Ganadería

Carnes uruguayas en las redes sociales

Uruguay prepara una fuerte ofensiva en China focalizada en los consumidores finales.


Pablo Antúnez. 
Poniendo el tiro en China, Estados Unidos y Alemania, las carnes uruguayas buscan apoyarse más en las redes sociales e Internet para mejorar su posicionamiento entre los consumidores y difundir sus virtudes.

El Instituto Nacional de Carnes (INAC), a mediados del mes que viene, lanzará una actividad por un año “donde se trabajará fuerte vía redes sociales, apoyándose en las páginas de comercio electrónico y en los puntos de venta, especialmente en China. Nunca se hizo algo similar en términos de acciones tan integradas e individual, así como en términos de inversión”, anunció el presidente del organismo, Federico Stanham.

Las acciones estarán focalizadas en China, mercado que en valor representa el 43% de la facturación y el 52% del volumen de carne vacuna exportada (además de todas las menudencias). De cada 10 kilos de carne exportada, más de cinco se destinan a China. Las compras de 2018 están cerrando con un crecimiento respecto a las generadas en 2017 y es el sexto año consecutivo que China se comporta como el principal demandante de carne bovina, medido en volumen. Se llevan exportadas (al pasado 8 de diciembre) 226.242 toneladas peso canal por b US$ 826.590.000.

Stanham confirmó que la campaña demandará “una inversión inédita para Uruguay y para el INAC. Son acciones a largo plazo, porque para hacernos conocer en un mercado se precisa una década o más”.

En China las ventas a través de redes sociales e Internet están muy arraigadas y existe una logística muy buena y bien aceitada que Uruguay no puede desaprovechar. A su vez, en Estados Unidos, el INAC ya realizó algunas acciones específicas apoyándose en Internet para impulsar más las carnes uruguayas y logró “millones de visualizaciones”.

Valorización. La cadena cárnica del Uruguay quiere cumplir el sueño del pibe: vender mucho y al mayor precio posible. Por eso, en la órbita del principal organismo rector de la política cárnica, en 2016, se confirmó un grupo intersectorial de trabajo (ganaderos, industriales y Ejecutivo), buscando ponerse de acuerdo para diseñar una estrategia a largo plazo que permita una mejor inserción de las carnes en los mercados más importantes.

“Ese grupo de trabajo fue muy positivo. Se conformó un plan de acción validado por la Junta Directiva del INAC y luego lo ejecutó la Gerencia de Marketing. Se decidió hacer estudios sobre el consumo, determinar qué sabía el consumidor sobre Uruguay, qué sabe de la trazabilidad, qué productos compra. Se terminaron los tres estudios y fueron tremendamente ilustrativos”, explico el presidente del INAC.

El consumidor de carnes uruguayas que vive en Estados Unidos tiene una visión diferente sobre el producto que el consumidor chino y es lógico, porque en ambos mercados van cortes diferentes y también varía el tipo de carne. A Estados Unidos se ingresa con trimming (cortes del delantero picados y en bloque) que tienen por destino la industrialización. Al mercado chino se entra con cortes con hueso y mucho más variados (garrón, brazuelo e incluso menudencias rojas).

Luego de los tres estudios, se está diseñando qué hacer. El primer mercado es China. “Se trabajó durante 2017 en un relevamiento de hábitos del consumidor, en estudiar qué hace la competencia para posicionarse y a partir de ahí, diseñar una estrategia de posicionamiento”, adelantó Stanham, sin profundizar en los detalles.

Mientras tanto, en Estados Unidos, se está un paso más atrás y desde INAC “se está diseñando la estrategia para mejorar el posicionamiento y rápidamente se lanzará para poder llegar en forma masiva a los consumidores. En Alemania, se sigue trabajando a través de alianzas estratégicas”, confirmó Stanham.

En el mercado alemán la alianza más conocida es con la cadena Block House , propietaria de varios restaurantes y parrillas donde la carne bovina uruguaya está muy bien posicionada. “Vende 6 millones de churrascos al año en Alemania y Uruguay es uno de sus principales proveedores. Se le dio un carácter más integral a esta iniciativa para posicionar mejor el producto en el mercado alemán”, explicó el jerarca.

A su vez, las carnes uruguayas están apostando a otro distribuidor que llega a comedores y cantinas. En este caso, el INAC conformó una alianza para que distribuyan el producto. La meta es hacer nuevas alianzas estratégicas.

Unidos. A partir del programa Focus, integrado por los exportadores, los técnicos del INAC y el Ejecutivo se propuso un plan de trabajo.

“Los exportadores postulan para un proyecto en cualquier país, con la condición de que ese proyecto esté orientado al consumidor final. Se desencadenó una creatividad muy interesante a nivel de los exportadores”, sostuvo Stanham.

Las primeras experiencias se hicieron de mediados de 2017 hasta comienzos del año en curso. Se focalizó en siete países. “En Estados Unidos hubo un proyecto muy grande donde se asociaron seis empresas, luego también hubo acciones en España, Brasil, Suecia, Noruega, Israel y China”, recordó el titular del INAC.

“No hubiéramos tenido la capacidad de desarrollar ese esfuerzo en todo el mundo porque los recursos -humanos y económicos- son limitados. El valor que tienen esas acciones es que tocan distintos públicos, diferentes estrategias y cuando un exportador propone realizar alguna acción, es porque ve que tiene futuro en ese mercado”, dijo el jerarca.

El otro frente de batalla donde se viene trabajando es en el acceso sanitario y en la mejora de los aranceles. Se pagan más de US$ 200 millones anuales.

Subieron las importaciones.
China importará más de un millón de toneladas de carne vacuna peso embarque al cerrar el 2018, dijo a Rurales El País Rafael Tardáguila, director de Tardáguila, de acuerdo al informe de la consultora asiática Meet International Group. Tardáguila contó que las proyecciones de importación directa de carne vacuna durante noviembre y diciembre son importantes y eso hará que China cierre con un aumento del 40% frente a 2017.

Rurales EL PAIS