Publicidad

Modalidades contracturales en el agro: la capitalización

El contrato de capitalización ganadera es una modalidad de aparcería pecuaria. Si bien se podría interpretar como una sociedad de hecho, no fue entendido así en la Reforma Tributaria del 2007, y se tributa en forma diferente

Mercedes Gómez.jpeg
Estudio Nopitsch &amp; Asoc.<br/><br/>

En el sector agropecuario es frecuente que nos encontremos con diferentes modalidades contractuales, como ser: contratos capitalización, de aparcería, medianería, pastoreo, hotelería, comodato precario y arrendamiento. Hoy nos vamos a dedicar a los contratos de capitalización ganadera, definiendo en grandes líneas las principales características de este tipo de contratos, así como la tributación para las partes intervinientes.

Capitalización ganadera.

Sin ánimo de entrar en aspectos legales, podemos decir que el contrato de capitalización ganadera es una modalidad de aparcería pecuaria, donde por un lado tenemos el aparcero dador, que entrega animales de su propiedad al dueño de una explotación agropecuaria, quien, tiene la responsabilidad de cuidar y alimentar a los animales y asume la obligación de engordar, o reproducir los mismos, recibiendo como contrapartida una parte de ese incremento de valor o piezas de cría, respectivamente.

En relación a los gastos de la explotación incurridos durante el manejo y engorde de los animales si bien es común que sean de cargo del dueño de la explotación, estos aspectos se definen en cada caso, estableciendo los porcentajes correspondientes a cada parte.

Delineado en grandes líneas los aspectos claves de este tipo de contrato, pasaremos ahora a comentar la forma de tributación de ambas partes, es decir: del dueño del ganado o aparcero dador y del dueño del campo o aparcero tomador.

Si bien este tipo de contratos se podía interpretar como una sociedad de hecho donde ambas partes realizaban una actividad agropecuaria, no fue entendido de esa forma en la Reforma Tributaria del 2007, criterio avalado por el Decreto 256/020, motivo por el cual corresponde analizar la tributación de cada parte.

El dueño del ganado.

El ingreso proveniente de la venta de ganado, por parte del capitalizador, sería derivado de una explotación agropecuaria, pudiendo entonces optar por IMEBA, si cumple las condiciones para ello, o IRAE.

En relación al Impuesto al Valor Agregado, recordemos que no son contribuyentes de IVA quienes realizan la actividad agropecuaria y optan por IMEBA como impuesto definitivo, con excepción de aquellos que exportan. Por tanto, para aquellos casos en que el contribuyente haya optado por IMEBA, el IVA compras constituirá un costo. Sin embargo, cabe destacar que el mismo no debería ser significativo dado que, en general, el dueño del ganado no asume mayores costos en este tipo de contratos.

En caso de que el dueño del ganado opte por IRAE, enajenará estos bienes con IVA en suspenso y podrá recuperar el IVA compras por el procedimiento aplicable a los exportadores pudiendo solicitar certificados de crédito para usar frente a DGI o BPS, para uso propio o de terceros.

El que engorda el ganado.

En relación al aparcero tomador de ganado, se considera que tiene un ingreso de aparcería, estando incluido preceptivamente en el IRAE, no obstante, estará exonerado si no supera el tope de 300.000 UI. (equivalente a 37.000 US$ aproximadamente).

De esta manera el dueño del ganado, paga IMEBA por sus bienes, y el dueño de la explotación, que no enajena bienes gravados por este impuesto, queda incluido preceptivamente en el IRAE.

A su vez, en relación al IVA, los servicios de pastoreos, aparcerías, medianerías, capitalizaciones, campos de recría y actividades análogas se encuentran exoneradas de este impuesto. Esto implica que el IVA compras incluido en las adquisiciones de bienes y servicios asociados a tales servicios no pueda ser recuperado, constituyendo un costo.

cuadro 2 .jpg

Mercedes Gómez Nopitsch & Asoc.
Además de parar la caída de valores por la carne, con un mercado que encontró estabilidad, esta semana se exportaron 13.000 vaquillonas Angus hacia aquel destino y además, se habilitó la exportación de sorgo uruguayo
La economía uruguaya se recuperó de la pandemia y enfrenta ahora problemas de competitividad que vienen desde antes de la llegada del virus. Es importante superarlos para mejorar los ingresos y la calidad de vida. El impulso para nuevas reformas es bienvenido
En el largo plazo nunca está garantizado que el precio de un producto sea alto. Pero en lo que se puede y debe trabajar es que sea lo más alto posible
En el mundo nos comparan, y hasta nos confunden en muchos aspectos, con los argentinos. Pero en materia política hay un punto en el que no nos parecemos: en la valoración hacia la separación del concepto de Estado y gobierno.
El valor medio de exportación fue un 28,7% superior al año pasado y la faena supera el millón cuatrocientos mil animales. En cuanto a mercados, el gobierno mira con expectativa poder concretar acuerdo con países del sudeste asiático, con bajos aranceles y sin cuotas
Para lograr ganar lo mismo que un empleado de Conaprole en un año, un tambero debe tener 269 has., mitad propias, mitad arrendadas, más un millón de dólares de activos entre ganado, maquinaria, equipos y capital de giro"
Los primeros 6 meses fueron de altísima volatilidad para el precio de los granos. Partimos con precios de 495 llegando a 656 US$/ton para la soja con posteriores bajas de hasta 518 US$/ton con desfasaje de semanas (subas de 32% y bajas de 21% respectivamente). En el trigo, las subas fueron del 67% y las bajas del 39%, pasando de 282 a 470 US$/ton, y bajando nuevamente a 290 US$/ton. Mientras que, en la colza, las subas fueron de 55% y las bajas del 30%, es decir, variaciones de 550 a 850 y bajando luego a 595 US$/ton.
El sector forestal avanza en el nuevo hito de una tercera planta de celulosa de gran escala, mientras el sector de madera sólida suma más proyectos. Sin embargo, persisten problemas de competitividad, por altos costos y restricciones comerciales.
Luego de cerrar un ejercicio muy bueno, en general, los agronegocios comienzan a transitar el escenario 2022/23 con varios cambios y nuevas incertidumbres. En el campo el panorama es positivo; en las cadenas agroindustriales hay algunos ruidos
En este ejercicio 2022/23 es muy difícil que se dé un nivel de ingresos similar. Uno de los principales determinantes de este récord es la cantidad de vacunos enviados a faena que, es un hecho, no se repetirá
Una palabra es un vocablo, una voz, una expresión. También puede referirse a la facultad de hablar de una persona: “La palabra distingue al hombre de los otros animales”. Palabra es también la promesa u oferta que le hace una persona a otra: “Te doy mi palabra que…”. Más allá de las definiciones que se le quiera dar, incluso de la acentuación que las clasifica en agudas, graves o esdrújulas, o en base a la función gramatical que desempeñen dentro de la oración: verbo, sustantivo, adjetivo, adverbio, conjunción, preposición, pronombre, interjección, etc., también se pueden referir al empeño que pone una persona en la verdad o confiabilidad de lo que dice o afirma: “no tiene palabra”, se dice al querer casi insultar a alguien en este país.
En momentos que no hay oferta de ganados, el mercado se formará en función de la faena. El diferendo ACG/Minerva seguramente sea uno de los temas que se tratará mañana en la reunión semanal de la Mesa del INAC.

Publicidad

Publicidad