Ganadería

Garrapata: el MGAP podría declarar la emergencia sanitaria

Uriarte dijo analizará un posible cambio en la política sanitaria.

Teleconferencia en Federacion Rural, Montevideo. Foto Francisco Flores – Archivo El Pais

Remarcando su compromiso de apostar al diálogo, la Federación Rural realizó ayer su 103 Congreso Anual, esta vez en forma virtual, con una amplia participación de delegados.

En el marco del cierre, durante su oratoria, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte —ex presidente de la gremial— realizó una evaluación de cómo encontró su equipo la secretaría de Estado y reafirmó el compromiso del gobierno de reducir en las cadenas productivas la incidencia de impuestos ciegos. A su vez, realizó algunos anuncios.

“Nuestro compromiso es reducir la incidencia de esos impuestos, en forma paulatina y responsable”, agregó el titular del MGAP.

La preocupación por el avance de la garrapata y las deficiencias en los controles, fue recurrente en las ponencias de las Sociedades Federadas y estuvo en la Declaración Final.

En ese sentido, Uriarte, anunció que se analiza la declaración de Emergencia Sanitaria por garrapata y explicó que próximamente, se reunirá con su equipo técnico para rever y replantearse la política sanitaria en torno a esta parasitosis.

Destacó que en los primeros días de julio se faenarán los 4.000 bovinos positivos a brucelosis y tuberculosis, buscando ponerse al día con las faenas sanitarias. Dijo que se trabaja en mecanismos que permiten rebajar los costos de las faenas sanitarias —en los aportes a INAC y DGI—, estimando esa rebaja en hasta US$ 100 por animal. Defendió la Ley de Seguridad Rural y apostó a esta herramienta para disminuir abigeato y faena clandestina, así como el Instituto de Bienestar Animal que está incluido en la Ley de Urgente Consideración, para controlar los perros sueltos en el campo y la ciudad, así como para disminuir sus daños a los animales productivos.

Respecto a la sequía, Uriarte sostuvo que se asistió a 3.200 productores y que se usarán US$ 2 millones de dólares. Uriarte también anunció que en estos momentos de pandemia, el gobierno recibió solicitudes de inversores extranjeros que están decididos a apostar al Uruguay, lo que otorga un marco de esperanza.