agro

Hallen Martínez: “La rentabilidad para los transportistas está bastante complicada”

El transportista de Tacuarembó, dijo que la situación para “es compleja”, y si bien “hay trabajo para hacer, las tarifas en general han ido bajando y la rentabilidad del sector ha ido disminuyendo”. Expresó que “con el ganado hay trabajo todo el año”, pero “con los granos es zafral y la forestación, “también se trabaja, pero la tarifa es baja”. Hacia el futuro “debemos modernizarnos para que haya menos contaminación, gastar menos combustible y tener equipos que puedan andar a una velocidad un poco mayor”.

Hernán T. Zorrilla, encargado del área agrícola y forestal del Portal Rurales El País

-¿Cómo está la situación actual del negocio para los transportistas?

-La situación es compleja. Si bien hay trabajo para hacer, las tarifas en general han ido bajando y la rentabilidad del sector ha ido disminuyendo. Lo vas afrontando con inversiones en equipos que gasten menos combustible o que sean más livianos y lleven unos kilos más, pero en general es una situación compleja. Yo pienso que el transporte es un reflejo de la sociedad. En la sociedad hay gente que le gusta llevar sus temas al día y hay gente que no tiene seguro ni paga la patente. Muchos no pagan la patente porque les ha ido mal o han tenido problemas, pero muchos otros no pagan la patente como negocio para ampliar la flota. El abanico es muy amplio. Si hay evasión, hay evasión en todos lados.

-Dentro del sector agropecuario, ¿cuál es el rubro que genera mayor movimiento para los transportistas?

-Con el ganado hay trabajo todo el año. La zafra de granos precisamente mueve mucho cuando estamos en época de cosecha. El área en general se ha visto disminuida por diferentes factores como la sequía o los precios. Por esta razón se ha achicado un poco el movimiento en este sentido. El ganado es firme todo el año. Si bien no tiene momentos de pico como la zafra de granos, se mantiene en el tiempo.

-¿Con la forestación qué sucede?

-Con la forestación también se trabaja, pero para transportar pinos de exportación la tarifa es muy baja. Los números no dan. El que exporta pinos arranca por el precio final, luego va a lo que le cuesta el puerto y después llega a lo que le cuesta el transporte. Es una tarifa muy barata que da como para sobrevivir, pero en el largo tiempo si se sigue viajando en esos precios no tenés como renovar tu camión o hacerle el motor si se rompe. En cualquier tipo de negocio que te manejes estás esperando que en algún momento mejore, trabajas un año más para ver qué sucede. Por esta razón viajamos a estos precios, esperando en algún momento tener una mejora.

-¿Cómo se vienen manejando con el tema de los protocolos por la pandemia?

-En nuestro caso tenemos protocolos bien definidos. Seguimos las líneas del gobierno y trabajamos con empresas que también siguen protocolos. Hay mínimo contacto entre quien carga y quien descarga, los papeles se pasan por una ventanilla, es decir, generamos el mínimo contacto. Por suerte, y a pesar de que los camioneros andan por todo el Uruguay, hemos evitado generar brotes por extremar los cuidados. En los talleres se desinfectan los camiones, se está cumpliendo bastante con los protocolos.

-¿Cómo está la situación de costos, incluyendo reparaciones y combustibles?

-El combustible, si bien hace un par de años que no sufre variaciones, es el costo más importante que tenemos. Cuando las tarifas son baratas varía todo. Hay que hacer maravillas para pagar los sueldos y hacer el mantenimiento. El valor de los camiones, equipos, mantenimientos y peajes solo sube. Como contrapartida las tarifas están prácticamente congeladas hace mucho tiempo. Está difícil la situación, y si bien hoy se ven camiones y movimiento en la ruta, no es una situación fácil. La rentabilidad para los transportistas está complicada.

-¿Cómo está la oferta y demanda y los precios que se están manejando?

-Hay más oferta de camiones por el boom de hace unos años de la agricultura, y por los camiones que van quedando en plaza de las empresas forestales que se renuevan a los 5 años. Tenemos 2 factores de exceso de camiones. Hubo mucho trabajo en un momento, y esos camiones quedaron ociosos. Cada 5 años hay un flujo de camiones usados que ingresan al mercado por lo que sucede con la forestación. Nosotros hemos planteado diversas opciones para que no haya tantos camiones usados en plaza, como venderlos al exterior tratando de sacarlos de circulación. El problema es que siempre hay resistencia porque no se encuentra unanimidad en el criterio de renovación de flota. Se ven camiones de muchos años circulando, pero lo que se les propone a los dueños de esos camiones no los seduce. La situación misma de los fletes baratos hace que la gente tenga mucho reparo en tomar una deuda.

-¿Cómo ve el desarrollo de la actividad de los transportistas hacia el futuro?

-Pienso que debemos modernizarnos para que haya menos contaminación, gastar menos combustible y tener equipos que puedan andar a una velocidad un poco mayor. Creo que el futuro es invertir en tecnología de camiones más livianos y que carguen más toneladas. Hay que apuntar hacia ese lado.

“Sictrac no es herramienta que el sector necesita…”

-¿Cómo está la situación actual del Sistema Integral de Control de Transporte de Carga?

-El SICTRAC está actualmente suspendido por un decreto del gobierno. Está siendo auditado. El origen del SICTRAC iba dirigido a que una empresa sola proporcione todos los aparatos, y como hubo recursos presentados por otras empresas de rastreo se demoró durante un tiempo. Eso nos ayudó en la lucha que teníamos contra el SICTRAC, porque estamos convencidos de que no es la herramienta que el transporte necesita. En este momento está suspendido, y no creo que funcione en el sentido en el que fue creado, sino más bien como una herramienta de seguimiento de por dónde circulan los camiones para planificar mantenimiento de rutas y demás. No es difícil acceder a la información de por dónde circulan los camiones.

“Excelente relación con gobierno que nos escucha”

-¿Cómo se vienen evaluando las acciones de esta nueva administración?

-Lo principal que tenemos es un excelente diálogo. Nos reciben en todo momento y nos escuchan. Nos piden que aportemos ideas. Es muy abierto el gobierno. Hay dificultades para implementar los cambios y uno de los principales motivos es la pandemia, porque es difícil generar las reuniones. Veo que hay voluntad de mejorar la situación, buscando soluciones para que mejore la rentabilidad. Se está hablando ahora de la importación de combustibles o de la paridad de importación, y eso me parece que puede mover la aguja en el tema costos.

-¿Por dónde pasan los principales reclamos o ideas de los transportistas?

-Un combustible barato siempre ayuda. Ayuda al agro, al transporte, a todos. También venimos luchando por ampliar las formas de remuneración de los choferes. Actualmente hay una remuneración por hora, otra remuneración especial para los camiones de ganado y otra para el transporte internacional. Nosotros sugerimos abrir más el abanico de remuneración, con otros mecanismos legales que permitan vivir decentemente al chofer contemplando la gran variedad de casos que ocurren. A veces pasa que llegamos a una chacra y se rompió la cosechadora por ejemplo, y pasan un montón de horas de espera en las que el camión no está generando. Lo más justo es que un porcentaje de lo que genera el camión se lo lleve el chofer. Buscamos respetar un mínimo decente que le permita al trabajador vivir dignamente, no es nada imposible. No queremos que sea régimen por horas, porque si estás 8 horas esperando una carga se te fue el jornal y el chofer no generó nada.