Región

Relativizan beneficio por la decisión de Argentina

Suba de valores en lo inmediato, pero perjudica comercio

Liniers. El paro provocará una paralización del mercado ganadero hasta el 28 de mayo.

Pablo Antúnez

En Uruguay hay diferentes visiones sobre cómo puede repercutir en la exportación de carne bovina la salida de Argentina del mercado mundial por 30 días. El lunes, el presidente argentino Alberto Fernández comunicó la decisión a los frigoríficos exportadores, y provocó reacciones.

Según la protagonistas uruguayos, los beneficios que en el corto plazo puede generar esta decisión y la posible disparada de precios en el mercado internacional, a la larga se paga y puede ser más perjudicial.

“Los precios suben pero no ilimitadamente. Cuando hay una distorsión que afecta la inflación en los mercados de destino, los gobiernos toman medidas restrictivas al comercio y eso no es beneficioso”, explicó a El País el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Fernando Mattos.

Argentina iba rumbo a la exportación de un millón de toneladas de carne bovina y “es un volumen muy significativo en el mercado mundial de carnes, que comercializa entre 11 y 12 millones de toneladas”, remarcó Mattos.

Por otro lado, ese retiro temporario de Argentina se agrega a las dificultades que presentan otros oferentes. En ese sentido, el titular de INAC recordó que Brasil está exportando menos y Australia también tiene una baja producción por recomposición de su stock, que es el menor en 40 años, además de los problemas que tiene en China.

La carne argentina en China representa alrededor del 20% del mercado. Si se confirma la retirada de ese actor, en ese destino, habrá una oferta importante que no estará disponible. A su vez, Argentina es un exportador importante en la Unión Europea, un mercado de alto valor. “Tiene el mayor contingente de cortes Hilton, es cinco veces la cuota de Uruguay. Es un actor importantísimo en el mercado de mayor valor que no estará operativo”, recordó Mattos.

Con una visión similar, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, entendió que la salida temporal de Argentina “quita de la carrera a un competidor importante, porque al igual que Uruguay, produce carne de base pastoril y con una serie de atributos”. Es por eso que el jerarca consideró probable que “tenga un impacto en la demanda de carne y en el precio.

A nuestro entender no es deseable, porque los precios ya son bastante altos y cuando ocurre este tipo de limitaciones, desencadena otro tipo de respuestas en el mercado que apuntan a reducir los precios”. “Lo ideal para Uruguay sería que estos cambios tan abruptos en el mercado mundial no se dieran”, agregó Uriarte, sin ánimo de que Uruguay se beneficie de la desgracia ajena.

Productores. Por otro lado, a nivel de los productores uruguayos, que apoyan ante todo la libertad de mercado y que éste sea regulado por oferta y demanda, hay coincidencia en que la decisión argentina es perjudicial para el comercio mundial de carnes.

El presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Dr. Gonzalo Valdés Requena, consideró que “más que beneficiar a las carnes uruguayas en el mundo”, la decisión del gobierno argentino “es perjudicial para el comercio mundial y para el bloque Mercosur”.

El presidente de la Asociación Uruguaya de Producción de Carne Intensiva Natural (Aupcin), Dr. Álvaro Ferrés, consideró que esto hará que “la misma demanda por carne sea enfrentada con menos jugadores y eso debería favorecer a los países que exportamos carne como Uruguay”.

Analizó que es una media que “afecta al comercio internacional, que va a repercutir en la carne que se exporte y además de eso, debería generarle al Uruguay una posibilidad de colocar mejor sus carnes, tanto sea de pasto como de granos”. Posteriormente, habrá que ver cómo vuelve Argentina al mercado mundial, pero “en el corto plazo favorece a Uruguay”.

Industria. Si bien ayer los industriales no se manifestaron, semanas atrás, en el marco de la conferencia: “La Industria Responde”, el Dr. Alberto González, director de Frigorífico Las Piedras, consideró que “toda intervención de nuestros países vecinos termina siendo negativa. Puso de ejemplo, el año 2006 “tuvo un efecto positivo inmediato para el complejo cárnico uruguayo, pero en los años siguientes tuvieron oportunidades de inserción en el mercado totalmente distorsivas porque los precios de la materia prima se cayeron”.

Paralizan venta de ganado hasta el 28

La Mesa de Enlace, que agrupa a las principales gremiales del campo en Argentina, decidió el cese de la comercialización de todas las categorías de bovinos. La medida va desde la hora cero de hoy jueves hasta el viernes 28. Mencionan que en 2006, el gobierno de Néstor Kirchner estableció la misma medida que trajo aparejado el cierre de más de cien frigoríficos y la pérdida de entre 10.000 y 12.000 puestos de trabajo. Además se fundieron miles de productores ganaderos. El stock de hacienda entre marzo del 2006 y marzo del 2011 cayó un 20%, lo que representó una caída de casi 12 millones de cabezas.