Agricultura

Cultivos de invierno se mantienen bien

Lluvias paralizan las primeras siembras de soja 2019.

AFP fotos – trigo.

Pablo Antúnez

Las lluvias detienen algunos intentos de siembra de sojas de primera y hasta el momento, no están afectando los rendimientos de los cultivos de invierno: trigo y cebada.

Las siembras de la oleaginosa recién están comenzando. En el litoral y en otras zonas del país, especialmente en campos marginales, se reducirá el cultivo. “El área está un poco por debajo del año pasado porque con el auge de la ganadería se achicará un poco, porque se intensifica la rotación con pasturas”, explicó a El País el gerente de Copagran Paysandú, Luis Simean.

El buen momento de la ganadería hace que la gente no dude en incrementar la rotación con pasturas cuando un campo viene de muchos años de agricultura continua. Es un buen momento para el negocio ganadero y eso favorece las rotaciones agrícolas.

En la zona agrícola por excelencia, como es Colonia —entre otros departamentos— es difícil que la soja ceda terreno y los productores siguen esperando mejoras de valores en el mercado de Chicago.

“A diferencia de otras zonas, no veo que se vaya a achicar el área de soja. Sí se ve en otros campos más marginales que se pasan a ganadería”, afirmó a El País Carlos Foderé, director de la empresa Fadisol S.A., desde Colonia.

Según datos de la Encuesta Agrícola DIEA 2019, la soja alcanzó 966.000 hectáreas un 12% menos que en la campaña anterior cuando se sembraron 1.098.000 hectáreas. Su producción fue estimada en 2.828.000 toneladas, un 112% más que en la zafra anterior cuando se alcanzaron apenas 1.334.000 toneladas, según la misma fuente.

Invierno.

Mientras tanto, en trigo y cebada, las lluvias cayeron en un momento que no es tan crítico para los cultivos.

“Si el clima levanta ahora y vuelve el sol en las próximas jornadas, creo que el impacto de las lluvias no será tan grande, salvo en algún cultivo que estuvieran un poquito atrasado o que los hubiera agarrado en una etapa más tardía de la espigazón. Creo que en general no será mucho el impacto de estas lluvias”, afirmó Simean.

El panorama se complicará si continúa lloviendo.

“Si de aquí en adelante continúa lloviendo podría comenzar a impactar”, estimó el técnico de Copagran, porque se está a entre 10 o 15 días de comenzar la cosecha. Los cultivos están cambiando de color en la medida que se van acercando las trillas de las chacras.

Foderé concordó con la visión de Simean y también descartó de plano cualquier afectación sobre los cultivos de invierno, que siguen manteniendo buen estado.

“Se esperan buenos rendimientos”, porque fue “un buen año para trigo y cebada, ya que el clima los favoreció”, entiende el empresario.

Se temía que con las últimas lluvias pudiera aparecer fusarium pero afortunadamente esa situación no se registró.