Publicidad

Usar bien los zooterápicos hace mantener mercados

CEV pone énfasis sobre el respeto de los tiempos de espera

Foto sábado.jpg
Mal uso de los garrapaticidas está generando mayor porcentaje de residuos en carne.

Cuidar los mercados de exportación que tanto costaron conquistar, es responsabilidad de todos y el buen uso de los específicos veterinarios, es clave. Comienza el período de mayor uso de garrapaticidas y el riesgo de elevar el porcentaje de residuos biológicos, debido a no respetar los tiempos de espera, es creciente. El tiempo de espera es el período que transcurre entre la administración de un medicamento veterinario hasta que el animal o sus productos pueden ser destinados al consumo humano, explicó la Cámara de Especialidades Veterinarias que impulsa una campaña concientizando sobre el buen uso de los zooterápicos.

“Hay que insistir en el buen uso de los específicos veterinarios. Lo más importante es que el productor que es el que trata los animales y el médico veterinario, que es el que recomienda los productos, se organicen y cuiden los tiempos de espera”, explicó el Dr. Diego Irazoqui, Directivo de la Cámara de Especialidades Veterinarias.

El profesional recordó que en las moléculas de garrapaticidas más utilizadas el tiempo de espera está por encima de los 100 días e incluso, en el caso de Imidocarb que es el piroplasmicida más usado, el período de espera es de 213 días.

En el establecimiento se debe tener “un buen sistema de gestión y anotar bien las fechas de los tratamientos para evitar cualquier riesgo de residuos al vender los animales con destino a frigorífico”.

Es importante aclarar que cada país establece los tiempos de espera para cada zooterápico registrado, según los mercados hacia los que exporta. Es por esta razón que no se deben aplicar productos comprados en otros países.

Uruguay cuenta con el Programa Nacional de Residuos Biológicos que se puso en marcha en 1978 y desarrolla un monitoreo al azar de medicamentos veterinarios y contaminantes ambientales, así como un seguimiento de los casos en que el monitoreo al azar muestre resultados por encima de los límites máximos permitidos. Controla carne y subproductos, leche y productos lácteos, miel y acuicultura. En los últimos años se detectó un nivel más alto de residuos biológicos y se debe a no respetar los tiempos de espera.

Las muestras para monitorear los residuos en carne y lácteos son tomadas en las plantas de faena, en los establecimientos industrializadores de productos lácteos y en predios de producción pecuaria, supervisados por funcionarios oficiales de las Divisiones de Industria Animal y Sanidad Animal. Los niveles de incremento de residuos son una alerta.

¿Qué es la CEV y qué hace?

La Cámara de Especialidades Veterinarias se fundó en 1971, con el objetivo de promover el desarrollo de la industria veterinaria. Agrupa a las principales empresas importadoras, exportadoras y elaboradores de específicos veterinarios. La meta de las empresas es educar a los usuarios para garantizar la salud animal.

La resolución fue comunicada este 21 de mayo a las 18:01 en la cuenta de X oficial del Ministerio de Economía. Comunicados de Marfrig y Minerva establecen que la operación, por unos US$ 140 millones, no está cerrada y que recurrirán el fallo. Además, que no afecta el negocio global que incluye la compra de plantas en Brasil, Argentina y Chile.

Publicidad

Publicidad