Ganadería / Gremiales / tributos

ARU instó a legisladores eliminación del artículo 628 de Ley de Presupuesto

El Ing. Ricardo Reilly Arrarte dijo que son tiempos de “definiciones impostergables, en el cual debemos analizar qué país productivo queremos, teniendo en cuenta que de ello dependerá el desarrollo económico y social de todos los uruguayos.

DSCN0384

Según Ricardo Reilly Arrarte agregar más carga fiscal “sería una imprudencia”. Foto: Pablo D. Mestre

Pablo D. Mestre.

El presidente de la Asociación Rural del Uruguay, en nombre de todos los productores rurales del país, apeló “de forma urgente” a la modificación, “o eventual eliminación” del artículo 628 incluido en la Ley de Presupuesto ya aprobada en diputados y que se encuentra en el Senado, “el cual de aprobarse implicaría un incremento del 22% de la Contribución Inmobiliaria Rural”.

En el marco del Concurso de Novillos en el predio de ARU en Melilla, Ricardo Reilly frente a un buen número de productores de todo el país, así como del Presidente del Instituto Nacional de Carnes, directores de la Junta y consignatarios, aseguró que a esta altura “cualquier recurso adicional para el fin que sea, luego de diez años de recaudación fiscal récord, deberá provenir de la redistribución de la recaudación ya existente, y ni que hablar de una mejora en la eficiencia y calidad del gasto público”. Es que, según el presidente de ARU, “seguir aumentando la carga fiscal, nacional y departamental, del aparato productivo es una verdadera imprudencia”.

Porque, agregó el Ing. Reilly Arrarte, “estamos en momentos de plena desaceleración económica, con caída del PIB, caída de los ingresos, caída de las exportaciones, aumento del endeudamiento, caída del consumo interno, y medidas como éstas no hacen más que agravar la situación”.

Reglas Claras.

Para el presidente de la Asociación Rural del Uruguay, hoy más que nunca “el productor necesita reglas claras y estables, que le generen certezas a la hora de invertir pensando en el futuro, sobre todo en un negocio de ciclos largos como el agropecuario”. De lo contrario, agregó, “se corre el riesgo de desandar el camino recorrido durante estos años, desalentando la inversión productiva en el interior del país, y por lo tanto afectando el trabajo de todos los uruguayos”.

Oportunidades.

Mirando a largo plazo, “vemos un futuro de oportunidades por delante, que van más allá de lo coyuntural”, pero este futuro del país dijo “dependerá de la inteligencia y sensatez con la que enfrentemos la actual coyuntura”.
Analizó que Uruguay “corre con una gran ventaja, que es el prestigio ganado a lo largo del tiempo, como proveedor de carnes de calidad reconocida”. Reilly destacó el acceso a más de un centenar de mercados, los más exigentes del mundo entre ellos, “a cuotas especiales, como la 481, el reciente embarque Never Ever 3, o la inminente apertura de Japón”.

Llamado de atención.

Repasó los resultados presentados estas semanas por el Plan Agropecuario y Fucrea, “datos objetivos, de un análisis técnico, que surgen de la realidad productiva en diferentes zonas del país”. El Ing. Reilly Arrarte puso énfasis en afirmar que “ambas evaluaciones van en el mismo sentido, y arrojan resultados que son preocupantes”.
Para el presidente de ARU “no hay dudas que estos números presentados son un llamado de atención”, especialmente “para quienes piensan que aún hay margen para seguir aumentando la carga fiscal y los costos fijos a la producción nacional, que no se compadecen con los resultados económicos que arroja el negocio productivo”. Y sostuvo que “no hay duda que de transitar este camino vamos rumbo a seguir perdiendo competitividad y retroceder en el tiempo y a seguir expulsando productores del campo”.
Porque, analizó, “el país viene de años de suba de costos sin interrupciones y a esto se le suma la caída en los ingresos, lo que pega directamente en el margen del negocio”. Y agregó que será necesario “comprender de una vez por todas que el incremento en los costos es estructural, no así en los ingresos, dependientes de los mercados y las vicisitudes del clima”. Esta realidad, sentenció Reilly Arrarte, “es tanto más cruda para productores criadores y peor aún si son de escala familiar”.

 

Rurales EL PAIS