carnes

Plan Estratégico de INAC plantea camino del éxito

“Uruguay tiene potencial para producir 1 millón de ton de carnes”

Pablo Antúnez

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) presentó su plan estratégico para el próximo quinquenio donde Uruguay aspira producir 1 millón de toneladas de todas las carnes, tanto para garantizar el abastecimiento como para exportar más.

“El INAC,  por primera vez en su historia, va a hacer un plan estratégico con una mirada  a 10 años y con presupuesto quinquenal y un plan operativo anual”, explicó el Gerente de Conocimiento de INAC, Pablo Caputti.

En carne bovina, la iniciativa busca posicionar a Uruguay entre los tres países que exportan su producto a mayor valor, meta que se pretende alcanzar en base a una mejora en el acceso a los mercados y al desarrollo de la marca.

El Plan Estratégico fue definido por la Junta Directiva del  Instituto y será enriquecido junto al Ministerio de Ganadería, Agricultura y pesca, así con el apoyo de agentes privados, contemplándose todos los compromisos de sostenibilidad ambiental y social asumidos por nuestro país en los foros internacionales y establecidos en los lineamientos políticos del gobierno.

Mirando a largo plazo, Caputti consideró que “Uruguay tiene potencial para llegar a un millón de toneladas de todas las carnes. Todavía hay un potencial de expansión importante”. A su vez, el jerarca consideró que “hay espacio para valorizar las carnes. Se establecerán metas año tras años, dependiendo de cómo funcionen los mercados”.

Pilares. Caputti explicó que la iniciativa se basa en cuatro pilares. El primero es “la defensa de las virtudes de las carnes, tanto para nutrición y salud humana. Tenemos la convicción plena que la producción y la ganadería en particular, es parte de la solución y no del problema”, afirmó el vocero.

En ese sentido, el INAC sistematizará la información disponible y articulará mensaje sólido compartido con las demás instituciones”, destacó Caputti.

Se trabajará en la defensa de las virtudes ambientales de los sistemas de producción ganadera de base pastoril y los beneficios para la salud humana del consumo balanceado de diversos tipos de carne en la dieta. Otra pata de la mesa es el agregado de valor. Eso “se logrará con mayor acceso internacional y valor de las marcas uruguayas.

El tercer pilar es: defender la integridad del producto y los procesos empleados en las cadenas cárnicas. En una palabra, se apunta a generar “transparencia informativa para que todos los agentes puedan tomar sus decisiones. Todos como consumidores queremos estar seguros que el producto que estamos consumiendo es íntegro”, explicó Caputti.

Finalmente, el último pilar, busca resolver, con otras instituciones, problemas puntuales de competitividad en las distintas cadenas generadas de carnes, con aporte de estudios que promuevan acciones ejecutivas, remarcó el INAC. “Las cadenas son distintas y con necesidades peculiares. Para cada una se identificarán año tras año cuál es el obstáculo a remover, para que mantengan y mejoren la competitividad”, detalló Caputti.

El primer factor a tener en cuenta para el futuro es que la demanda mundial genera una oportunidad de colocación para todas las carnes teniendo en cuenta la existencia de un balance deficitario.

El segundo factor es la integridad de producto dado que los principales mercados están demandando este atributo además de una producción generada con cuidado del medio ambiente.

En tercer lugar se destaca el crecimiento que las carnes pueden aportar para el PBI y el empleo en el país .Por último, se subraya la inversión, pues las cadenas cárnicas son históricamente receptoras de ésta, sea nacional o extranjera, explicaron las autoridades de INAC, encabezadas por el presidente Fernando Mattos, en el marco de la conferencia de prensa de cierre de año.