Publicidad

Agricultura del futuro: "El 50% de la siembra de segunda en verano será maíz"

De ser así, el impacto sobre la ganadería de carne sería "enorme"

Marcos Guigou

Marcos Guigou, director ejecutivo de ADP - Agronegocios del Plata, sostuvo que la agricultura del futuro va a tener cambios y que Uruguay va a tener un área agrícola en donde el 50% del área de segunda va a ser maíz, por razones “lógicas” de rotación.

De ser así, el impacto sobre las actividades de producción de carne sería muy importante, además de entrar en juego la posibilidad de exportación el grano. “La integración de cadena ahí se va a dar de una manera muy fuerte”, señaló.

Este jueves, ADP-Agronegocios del Plata realizó su 7a edición de ADP Zone, en la Agropecuaria de Dolores. El evento, que se ha caracterizado por generar debates disruptivos, fue declarado de interés nacional por la Presidencia de la República y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y departamental por la Intendencia de Soriano.

A propósito, Guigou mencionó la necesidad de ganar productividad, sobre todo, en soja. “Uno se sienta en una cosecha de cebada, de trigo o de maíz y en el monitor se ven rendimientos que fascinan: maíces de 18 mil kilos; cebadas de 9 mil o 10 mil; trigos de 9 mil, 10 mil u 11 mil. Y uno dice: ‘Estoy haciendo un muy cultivo’”, señaló.

Sin embargo, la percepción para la soja es otra y tiene que ver con que “la genética se queda corta”. En ese sentido, el agricultor manifestó la necesidad de poner productos que hagan una diferencia, que probablemente sean enfocados en el ambiente.

“En soja, en zonas de bajos y zonas mejores, los rendimientos no suben, a veces bajan. Ahí la genética se queda corta”, aseguró.

Pero además, Guigou manifestó que en las rotaciones la soja es la única que se repite. “Nadie repite trigo ni cebada. En soja hay un espacio para ganar en productividad y en maíz en área. Debería alternar más con la soja”, dijo.

Finalmente, en lo relacionado a los precios y a los costos, el director ejecutivo de ADP explicó que cuando los precios están altos “tienen más chances de bajar que de subir”.

El principal problema, dijo, es que la carrera arrancó con los valores de los granos y sigue con la suba de insumos.

“Tenemos que ser muy fuertes con que las cosas mitigan la suba de costos. Podemos ver cómo hacer un uso más eficiente de cada kilo de fertilizante. Podemos regular la cantidad de fósforo y de potasio”, indicó.

De está forma, Guigou recomendó manejar está lógica: cuando los precios de los productos aumentan, detrás suben los insumos (por fletes o energía). “Hay que buscar dentro de la agronomía y diseño de empresas que cosas nos pueden ayudar a pasar los costos altos”, concluyó.

Publicidad