Ganadería

Mercosur aumenta las exportaciones de carne vacuna

En los primeros tres meses del año exportaron 572 mil toneladas.

Frigorífico Pando, foto El País.

Por Tardáguila Agromercados | La creciente competitividad de la región vía devaluación de las monedas de Brasil y Argentina, junto con la muy firme demanda internacional por el producto, eleva las ventas de carne vacuna del Mercosur.

En el primer trimestre de 2019 los cuatro países del bloque exportaron 572 mil toneladas peso embarque de carne vacuna fresca, 33 mil tons más que en los mismos meses de 2018, un crecimiento de 6,1%. Además, es el mayor volumen de los últimos años para el período.

La debilidad de la demanda interna por las dificultades económicas en Brasil y fundamentalmente Argentina llevan a que más producto quede disponible para ser vendido a los clientes del exterior. La región ha ganado en competitividad, fundamentalmente en el caso argentino, vía devaluación de la moneda. Esta mayor disponibilidad se encuentra con una demanda internacional muy ávida, fundamentalmente en el caso de China, debido a su gran necesidad de hacerse de proteína animal para cubrir el agujero dejado por el sacrificio de millones de cerdos en el intento de detener el avance de la fiebre porcina africana.

El valor medio de la región en el trimestre se contrajo en algo más de US$/t 300 (6,8%) respecto a los mismos meses de 2018 a US$ 4.197 por tonelada peso embarque. En parte este descenso se debe a un mayor peso relativo de embarques de menor valor. El aumento se da casi exclusivamente por las mayores ventas a China, en tanto que las cuotas europeas, de mayor valor unitario, se mantienen en los mismos volúmenes. Pero también está la posibilidad de los exportadores brasileños y fundamentalmente argentinos de reducir sus precios de venta manteniendo buenos márgenes de ganancia debido a la baja del precio de la materia prima en dólares por la ya mencionada devaluación.

La expectativa para el resto del año es que el mercado gane firmeza, en tanto no se supone que la oferta brasileña mantenga la senda de crecimiento ni tampoco que afloje la demanda china.