia de un menor volumen del producto volcado al abasto y debido a la suba de precios. Estos hechos justificaron los precios de ganado gordo récord (encima de US$ 4,20 por kilo) y un precio promedio para la tonelada uruguaya, que en los últimos meses de 2019 quedará por encima de US$ 4.000.

El titular de la Unión Vendedores de Carne dijo que en los mostradores de las carnicerías “se notó la baja del consumo” y estimó que en los próximos años, “seguirá creciendo la ingesta de carne de cerdo y pollo”,  las que pasarán a sustituir parte de la carne vacuna que se consume anualmente en el abasto uruguayo.

“Es notorio este año la baja en la venta de carne bovina, el cerdo ganó más espacio y el pollo se mantuvo similar al año pasado. La carne bovina subió considerablemente y el precio fue determinante en esa caída del consumo local”, explicó Fontenla.

La carne bovina importada sigue ganando espacio en el abasto local. “Estamos observando menor cantidad de carne en el mercado interno (carne producida en Uruguay)”, confirmó el gerente de información del INAC, Jorge Acosta.

Estimó que la caída en el volumen volcado por la industria exportadora al mercado interno caerá entre 8% y 10% respecto al año anterior (no están aún los datos cerrados). La carne producida en Uruguay, aprovechando los mercados, se volcó, mayoritariamente, a la exportación.

Acosta recordó que el volumen de carne vacuna importada cerrará con aumento. “En 2018 representaba alrededor del 11% y ahora cerrará con cerca del 23% o 24% del total. En los últimos meses tuvo un crecimiento de 35%. Es un cambio de matriz de consumo muy importante”.

Agregó que el consumo de carne bovina cerró 2018 con una baja de 2,3 kilos por habitante -respecto al año anterior- y “esperamos que este año quede un poco por debajo también”, estimó el gerente de Información del INAC al evaluar el 2019.