Carnes / Ganadería

La cuota 481 de Europa entre el cambio y la “incertidumbre”

Uruguay se verá afectado en la negociación entre el bloque y Estados Unidos.

El Consejo de la Unión Europea (UE) aprobó el viernes que la Comisión Europea abra negociaciones con Estados Unidos para alcanzar un acuerdo sobre la cuota del bloque para importación de carne de “alta calidad” conocida como cuota 481. Esta cuota surgió como la solución a un viejo diferendo entre ambos por la prohibición de la UE al ingreso de carne con hormonas de Estados Unidos, y ha sido aprovechada por Uruguay, entre otros países.

La cuota es para ganado menor de 30 meses, que en los 100 días previos a la faena son terminados con una dieta en base a granos y el ingreso es sin pagar aranceles.

“El objetivo de las negociaciones será solucionar definitivamente un viejo diferendo”, pero no dar marcha atrás en la prohibición en la UE de la carne hormonada, afirma el Consejo en un comunicado.

La negociación servirá para reformar el funcionamiento de la cuota 481, con vistas a asignar a Estados Unidos una parte de las 45.000 toneladas que la UE compra al año.

Se tratará en concreto de ver si “una parte” de la cuota de importaciones en la UE de carne extranjera “de alta calidad” puede “concederse a Estados Unidos”, había explicado la Comisión a inicios de septiembre.

¿Qué implica esto para Uruguay? El presidente de la Asociación Uruguaya de Productores de Carne Intensiva Natural (Aupcin), Álvaro Ferrés, dijo a El País que “sabemos que el negocio va a cambiar, no va a seguir siendo como hasta ahora. Va a ser un impacto” para el engorde a corral. De todas maneras, ese cambio regirá no antes del segundo semestre de 2019.

Por eso aún reina la “incertidumbre” porque “no sabemos cómo termina esa negociación” entre la UE y Estados Unidos, agregó el presidente de Aupcin.
Se habla de que el 60% o 70% de la cuota iría para Estados Unidos, pero “el resto que quedaría no sabemos cómo se va a distribuir. Hay que ver cómo juega Australia, Nueva Zelanda, Argentina y nosotros”, explicó Ferrés.

Si bien la cuota inicialmente fue para Estados Unidos, ese país no la ha utilizado (ver recuadro).

El gobierno uruguayo tiene previsto iniciar acciones. De hecho, en la Cancillería “hay movimientos” para recurrir ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por los “derechos adquiridos” como abastecedores principales de la cuota, señaló Ferrés.

El país ha utilizado entre 20% y 30% de la cuota.

Según los datos del Instituto Nacional de Carnes (INAC) publicados por Faxcarne, en el trimestre julio-septiembre -primero del año agrícola 2018-19-, los frigoríficos uruguayos embarcaron 3.568 toneladas, cifra que marca un descenso de 21% respecto al volumen colocado en igual período de 2017. Pero, el valor promedio de venta por tonelada aumentó 4%, a US$ 9.441.

“Hoy el engorde a corral está posicionado de forma interesante” pero este cambio en la cuota 481 “va a llevar a un reacomodo del precio de reposición” del ganado, estimó Ferrés.

“Necesitamos urgente un mercado alternativo (al de la UE), pero no es fácil” lograrlo, agregó.

El presidente de Aupcin recordó que se hicieron buenos negocios en China a comienzos de año, pero luego el gigante asiático devaluó su moneda (el yuan) en el marco de la guerra comercial con Estados Unidos y ya no fue lo mismo. [CON INFORMACIÓN DE AFP Y EFE] .

Un problema comercial que ya lleva 30 años.

La disputa sobre la carne hormonada se remonta a 1988, cuando la UE prohibió la importación de carne bovina procedente de animales a los que se les dieron hormonas de crecimiento. En represalia y de acuerdo con una decisión de la Organización Mundial del Comercio, Estados Unidos impuso en 1999 sanciones aduaneras a ciertos productos locales europeos. En 2009 se alcanzó un acuerdo (enmendado en 2014) en virtud del cual Estados Unidos retiró sus sanciones y la UE instauró una cuota de importación de carne de alta calidad, incluida la estadounidense, pero manteniendo su veto a las hormonas.

Pero la cuota la usaron sobre todo países como Argentina, Uruguay y Australia, lo que llevó en 2016 al gobierno de Barack Obama a amenazar a la UE con restablecer los aranceles de 1999.

Rurales EL PAIS