Ganadería

Brasil mantiene la demanda firme para carne ovina uruguaya

Es el destino principal para los corderos de alta calidad y lleva toda la res en porciones.

Carne ovina.

Pablo Antúnez

Brasil mantiene firme la demanda” y si Uruguay tuviera “dos millones más de corderos también se venderían”, afirmó el broker Jorge Dimu, principal del Dimu Group, el exportador precursor desde hace más de 25 años en la venta de cortes ovinos al vecino país.

“Es un mercado potencial para corderos de alta calidad y lleva todos los cortes porcionados”, explicó el empresario a El País. Meses atrás, el faltante de oferta complicó las ventas, en un mercado donde Uruguay se destaca por el cumplimiento en tiempo y forma de los negocios.

“Se podría vender más volumen de carne ovina en este destino, pero falta oferta”, aseguró Dimu.

Hoy la demora en la emisión de licencias de importación, potestad del Departamento de Inspección de Productos de Origen Animal del Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento, vienen complicando la operativa —tanto en carne ovina como en bovina—, porque en cierta medida, pueden llegar a comprometer las fechas de entrega pactadas.

Los corderos uruguayos de alta calidad, tienen por destino el mercado de San Pablo. “Brasil lleva todos los cortes, a diferencia de otros mercados (caso de la Unión Europea), donde sólo se destinan los french rack o perniles”, remarcó el principal del Dimu Group.

A su vez, los estados del nordeste también importan cortes y carcasas de ovinos adultos, a diferencia del circuito gastronómico de San Pablo, donde la calidad es la principal premisa.

“El éxito en este mercado estuvo en no fallar en las entregas. Brasil acompaña los valores en el mundo entero y pese a la fortaleza que tuvo China en la demanda de carne ovina, nunca dejó de comprar”, explicó Dimu.

Hoy la paralización temporaria de China por la suba de precios, por el Año Nuevo Lunar y por el coronavirus, no está generando mayor oferta de carne ovina que pueda ser volcada a Brasil. Dimu consideró “valiosa” la preocupación de los productores, de la industria y del gobierno por fomentar un mayor stock de ovinos, para abastecer los mercados.