Lechería

Indulacsa y Calcar aumentaron 1 peso a los remitentes

Intentan frenar éxodo de productores hacia otras industrias lácteas.

Avanza Megatambo en Durazno, visita de ediles, 20121217, foto Victor Rodriguez, corresponsal Durazno, Archivo El país, ordeñe, tambo

Tambos. La primavera está ayudando bastante a los productores.

La Industria Láctea Salteña (Indulacsa), adquirida por el grupo francés Lactalís propietario de la marca Parmalat, otorgó una bonificación de $ 1 por litro a sus remitentes a partir del 1° de diciembre y hasta fin de mes, por lo que comenzó a pagar $ 6 por litro, dependiendo de los sólidos y la calidad de la leche remitida a sus dos plantas: Cardona y Salto. Hoy se están recibiendo arriba de 300.000 litros diarios.
Con el ajuste, los tamberos pasaron a cobrar un precio muy similar que aquellos que remiten a Conaprole y no cuentan con el capital lácteo que les representa entre $ 1,40 o $ 1,50 por litro, según un relevamiento efectuado por El País entre los remitentes.
Según confirmó a El País el gerente de remisiones de Indulacsa, Horacio Molinari, el ajuste en el precio es sólo por este mes y luego “la empresa verá, en función de cómo evoluciona el mercado internacional”, donde en los hechos los precios no cambiaron y siguen deprimidos. Según algunos datos recabados por El País, Indulacsa había perdido entre 60.000 y 80.000 litros de leche que eran producidos por tamberos fuertes que se fueron a Conaprole. Según la visión de Molinari no fueron tantos litros, aunque el ejecutivo declinó citar la cifra.
A su vez, Conaprole absorbió este mes otros 50.000 litros que eran producidos por ex remitentes a Schreiber Foods. Entre estos y los nuevos remitentes que antes eran de Indulacsa estaría absorbiendo alrededor de 150.000 litros más este mes.
Por otro lado, Calcar también subió $ 1 por litro a sus remitentes asociado a la venta de quesos que hizo a Venezuela, en el marco del acuerdo entre los dos gobiernos. En ese marco, Calcar, Pili y Claldy exportan los quesos y Conaprole la leche en polvo, pero sólo llegó un pago de US$ 50: y la segunda partida de dinero todavía no ingresó, incrementando el nerviosismo de empresarios y tamberos.

Rurales EL PAIS