Agricultura

Brasil propuso importar 450.000 toneladas de trigo extra Mercosur

No pagará Arancel Externo Común y tendrá efecto depresor sobre precios.


Pablo Antúnez

Brasil pretende incorporar una cuota adicional de 450.000 toneladas de trigo de fuera del Mercosur, salteándose el Arancel Externo Común de 10%.

En total serían 1,2 millones de toneladas del cereal que entrarían de proveedores extra bloque, sumando las 750.000 toneladas que ya autorizó en 2018 el Comité Ejecutivo de Dirección de la Cámara de Comercio Exterior, que depende del Ministerio de Economía. El nuevo cupo fue propuesto por el Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA).

Las 750.000 toneladas incorporadas en 2018 representaron el 6% del consumo de trigo de Brasil. Ese cupo de 750.000 toneladas fue otorgado a Estados Unidos y quedó vigente en 2020.

El broker uruguayo Fernando Villamil, director de Agrosud, dijo a El País que de las 750.000 toneladas que entraron a Brasil salteándose el Arancel Externo Común, “se utilizaron muy poco, posiblemente se habla del entorno del 20%, por lo tanto, quedarían alrededor de 1.050.000 toneladas autorizadas para entrar libre del Arancel Externo Común”.

Buscando darle la real magnitud a esta nueva intención de Brasil, Villamil situó la nueva iniciativa en la oferta de trigo que tiene el Mercosur.

Dijo que en estos momentos la región “tendría una oferta exportable -todavía sin colocación en el exterior- de entre 1 y 1,5 millones de toneladas. Principalmente eso es Argentina y Uruguay estaría participando de eso con entre 130.000 y 150.000 toneladas, que es el saldo teórico exportable que le quedaría”, detalló el broker.

Por eso, en caso de que se confirme el ingreso de ese nuevo contingente de 450.000 toneladas, “va a tener un efecto negativo sobre los precios del trigo de la región”, estimó Villamil.

El trigo argentino, en estos días, estaba cotizando en el entorno de US$ 230 por tonelada frente a un trigo de Estados Unidos que está más sobre los US$ 220 por tonelada. “Entonces tendría que competir con el trigo estadounidense y por lo tanto perdería esa diferencia”, explicó Villamil.

A su vez, el trigo estadounidense representa una oferta más concreta para la panificación, con más información y asegurando algunos ítems de calidad panadera. En pocas palabras, admite Villamil, “presenta mejor la oferta que el trigo de la región. Por lo tanto, también tiene un reconocimiento en el precio”.

Depresor. Para el director de Agrosud, la decisión de Brasil va a tener un efecto depresor para el trigo de la región y estimó que esa caída podría ser de al menos, entre US$ 15 y US$ 20 por tonelada.

Analizando el mediano plazo, Villamil sostuvo que si se analizan los valores del trigo producido por Estados Unidos, que estaba en el entorno de US$ 220 por tonelada, “ya para diciembre, el trigo americano, con una cosecha que comenzó en junio y en estos momentos hay mayor presión de oferta, va a tener una baja de existencias. Sucede al revés con el caso del Mercosur. La cosecha empieza en noviembre y diciembre, ahí vamos a tener una presión importante”. El cupo que anunció Brasil sin el arancel de 10%, estaría vigente hasta noviembre, inclusive, según dijo el operador de Agrosud.

El broker dijo que esta situación “podría generar que lo que no se comercialice en este período se engrosara en las existencias de la oferta de las zafras que viene, que ya se encuentra, de alguna manera, presionada por la futura cosecha”.

Villamil agregó que hoy los precios de US$ 230 por tonelada que cotiza el trigo argentino, están determinados porque tienen un saldo exportable bajo.

Preocupación. El broker de Agrosud admitió que la decisión de Brasil de incorporar otras 450.000 toneladas de trigo de proveedores de fuera del Mercosur, genera preocupación por el futuro del bloque.
Según su visión, “uno de los productos que Argentina defendió más dentro del Mercosur y donde tiene un beneficio importante, es el trigo. En la medida que vaya perdiendo esos beneficios dentro del Mercosur, estaría perdiendo también interés en la participación del bloque”, explicó.

No es la primera vez que el presidente Jair Bolsonaro habla de salirse del bloque regional. En caso del trigo, el más perjudicado es Argentina, un fuerte productor y exportador dentro del bloque regional, cuyo trigo es reconocido por su calidad y buscado por la industria panificadora para sus elaboraciones. El nuevo cupo propuesto por Brasil para que entre sin arancel sigue recibiendo críticas.