Ganadería / SIAL China

Uruguay pone todo su peso inter institucional en Sial China

Este año el Stand de INAC en Sial China tiene 512 metros cuadrados para la presentación de la carnes uruguayas, para recibir a compradores profesionales y público del rubro alimenticio: supermercados, agencias comerciales, vendedores mayoristas, importadores y exportadores, vendedores minoristas, distribuidores, fabricantes, etc. La delegación de INAC en este mega evento, del que viene participando desde el año 2004, está integrada por el Presidente de INAC, Federico Stanham, los delegados por productores e industriales, Ricardo Reilly y Carlos Pagés, respectivamente y el equipo de Marketing del Instituto. Cerca de 25 empresas entre exportadores y brockers uruguayos estarán tomando contacto con sus clientes.

Carlos Pagés, Ricardo Reilly y Federico Stanham. Foto: Rurales El País.

Cerró la primera jornada de la feria de alimentos Sial China 2018, la más importante para el complejo cárnico uruguayo. La misma contó con la participación de autoridades del país, entre ellas el ministro de Ganadería Enzo Benech, representantes del Instituto Nacional de Carnes (INAC), empresarios de la industria frigorífica, brokers, entre otros.

Ricardo Reilly, integrante de la Junta de INAC por la Asociación Rural del Uruguay (ARU), dijo a Rurales El País desde Shangai que antes de realizar un análisis del mercado es necesario tener en cuenta que China representa un “continente” con gente que “vive de formas diferentes y tiene gustos y posibilidades de acceso a respectos alimentos, también diferentes”.

Con una población que supera los 1.300 millones de habitantes, China significa el principal mercado para Uruguay y éste ha logrado posicionarse como el segundo proveedor de carne vacuna del país asiático, después de Brasil.

Reilly entiende que la primera ventaja de nuestro país en China, es que se trata de un mercado en el cual “no hay cuotas establecidas”, como sí sucede con Estados Unidos y la Unión Europea. Y además cuenta con un arancel del 12%, que es “relativamente bajo” frente a otros destinos. Sin embargo, aseguró que ésto “no quiere decir que no hay que avanzar hacia un acuerdo comercial, algo que tanto le cuesta a Uruguay, para que nos resguarde ante cualquier cambio inesperado de reglas de juego”.

Otra oportunidad es la demanda por todo tipo de cortes. “Comen todas las partes del animal. Es un mercado que está competitivo en precio y la carne que ingresa por el canal gris viene disminuyendo en proporción al canal legal, algo que favorece a Uruguay”, contó el representante de los productores.

También señaló la mayor preocupación por la inocuidad del producto, no tanto del lado del consumidor, sino a nivel de gobierno. “Hay cierto temor al fraude, a una posible contaminación o intoxicación, por lo que cada vez son más frecuentes los controles oficiales a todo nivel. Obviamente que estamos hablando de los países como Uruguay que no ingresan su carne de contrabando”, agregó Reilly.

Apoyo. El Instituto Nacional de Carnes firmó un convenio, junto a los ministerios de Relaciones Exteriores y Ganadería, Agricultura y Pesca; por el cual se sumarán dos funcionarios chinos, bilingües, en apoyo al agregado agrícola uruguayo en China, con el objetivo de facilitar aspectos comerciales. “Es una herramienta que nos permite jugar de otra forma en el mercado, un trabajo similar al que están realizando hace 20 años países como Australia y Nueva Zelanda”, señaló Reilly.

Consumidor. Uruguay está desarrollando, a través del INAC, un estudio que busca investigar tanto las preferencias de los consumidores chinos, así como el conocimiento que existe de las carnes uruguayas en el país asiático. Ricardo Reilly dijo que en base a los resultados se prevé “trazar una estrategia de marketing para posicionar el producto en los consumidores”. Y agregó: “Para valorizar la marca de la carne es necesario fortalecer la relación con el consumidor para que en definitiva nos pague más por el producto. Es el objetivo final”.

Rurales EL PAIS