Lechería

Estancias del Lago abre nuevo camino en lechería

Apuesta fuerte a nichos de elite que exigen alta calidad.

IMG_5893a.jpg

Berrutti. “En forma estabulada obtenemos el 100% de la leche”.

Pablo Antúnez.

Tras afirmar su presencia en países de Medio Oriente, Estancias del Lago, el mega tambo de capitales argentinos ubicado en Durazno, es un gran proyecto que integra agricultura, tambo y una planta industrial instalada para procesar 480.000 litros de leche por día. La leche procesada es propia, de alta calidad, obtenida de animales Holando de alta genética y aún en tiempos difíciles para la lechería, la empresa sigue apostando a crecer.
El emprendimiento que pertenece al empresario Alejandro Bulgheroni, produce la leche en tambos propios, con la particularidad de manejar el ganado en forma estabulada, respetando a rajatabla el bienestar animal y el cuidado del medio ambiente. La empresa produce el alimento que consumirá el rodeo. Esto y otras particularidades dan sustentabilidad al emprendimiento.
“Nuestra política comercial está orientada a segmentar el mercado geográficamente y por requerimientos o exigencias de nuestros clientes. Iremos a los mercados donde podamos obtener un mejor precio por la leche en polvo que elaboramos en una muy moderna planta de última generación”, aseguró a El País el gerente comercial de Estancias del Lago, Martín Berrutti.
Tras algunos negocios concretados en Emiratos Árabes, Argelia, Irak, Marruecos, Arabia Saudita y Egipto, tras la participación en la feria Gulfood, con el apoyo de la Embajada de Uruguay en Emiratos Árabes, la empresa apuesta a darle mayor valor agregado a sus productos, mientras que espera las habilitaciones de su planta industrial para ingresar a mercados potenciales como Brasil, Chile, Venezuela, China, Cuba, Filipinas y México entre otros, que suelen comprar productos lácteos uruguayos.
A diferencia de lo que son la mayoría de los tambos uruguayos y de la región, donde el ganado pastorea a campo, la empresa apunta a la estabulación como una herramienta intensiva y diferencial. “En forma estabulada obtenemos el 100% de la leche que luego de ser ordeñada en dos carruseles de 80 bajadas cada una, pasa a la planta industrial por un lecho-ducto de 150 metros”, explicó Berrutti.
El proceso de ordeñe de 80 animales se termina en ocho minutos y “estamos hoy en el montaje de un tercer carrusel, para poder albergar más vacas. Con este tercer carrusel se llenarán los establos que estamos terminando de construir. Vamos a tener más establos y más animales para alimentar tres carruseles de 80 bajadas cada uno”, adelantó el jerarca.

METAS. En lo productivo, la meta es completar los 15.600 animales estabulados, con 13.000 en ordeñe que van a completar el total de litros; se aspira a producir 20.000 toneladas anuales.
Berrutti dijo a El País que seguramente, la meta de ampliación se cumplirá a fines de 2016 o principios del año que viene. Otra meta importante es la obtención de certificaciones de calidad, “hoy tenemos el Sistema de Análisis y Puntos Críticos de Control (HACCP) implementado y estamos cumpliendo las diversas etapas para la certificación ISO. Estos logros no solo generan certezas de calidad, otorgan seguridad a los compradores y nos abren puertas en corporaciones súper exigentes”.
La empresa asegura que apunta a logra niveles de excelencia, tratando de generar 100% de sustentabilidad, lo que implica -en parte- la plantación de alimentos para el ganado en 37.000 hectáreas, gran parte de ellas propias. Pero una de las principales particularidades de este innovador mega tambo es la integración y control de cada una de las actividades, generando un ciclo completo que se origina al plantar un semilla para generar alimento y finalizarlo al momento de envasar leche en polvo.

FORTALEZA. El procesar únicamente leche propia, en solo cuatro o seis horas después del ordeñe y elaborarla nos permite obtener un producto único, según Berrutti. “Le otorga características únicas y premium a nuestros productos, lo que nos permitirá colocarlo en mercados donde la calidad es fundamental para el cliente en sus procesos. Es un insumo que definitivamente será usado en productos de alta calidad, como es el caso de formulaciones infantiles, fundamentalmente, alimentos funcionales y otras variedades que requieran especificaciones diferentes en cuanto a lo exigencia”, agregó.
Berrutti aseguró que Estancias del Lago por su propia característica “permitirá focalizarse y desarrollar negocios bajo certificaciones kosher por el grado de higiene y poca manipulación que tiene la leche, al no usarse logística de camionaje por ser un complejo donde tambo y planta están a solo pocos metros. Lo mismo para las certificaciones bajo rito halal, destinados a países musulmanes”. El jerarca agregó que la empresa “segmentará mercados por áreas geográficas, por exigencias de clientes, obviamente que los productos kosher y/o halal tienen una gran ventaja. Esto va en consonancia a que no se trata de una planta industrial de características y dimensiones muy grandes, por eso nuestro producto está dirigido y lo estará, a nichos de mercado”, explicó.
Esas fortalezas fue la que permitió los negocios en Emiratos Árabes tras la participación en Gulfood, la feria de Dubai más importante para Medio Oriente. “Además de la presencia en esta feria hemos realizado viajes a otros países de Medio Oriente como Egipto y Arabia Saudita donde visitamos distintas empresas y hemos concretado negocios”, sostuvo el ejecutivo.
Más allá del potencial productivo, hay una fuerte apuesta al cuidado del medio ambiente. “Ese compromiso implica el manejo adecuado de la excreta del ganado en biodigestores. Se genera biocombustible para la generación de energía térmica que se usa en la planta industrial, también se obtienen biofertilizantes sólidos y 1.300 metro cúbicos diarios de fertirriego, además de utilizar material sólido para las camas de los animales”, explicó Berrutti. Estancias del Lago le tiene unos 450 empleados, mayoritariamente de Durazno y marca un camino de innovación en lechería.

Rurales EL PAIS