Publicidad

Acuerdo comercial para venta de carne entre Brasil y China puede ser un modelo a seguir

La visita del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva a China fue una señal importante de la renovada cooperación entre dos de los mercados emergentes más grandes del mundo

Puerto de Shanghai.

La visita del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva a China fue una señal importante de la renovada cooperación entre dos de los mercados emergentes más grandes del mundo. Importante en el contexto de la geopolítica internacional, será también significativo para el planeta, con movimientos que podrían señalar un futuro más positivo para algunos de los ecosistemas más importantes del mundo.

Lula utilizó el viaje como una oportunidad para resaltar el multilateralismo. Le dio un golpe al dominio del dólar en las finanzas internacionales, visitó la empresa de telecomunicaciones Huawei -sujeta a sanciones estadounidenses- y salió de Pekín con más de una decena de acuerdos firmados por valor de miles de millones de dólares.

Muchos de los acuerdos tenían un fuerte énfasis en la energía renovable, la tecnología baja en carbono y las finanzas verdes, lo que demuestra que ambos países se toman cada vez más en serio el cambio a un modelo económico más sostenible según el World Economic Forum.

Con la presidencia de Lula, Brasil ha renovado sus esfuerzos para liderar la acción climática global, y los dos países emitieron una declaración conjunta que es alentadora en su alcance.

Mientras criticaban a los países ricos por incumplir su promesa de financiamiento climático al mundo en desarrollo, también detallaron sus áreas de cooperación en aras de alcanzar los objetivos climáticos globales, con un enfoque bienvenido en los bosques: “Tenemos la intención de colaborar en apoyo de la eliminación de la tala ilegal y la deforestación mediante la aplicación efectiva de sus respectivas leyes sobre la prohibición de importaciones y exportaciones ilegales”, aseguraron.

Existe un creciente reconocimiento entre los líderes y el gobierno de China del impacto que ha creado su demanda de productos básicos y está dando pasos hacia un cambio positivo: buenas noticias para los bosques tropicales y, por extensión, para el mundo.

China ve a Brasil como su socio estratégico más importante en América Latina, y la relación es un componente clave de la política exterior de Beijing. Una fuerte relación comercial entre los dos siempre ha sido lógica, con una gran demanda en China de las materias primas y productos agrícolas que produce Brasil.

Pero hasta ahora, el creciente apetito de China por los productos básicos agrícolas, en particular la soja y la carne de vacuno, ha tenido un costo para el planeta. En el caso del vacuno, más de la mitad de las importaciones de China provienen de Brasil, que en 2022 envió allí el 55 % de sus exportaciones, es decir, más del 10 % de la producción total de carne de vacuno de Brasil.

Esto, a su vez, juega un papel en el aumento de la conversión de tierras y la deforestación en vastas franjas de los biomas críticos de la Amazonía y el Cerrado.

Con el establecimiento de un acuerdo comercial entre los importadores y exportadores de carne de los dos países, eso debería estar a punto de cambiar.

El nuevo acuerdo, facilitado por Tropical Forest Alliance, reúne a gigantes alimentarios y grupos de la sociedad civil para establecer criterios para las exportaciones de carne de Brasil que limitan estrictamente la deforestación y la conversión de tierras involucradas en la producción.

Esta iniciativa impulsará un cambio en todo el sistema en una de las relaciones de comercio de ganado más grandes del mundo y podría ser un modelo para otras grandes economías en todo el mundo. Tiene el potencial de poner fin finalmente a la destrucción de algunos de los biomas con mayor biodiversidad del mundo que desempeñan un papel crucial en la lucha contra el cambio climático.

La visita de Lula dio como resultado una extensa lista de acuerdos comerciales tangibles, incluso con productores de alimentos que se comprometieron con la Hoja de ruta del sector agrícola hacia la reducción de la temperatura global en -1,5 °C, firmada en la COP27.

Esto es solo el comienzo, y el éxito final de tales acuerdos dependerá del buen funcionamiento de los sistemas de trazabilidad y de la capacidad para hacerlos cumplir. Pero allí también hay señales positivas, con la estrecha participación de grupos de la sociedad civil que están bien posicionados para hacer que los gigantes corporativos rindan cuentas.

Detrás de estos movimientos está la muy bienvenida noticia de que la presión por el cambio proviene de las asociaciones industriales chinas y brasileñas y, en última instancia, es la relación entre ellos y el sector privado lo que podría servir como modelo para otras relaciones comerciales en todo el mundo.

No se puede subestimar la influencia de China y Brasil sobre las naciones en desarrollo. Al combinar la legitimidad gubernamental con la realidad comercial, concluye el World Economic Forum, darán a los países que observan la confianza para forjar acuerdos similares y pueden proporcionar un camino más tranquilo para los países que siguen. (Fuente: Eurocarne).

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos tiene expectativas más altas para la producción de carne en los Estados Unidos en 2024

Publicidad

Publicidad