Publicidad

Ganadería: entre precios, clima y mercados

El precio regional del ganado tiende a equilibrarse y ofrece más competitividad a la exportación uruguaya, en momentos que la oferta de ganado gordo aumenta y los precios bajan, y los productores esperan por precipitaciones.

martin-olaverry-ok.jpeg

Martín Olaverry.

Martín Olaverry | Valor Agregado - Rurales El País. 

El precio regional del novillo para faena está tendiendo a recortar distancias entre los países, a razón de aumentos en Argentina, Brasil y Paraguay, y un descenso en Uruguay: una tendencia que se puede observar, con mayor intensidad, en los últimos dos meses.

En Uruguay la referencia del kilo carcasa del novillo gordo camina a la baja, en un mercado donde la oferta está aumentando, al igual que la preocupación de los ganaderos por el comportamiento del clima en las últimas estaciones, que se empieza a agudizar con la falta de lluvias; y la demanda se enfrenta con mercados globales cargados de oferta, es el caso de China que está activo y con precios estables; y de incertidumbre, como sucede en Europa a raíz de la segunda ola de covid-19 que paralizó la compra de carne, semanas previas al inicio de la última ventana anual de faenas de haciendas para la Cuota 481.

El lunes pasado, la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) ubicó el valor promedio del novillo gordo en US$ 3,18 por kilo carcasa, la vaca en US$ 2,95 y la vaquillona en US$ 3,09 a la carne, en un escenario donde hay disparidad de precios por plantas y algunos frigoríficos están anotando animales sin marcar referencias. Al cierre de la misma, las industrias volvieron a ajustar su tabla de precios y los novillos, por ejemplo, ya se ubican en US$ 3,15, con cargas que se programan para dentro de 15 a 20 días.

Pasado un invierno frío, transitando una primavera que no logra afirmarse en temperaturas y las lluvias no llegaron con normalidad, y previendo un posible verano seco, la disponibilidad de ganado empieza a ser superior a meses anteriores y mejora la posición de los frigoríficos, que comienzan a observar una cotización más equilibrada a la región, lo que permite ganar competitividad en los mercados internacionales e intentar recuperar el espacio perdido en los primeros seis meses del año.

En la semana del 19 al 24 de octubre los frigoríficos procesaron otro volumen importante de ganado, un total de 47.171 reses, la tercera operativa semanal más alta del año. Este nivel, que es 0,9% inferior a la anterior semana, refleja la mayor oferta de hacienda en el mercado.

Al mismo tiempo, el mercado de reposición no está siendo ajeno a esta realidad con cotizaciones que también miran a la baja. Tal es así que en el último remate de Pantalla Uruguay el valor del ternero promedió US$ 1,95 por kilo vivo, cuando en pleno periodo de zafra logró una valorización superior a los US$ 2,30 por kilo.

A corto plazo, las expectativas están puestas en una rápida recuperación sanitaria en la Unión Europea para volver a vivir una segunda etapa de “nueva normalidad” y una reactivación de la demanda de los cortes bovino de alto valor comercial. Como también el reinicio de las faenas kosher con destino a Israel que, con equipos ya instalados en Uruguay, empezarían a operar en la semana entrante.

En la región, los ganaderos brasileños transitan una situación económica favorable con valores de las haciendas al alza. Fernando Petruzzi, consignatario de Río Grande Do Sul, informó en Valor Agregado que el novillo gordo para faena está alcanzando una cotización de US$ 3 por kilo a la carne (unos 17 reales), y la vaca gorda US$ 2,80. Y explicó: “Todo pasa por la demanda de Brasil central”, además dijo que “el denominado novillo de exportación China está con una demanda muy grande y el mercado interno se va arreglando con los nuevos precios”.

Además, el novillo gordo en San Pablo alcanzó la misma referencia que en Uruguay, un hecho que no sucedía desde principios de 2018, hace 34 meses atrás, cuando en octubre del año pasado se supo tener una brecha de US$ 1,50 el kilo carcasa, según indicó Faxcarne.

En Argentina, que se ubica con el precio más bajo del Mercosur, el novillo de exportación cotiza US$ 2,75 y logrando valorizaciones en dólares americanos. Mientras que en Paraguay el macho para faena experimentó varias semanas consecutivas de precios al alza y actualmente suma tres semanas de estabilidad en US$ 2,80, pero con proyecciones de suba para el próximo año por una futura retracción del stock a causa de los impactos de la sequía que se extendió desde enero a septiembre.

En un contexto de especulaciones y poca claridad en el largo plazo, las recientes lluvias en Uruguay, que en algunas zonas fueron abundantes pero muy dispares, fueron un alivio para los productores que están a la espera de otros episodios de precipitaciones similares para enfrentar de la mejor manera al anunciado periodo seco.

Guillermo Crampet
Da la sensación de que vendrán tiempos mejores para los dos principales productos del rubro ovino
Se agrava la sequía y las consecuencias serán profundas en todas las producciones. El litoral ha tenido más suerte, aunque con lluvias muy desparejas. La falta de agua le mueve el piso a las cadenas productivas y lo sentirá toda la economía.
El principal factor que impactó de forma negativa sobre los precios internacionales de la carne vacuna el año pasado fue la política de cero Covid en China. Eso quedó de lado, por lo que es lógico pensar que haya una evolución positiva del mercado en los próximos meses
Llama la atención que en estas horas se hable por todos lados de una situación que comenzó hace meses. Es como que recién ahora “la seca llegó a Montevideo…”
La economía china promete reactivarse este año, aunque todavía plantea incógnitas. Es un asunto clave para los agronegocios, en especial para el sector cárnico. Mientras, se siguen esperando lluvias más generalizadas. Si no hay más oferta, el efecto de una mayor demanda será acotado
Según José María Rodríguez, “se ven cambios en el patrón meteorológico, porque empieza a llegar más humedad a la región que dejará lluvias de mayor frecuencia y acumulados en febrero y marzo
En el presente artículo comentaremos los incentivos tributarios por inversiones en Uruguay, específicamente para el sector agropecuario y relacionadas con el “agua”, frente a esta situación particular de sequía que atraviesa el país. Los mismos son diferentes, dependiendo si se trata de un contribuyente de IRAE o IMEBA.
El 2023 será un año más exigente para los agronegocios y no solo por la sequía. Uruguay quedó con costos altos en 2022 y no será fácil revertirlo. Pero avanzar más despacio no es retroceder.
A partir de que China recompuso su producción de carne de cerdo tras superar la epidemia de peste porcina africana, los precios de esta proteína bajaron de forma drástica y llamó la atención que no lo hicieran los de la carne vacuna. La Ruta de la Seda, que está permitiendo la llegada de carne importada a zonas alejadas de la costa china, jugó un papel preponderante para sostener el precio del producto que se importa fundamentalmente desde América del Sur.
Las ventas de bienes al exterior marcaron un récord impactante y el desafío es mantener el impulso. No será fácil: el escenario externo está cambiando y los precios bajaron. Por esto, también tienen que bajar los costos, dentro y fuera de los establecimientos.
El segundo semestre de este año fue complicado para la ganadería, aunque terminó dando sorpresas positivas en la agricultura. Si el clima acompaña, estos agronegocios seguirán aportando a la economía.
El escenario económico global y local se muestra más restrictivo en el cierre del año, pero los establecimientos agropecuarios, en general, han acumulado fortalezas para seguir adelante. Ahora tienen que ayudar el clima y la conducción económica.

Publicidad

Publicidad