Ganadería

Analizan producir moscas estériles para control de plaga

Equipo técnico planifica acciones contra la bichera.

Ganado vacuno. Foto: archivo El País

Pablo Antúnez

En el marco del proyecto para combatir el gusano barrenador (Cochliomyia hominivorax), causante de las bicheras, los técnicos evalúan una nueva opción tecnológica que consiste en la producción de machos y hembras del insecto que sean estériles, utilizando métodos de mejoramiento genético, para evitar su avance y reproducción.

Datos de FAO correspondientes a 2001, marcan que el gusano barrenador del ganado causaba perjuicios por US$ 3.000 millones anuales en América del Sur, de los cuales US$ 1.440 son de Brasil y US$ 210 millones son en Uruguay.

Los ministros agrícolas que conforman el Consejo Agropecuario del Sur (CAS) apoyaron en 2017 la creación y puesta en marcha de un programa regional para el control del gusano barrenador y hay equipos técnicos definiendo esos planes.

En estos días se está celebrando una reunión internacional, donde ya no sólo se está trabajando en la línea de usar machos estériles de la mosca de la bichera, utilizando la radiación, como se aplicó en un Plan Piloto realizado en la frontera norte de Uruguay y Brasil, donde esos insectos eran liberados por avión y provenían de un laboratorio de irradiación en México. “Estamos trabajando en una nueva opción tecnológica, que puede ser complementaria en el tiempo y es el desarrollo de insectos vía mejoramiento genético, transformando tanto al macho como a la hembra en estéril y eso propagarse en las generaciones que vienen”, informó a El País el director general del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), Fabio Montossi.

En el proyecto participan el INIA, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, el Secretariado Uruguayo de la Lana, el Instituto Pasteur, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y la Universidad de Carolina del Norte.

Según confirmó Montossi, se están desarrollando las bases del proyecto “para encarar este sistema, en una primera instancia a nivel de Uruguay, pero la proyección será regional”.

La meta de los técnicos —en eso se está trabajando— es que todo el trabajo para producir esos insectos estériles vía mejoramiento genético “se haga con base en Uruguay”, informó Montossi.

Rurales EL PAIS