Agricultura

Área de cultivos de invierno subió 10%, según estimó DIEA

Trigo con aumento de 6% en superficie frente a la de 2017.

En su Encuesta Agrícola sobre cultivos de invierno 2018, la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA/MGAP) estimó una superficie de 460.000 hectáreas, cifra que representa 10% de aumento con respecto a la zafra anterior, donde se plantaron 419.000 hectáreas.

Según el relevamiento, hay 204.000 hectáreas sembradas con trigo —el 44% del área total de cultivos de invierno—, casi 6% más que en el año agrícola anterior, donde se habían plantado 193.000 hectáreas. La cebada está teniendo un 13% de crecimiento del área en esta zafra, alcanzando 172.000 hectáreas —es el 37% del total—, pues el año pasado se habían plantado 153.000 hectáreas. Le sigue la avena con destino a grano con 25.000 hectáreas; 53.000 hectáreas con colza, una oleaginosa de invierno que gana terreno todos los años y otros cultivos con 6.000 hectáreas. En avena hay plantadas 5.000 hectáreas más que en 2017.

Verano. Como anticipo a lo que será el año agrícola 2018/19 en cultivos de verano, la DIEA reportó una intención de siembra de 1.037.000 hectáreas abarcando soja, sorgo y maíz.

La última zafra de soja fue la peor en muchos años, como consecuencia de los problemas climáticos que afectaron al cultivo en las etapas de desarrollo. Para la próxima, se estima que la oleaginosa alcanzará un área por debajo del millón de toneladas: 934.000 hectáreas. Lo más dificultoso hoy para los agricultores uruguayos es volver a financiar la nueva campaña. A nivel de maíz se plantarían 69.000 hectáreas y 34.000 con sorgo.

Números. A su vez, la DIEA afirmó que la superficie total sembrada con cultivos de verano con destino a gano seco fue de casi 1,2 millones de hectáreas, un área muy similar a la del año anterior.

La soja abarcó 1,1 millones de hectáreas y la producción del cultivo se estimó en 1,3 millones de toneladas, que resultaría ser 41% menos. El rendimiento del cultivos de dividió en tres categorías: cultivos de primera y segunda sin riesgo y cultivos con riesgo. Para la DIEA el rendimiento promedio a nivel país para la soja fue 1.214 kilos por hectárea, lo que indica una caída de 59% comparado con los rendimientos de la zafra anterior, donde el promedio fue 2.951 kilos por hectárea.

La superficie sembrada con maíz cuyo destino fue grano seco, fue 71,2 mil hectáreas, 8% más alta que la plantada en la zafra 2016/17, donde se había llegado a 66.000 hectáreas. El rendimiento promedio fue 4.350 kilos por hectárea, 40% menos que el año anterior. En sorgo, el área plantada fue 38% menor —fueron 29.000 hectáreas— , con un promedio de 2.639 kilos por hectárea. De 1.198 mil hectáreas con cultivos de verano, se pudieron cosechar 1.154 mil hectáreas, lo que marca una pérdida de 4%.

Rurales EL PAIS