Agricultura

Trigo: costos de producción se llevarán 3.000 kilos por hectárea

Productores se juegan los rendimientos en la primavera.

AFP fotos – trigo.

Los cultivos de invierno vienen mostrando un buen desarrollo y no se ven grandes problemas sanitarios. Los productores están apostando a una primavera un poco más seca que no complique a los cultivos en la fase de llenado de grano, que es cuando comienzan a verse afectados los rendimientos.

La meta es lograr rendimientos altos para poder cubrir los costos que también subieron. Según estimó Juan Foderé, director de la empresa Fadisol S.A., se precisará producir 3.000 kilos por hectárea del cereal para poder cubrir costos, sobre la base de una inversión cercana a US$ 400 por hectárea.

En caso de los agricultores con campos arrendados, hay que agregarle a ese costo base la media renta o el arrendamiento en sí, dependiendo de la modalidad que utilice.

“Si bien cuando se siembra se apuesta a sacar 4.000 kilos de trigo por hectárea, porque hemos llegado a esos rendimientos y no fue tan complicado, en los últimos años hemos llegado a los 3.000 kilos por hectáreas. No son rendimientos imposibles de sacar, son posibles, pero no se puede tener 3.000 kilos de costo”, criticó Foderé.

Los costos altos complican a productores e industriales en todos los rubros, pegándole duro a los agricultores que vienen de enfrentar la peor zafra de soja de la historia, con rendimientos que apenas superan los 1.000 kilos por hectárea. Las empresas agrícolas enfrentan problemas de financiamiento de cara a la próxima campaña de cultivos de verano, pues quedaron con números en rojo.

Desarrollo. Hoy, los cultivos de invierno están en plena etapa de macollado (están tirando brotes secundarios), pero hay algunas chacras de colza canola que se plantaron temprano y que están empezando a florecer. En otros casos, hay cebadas tempranas que están empezando a encañar.

“Los cultivos de invierno vienen, en general, unos 10 días atrasados entre las lluvias, algo de sol y mucho frío, lo que hizo que el crecimiento fuera bastante lento y eso favorece a todos los cultivos”, afirmó Foderé.

Tras la peor zafra de soja de la historia, con rendimientos cercanos a los 1.000 kilos por hectárea, los empresarios agrícolas se jugaron a la cebada, donde se cumplió con toda el área de siembra que tenían planeado las malterías.

Los precios del trigo no son malos y recientemente el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), recortó la producción mundial de trigo en casi 7 millones de toneladas a 729,6 millones de toneladas. Pese a que se avizora un consumo más bajo, éste no caería tanto como la oferta por lo que la proyección de stock final 2018/19 .

Datos. La Encuesta Agrícola sobre cultivos de invierno 2018, impulsada por la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA/MGAP) estimó una superficie de 460.000 hectáreas para todos los cultivos de invierno, cifra que representa 10% de aumento con respecto a la zafra anterior, donde se plantaron 419.000 hectáreas.

Según ese relevamiento, hay 204.000 hectáreas sembradas con trigo —el 44% del área total de cultivos de invierno—, casi 6% más que en el año agrícola anterior, donde se habían plantado 193.000 hectáreas.

La cebada está teniendo un 13% de crecimiento del área en esta zafra, alcanzando 172.000 hectáreas —es el 37% del total—, pues el año pasado se habían plantado 153.000 hectáreas. Le sigue la avena con destino a grano con 25.000 hectáreas; 53.000 hectáreas con colza, una oleaginosa de invierno que gana terreno todos los años y otros cultivos con 6.000 hectáreas. En avena hay plantadas 5.000 hectáreas más que en 2017.

Rurales EL PAIS