Ganadería / Sequía

La seca complica la capacidad de engorde del ganado

Productores reclaman mantener muy activa la salida de ganado en pie ante crisis forrajera.

Embarque. Turquía quiere más ganado y el año pasado fue principal destino para terneros enteros.

Pablo Antúnez.

La extracción en ganadería apuesta a crecer, pero por un año más, “Uruguay está teniendo problemas con la capacidad de engorde. Tiene un stock muy grande de ganado, pero falta comida para poder engordarlo”, explicó Guillermo Villa, delegado de los productores en la Junta Directiva del Instituto Nacional de Carnes (INAC), ganadero y agricultor del departamento de Flores.

En lo que va del año, la faena de bovinos lleva un incremento de 7% respecto a igual fecha del año anterior, habiendo pasado por los frigoríficos 290.965 cabezas, con predominancia de los novillos frente a las vacas. Villa consideró que este incremento en la faena “será muy difícil de mantener en los próximos meses”, porque “se dependerá del clima” y éste ya está jugando con una mala pasada: se transita por una sequía.

Más de medio país vive un déficit hídrico, que en algunos lugares ya es una seca declarada, falta agua en tajamares y cañadas, los campos ya no tienen comida y el ganado se viene abajo rápido. “Se perdió mucho porcentaje de praderas, hay que esperar a que rebroten” y para eso hacen falta lluvias, destacó Villa.

A su vez, “los verdeos de verano ya se comieron y no rebrotaron. En esta zona sur oeste, es muy difícil que haya ganado gordo abundante en los próximos dos o tres meses”, reconoció el delegado de la Federación Rural en la Junta Directiva del INAC.

La intensión es faenar el mismo volumen de ganado que en 2017 que cerró en 2.339.973 cabezas, con un perfecto equilibrio entre novillo y vacas, según los datos del INAC. Fue la faena más alta de los últimos 10 años.
“La intensión es una cosa y la posibilidad de faena en base a oferta de ganado no permitirá mantener ese ritmo”, reconoció Villa en diálogo con El País.

Faenar menos implica más meses de seguro de paro para los obreros de la industria cárnica y caída de divisas para el Uruguay por exportaciones menores. “Las pérdidas que dejará la seca, la falta de productividad y la pérdida de pasturas es muy grande y difícil de cuantificar”, remarcó Villa.

Por otro lado, es claro que no todos los productores podrán beneficiarse por la suba de precios que puede ocasionar la menor oferta de ganado gordo en el mercado si escasea la comida en otoño o invierno. “Se beneficiarán los productores de las zonas ganaderas que recibieron lluvias, que son los que pueden producir ganado gordo, pero en el balance general para el Uruguay y para el productor que padeció la seca, va a ser negativo”, afirmó Villa. Por eso, prefirió que llueva en todo el Uruguay y que los precios del ganado gordo se mantengan, junto con un buen nivel de productividad.

Exportación en pie.

La seca también dejará secuelas a nivel del rodeo de cría, porque se están viendo afectadas las preñeces y los veterinarios advierten -tras el monitoreo del entore- que hay un 50% de vacas que no están presentando celo regular (están en anestro) y costará preñarlas. En muchos predios será otro año con menos terneros y cola de parición que dificultan los manejos.

“He visto comentarios que hablan de la baja preñez y buscan ponerle luces amarillas a la exportación de ganado en pie, porque argumentan que si sale mucho ganado en pie, sumado a que habrá menos terneros, se generará una baja en el stock. Hoy mantener la exportación en pie activa es fundamental”, reclamó el productor.

Según la visión de Villa, el engorde a corral “solamente es viable para ganados con destino a cuota 481”, que es el cupo cárnico de alta calidad de la Unión Europea para bovinos menores de 27 meses, terminados a granos durante los últimos 90 días previos al engorde.

“No es viable para ganados de productores. No hay otras opciones de que hagan viable el engorde a corral. Mientras que no sea viable el corral, la gran limitante es la capacidad de engordar. Si el gobierno, de alguna forma, restringiera la exportación en pie, cosa que esperamos no suceda, creemos que el problema será mucho más grande”, sostuvo.

Villa explicó que si se restringe la salida de bovinos en pie, Uruguay estará “con sobre stock de ganado y la comida que usamos normalmente para engordar los animales, la vamos a estar usando para recriar (por la sequía). En un momento como este, con la crisis forrajera que se vive, es muy importante que la exportación en pie esté muy activa y que por lo menos saque la misma cantidad de animales que el año pasado”, reclamó el ruralista.

La exportación de ganado en pie cerró 2017 cercana a las 350.000 cabezas y según publicó la consultora APEO, la expectativa de importación de ganado en pie que tiene Turquía -principal mercado para los terneros enteros nacidos y criados en Uruguay-, aumentó 100.000 cabezas respecto a 2017. La consultora estima que si se mantiene el porcentaje de animales que salieron desde Uruguay el año pasado con ese destino, se irían en 2018 unos 385.000 terneros en pie. El año pasado, el ganado en pie uruguayo representó el 50% del ganado importado por los turcos.

Mercado cárnico.

A su vez, el delegado de la Federación Rural en el INAC afirmó que por la información que se maneja a nivel del organismo regulador de la política cárnica en Uruguay, no marca “nubarrones en el mercado cárnico”.

Rusia que era un mercado al que se le estaba vendiendo poca carne bovina y menudencias -básicamente hígado y corazón- en los últimos años, luego de la prohibición de ingreso de la carne vacuna brasileña creció. En estos primeros 40 días del año, “lo que se le mandó a Rusia duplicó el volumen que compró el año pasado. Si bien pueden darse a corto plazo efectos puntuales, como por ejemplo la ida de los rabinos de los frigoríficos uruguayos o la caída a China por el Año Nuevo Lugar, son aspectos coyunturales. No tenemos información de problemas en el mercado cárnico en el corto y mediano plazo”, dijo Villa.

La ganadería viene de dos o tres años con veranos buenos y el productor lo capitalizó, por lo menos así lo muestran los datos de la Declaración Jurada de Dicose 2017. “El problema es que esta seca nos agarró con un stock muy alto en Uruguay, con una carga animal muy elevada y eso es lo que está agravando los problemas generados por la sequía hoy”, reconoció Villa.

Rurales EL PAIS