Publicidad

Importante crecimiento de colza este invierno

Se espera otra expansión de área de agricultura de invierno

0Colza.jpeg

La agricultura nacional está viviendo un momento excelente. El desafío de los altos costos está a la orden del día, y pone en jaque el crecimiento de un área de invierno que anduvo rondando las 650.000 hectáreas la campaña pasada, con excelentes rendimientos y muy buenos precios, traccionando por sí sola del negocio por segundo año consecutivo.

La última zafra ubicó al trigo en unas 250.000 hectáreas a nivel país, transformándolo en el segundo cultivo en superficie, con unas 225.000 hectáreas de cebada y unas 170.000 de colza, en números redondos. Para este año, sostenido en una fuerte demanda de aceites a nivel mundial que está fundamentada en la invasión de Ucrania y con problemas productivos en distintas partes del mundo, como pasó con la soja en América del Sur o la propia colza en Canadá, es precisamente esta oleaginosa de invierno la que se espera que tenga el mayor crecimiento en área.

En el panorama productivo, atrás de la cosecha de soja y otros cultivos de verano ya se comenzaron las siembras de invierno, fundamentalmente la de colza, si bien en muchas chacras ya se está implantando la cebada y el trigo. Algunos avatares climáticos no han permitido que termine el ciclo de los cultivos de verano y la cosecha de soja viene un poco atrasada, lo que indudablemente repercute en la entrada a las chacras de las sembradoras con la semilla de invierno. En algunos casos, la logística se ha visto postergada en unos 20 días. A esto debemos sumar las últimas lluvias, que además de las demoras pudieron impulsar algún tipo de resiembra. También la cantidad de rastrojo en el suelo, tanto de invierno como de verano, que es buena para el sistema, limita las horas de trabajo ya que si no está seco no se corta con facilidad.

En lo que tiene que ver con la comercialización de semillas, consultadas distintas empresas de diversas zonas del país, está casi todo agotado. No solo la demanda ha sido fuerte, sino que aquellos productores que precisamente necesitaron de resiembras o no compraron la semilla con antelación, la están solicitando ahora.

Si bien es difícil estimar todavía la superficie sin datos oficiales y certeros, se puede suponer que la colza sea el cultivo de invierno que más crezca. Es el que se siembra antes, deja un buen rastrojo y libera la chacra para entrar casi con una soja de primera, dato que no es menor considerando los valores del principal cultivo del país. Además, la colza registra excelentes precios y tiene menos requerimientos en agroinsumos, sobre todo fertilizantes, como por ejemplo sucede con el trigo. Por este motivo de los muy altos costos, este último cultivo que también expresa valores extraordinarios, puede ver restringido su crecimiento y rondar la superficie cultivada la última campaña. En cebada sucede parecido, agregando que el tope está también influenciado por los planes de las malterías.

A la espera de que las lluvias lo permitan, y con una humedad en el suelo muy favorable, los cultivos de invierno van ingresando otra vez al territorio nacional.

Si bien es un momento de buenos valores, "con ese rendimiento la cuenta es negativa”
Como habitualmente sucede, el inicio se dio en el norte del país, en las chacras de los sucesores de Julio Pinczak
Respaldado en un incremento de precios de las materias primas y posibilidades de financiación, productores renovaron cosechadoras, tractores y sembradoras
INIA aclaró que la carga encontrada en los cultivos es baja
Es productor agropecuario y fue presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz y de FUCREA. Dice que el sector arrocero ha tenido “una evolución brutal y el productor es arriesgado”, y recordó las negociaciones por el precio con Ricardo Ferrés como duras, pero leales: “era un tipo con una menta privilegiada y muy razonable para conversar”. Gigena dijo que se pueden aprovechar mejor los campos y llevar la producción de carne al doble, y para eso es clave invertir en fertilizantes, praderas y aguadas.
Se esperan buenos rendimientos, pero el costo por hectárea trepó en un 30% para ubicarse en los US$ 1.500
Las cotizaciones se ven presionadas ante las expectativas de lluvia en las áreas de cultivo de Argentina
"Se sintió la seca primaveral en que los kilos de uva producidos irán a la baja, pero lo positivo es que estamos frente a una vendimia de excelente calidad", expresó Gutiérrez. La vendimia 2023 está en marcha, y como aprendizaje respecto a las medidas de contingencia, las bodegas requieren también de riego en los casos que se pueda.
El vicepresidente de INIA e investigador del IRI en la Universidad de Columbia expresó de qué forma se pueden establecer las predicciones meteorológicas, aclarando que entre el pronóstico del tiempo (de hoy a 5 o 6 días) y las tendencias climáticas para la próxima estación (aproximadamente 3 meses), es muy difícil pronosticar a ciencia cierta lo que puede suceder con las lluvias, por eso importantes institutos del mundo están invirtiendo mucho dinero para achicar esa brecha. En el caso de Uruguay y el tercer año Niña consecutivo, Baethgen afirmó que no hay humedad en la atmósfera, si bien las tormentas de verano no son fenómenos de gran escala y de golpe pueden caer 50 milímetros, y “te cambia todo”. A su vez, esta seca se está notando más que los anteriores porque empezó más temprano: “en setiembre ya se veía el déficit hídrico en los suelos de Uruguay”.
El agricultor de Soriano expresó que el déficit hídrico está afectando más a las pasturas que a los cultivos, pero hay muchas chacras donde los cultivos de invierno aprovecharon la poca agua que quedaba.
El productor arrocero dijo que se va a llegar al fin del riego porque se tomaron precauciones por encima del promedio, y expresó la voluntad de la gremial de “prosperar con proyectos de represas multiprediales”.
La buena humedad en la siembra proporcionó una ventaja

Publicidad

Publicidad