Publicidad

Expectativas de firmeza para toda la cadena ganadera

Las previsiones para la ganadería son favorables y la expectativa es que el precio del ternero continúe siendo redituable para los criadores. Está todo dado para que esta zafra logre precios compensatorios y buena colocación

Rafael Tardáguila
Rafael Tardáguila

Comenzó este fin de semana la venta de reproductores 2021 y la expectativa es que se mantenga la apuesta a seguir avanzando en el rubro. Los precios de la carne vacuna en el mercado internacional están en niveles récord y esto repercutió en precios del gordo que tampoco tienen antecedentes.

Por el momento los precios de los terneros no han reaccionado de forma acorde a esas señales, pero todo indica que es cuestión de tiempo: las expectativas del mercado son de firmeza y de negocios atractivos para toda la cadena ganadera.

En el mercado hay extrañeza sobre porqué las señales del precio de la carne y del gordo no han llegado de la forma esperada a los terneros. Por cierto, no es que esta categoría esté con cotizaciones bajas, pero no son acordes a las que rigen en los siguientes eslabones de la cadena.

Se da la particularidad de que el precio del gordo está igual o incluso es superior al de los terneros.

Con una cotización de US$ 4,50 el kilo carcasa para los novillos especiales, la referencia en pie es de unos US$ 2,45 el kilo.

Los terneros de 141 a 180 kilos, según la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG), cotizan en el eje de US$ 2,33 el kilo.

Relaciones de reposición menores a uno en los últimos tiempos son absolutamente excepcionales. Históricamente estuvieron relacionadas con grandes procesos de liquidación motivados por algún evento climático extremo que, en Uruguay, casi siempre son sequías. En esta oportunidad no es el caso.

Como siempre, hay factores que ayudan a explicar esta situación. Uno es la competencia por tierra desde la agricultura. El área de cultivos de invierno, de acuerdo con los datos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), este año creció en 100 mil hectáreas. Es una superficie de campos excelentes para la ganadería, que el año pasado era ocupada por esta y que en el actual no está disponible.

Para la zafra de verano pasará lo mismo, no solamente por la expectativa de aumento de los cultivos de secano, también del arroz.

Otro elemento que ayuda a explicar la actual situación es la condición forrajera en buena parte del país luego de una primavera y un verano 2020/21 con déficit hídrico.

Según el Instituto Plan Agropecuario, 83% de los productores reportó una altura del pasto en el campo natural menor a 5 cm a la salida del invierno, lo que denota una baja disponibilidad forrajera “bastante generalizada”.

Agregó que “es muy notoria la escasa oferta de forraje de los campos en el fin de invierno”. Aunque estos campos naturales son más vendedores que compradores de terneros, de todas formas es un factor de peso que impacta sobre la demanda.

Un tercer elemento, según indican algunos invernadores, es el fresco recuerdo de lo que sucedió a fines de 2019 cuando el repentino freno de las compras de China, con caídas en los volúmenes adquiridos, renegociación de buena parte de lo ya comercializado y, tras cartón, el peor momento de la pandemia sobre los mercados cárnicos.

En aquel entonces las vacas de invernada se vendían en el eje de US$ 1,95 el kilo en pie, con referencias de la vaca gorda de US$ 4,18 el kilo carcasa. Pero tres o cuatro meses después, cuando esas vacas de invernada pasaron a ser gordas, su precio de venta se había desplomado a alrededor de US$ 2,90 el kilo carcasa, por debajo de US$ 1,50 en pie.

Imagen Tardaguila hoy_page-0001.jpg

Intensos números rojos por apostar a que el momento de fervor se sostendría. Como dice el dicho, quien se quema con leche, ve la vaca y llora.

Pero todo indica que el 1/1 en la relación de reposición es una coyuntura que no se va a mantener. Con este arranque de la primavera lluvioso alternando con días soleados y de buena temperatura, las condiciones forrajeras están mejorando rápidamente.

Todo indica que los precios de los terneros reaccionarán más temprano que tarde. Por más que no esté dentro de lo más probable relaciones de precios tan altas como las de 1,40-1,45 de 2016/17, lo lógico sería que pase a ubicarse en el eje de 1,15-1,20.

Las previsiones para la ganadería siguen siendo favorables. Es probable que el año que viene no se llegue a los precios récord del actual, pero en este momento -más allá de que los cisnes negros son cada vez más usuales- todo indica que la demanda seguirá siendo intensa, colocándose todo lo que Uruguay pueda volcar al mercado.

Por lo tanto, la expectativa es que los precios de los terneros sigan siendo redituables para los criadores. La apuesta a la cría no se retraerá. El stock de vacas de cría se mantiene en niveles históricamente altos en el eje de 4,3 millones. Por lo tanto, está todo dado como para que esta zafra de reproductores logre precios compensatorios para las cabañas y altos niveles de colocación. Será otra señal más de que el complejo ganadero uruguayo sigue avanzando.

Los precios de los granos han mostrado un descenso en los últimos meses, al confirmarse buenas cosechas en EEUU. Aún están en niveles muy buenos, pero hay que vigilar más los costos. Además, la ganadería se muestra más competitiva
Expectativa por la recuperación de Europa, pese a la “tibieza” de la feria de Anuga. En otro contexto, los corrales para la próxima ventana de Cuota 481 están todos vendidos y la industria trabaja para 2022 por arriba de 4 dólares.
La salida de la pandemia está impactando en una mejora de las compras de los mercados, por lo que los equilibrios volverán a niveles más cercanos a lo usual, siempre dentro de este ambiente de firmeza determinado por la avidez mundial por carnes rojas
La ganadería de carne sigue rompiendo récords de precio y exportaciones, mientras la agricultura se encamina a una muy buena cosecha de invierno. Pero los precios de los insumos se han multiplicado de manera alarmante. Más que nunca hay que enfocarse en la productividad y la sostenibilidad
En lo que va del año China ha llevado 240.673 toneladas de carne, el 61% del total exportado. La faena superó los 1,9 millones de cabezas, 36% de aumento frente al año pasado. Y los novillos cotizan en torno a 4,75 US$/Kg
Gestión de precios es herramienta que da previsibilidad y tranquilidad
El precio de la tierra en Uruguay se multiplicó por seis en 20 años y es un dato insoslayable para analizar todo lo vinculado a Colonización y la política de tierras, que poco tienen que ver con los asentamientos urbanos y suburbanos
El año pasado cada toro “costó” unos 7 terneros, que entonces valían US$ 100 menos que hoy. Si se proyecta, ¿deberían valer en torno a US$ 3.500?
La economía crece nuevamente, según los datos del PBI. El agro seguirá avanzando, a pesar del freno que puso la sequía, moviendo construcción y transporte. Es un escenario para perseverar en mejorar la competitividad. Los atajos tienen riesgos.
Al tiempo que se conocen avances en las negociaciones con Brasil, en lo interno el ganado pegó un salto, con novillos en el eje de US$ 4,50 y vacas en 4,30. En lo internacional todo indica que seguirá una demanda muy activa
La ganadería está un momento histórico, con la demanda china como principal explicación. Coinciden faena y precios de exportación récord, que son trasladados con efectividad al productor. El margen industrial por cabeza está en un mínimo, pero las industrias mejoran sus números. El aumento en el precio al público plantea desafíos
Estamos cerrando una Expo Prado en donde la cabaña nacional, el sector ganadero, supo responder y estuvo a la altura de las circunstancias; el sector comercial acompañó de muy buena manera y el Poder Ejecutivo apoyó

Publicidad