arroz

Parte este mes el primer barco con arroz para Irán

Van las primeras 30.000 ton y habrá otro envío en febrero

EXPORTACION  ARROZ

Pablo Antúnez.

Este mes se envía hacia Irán el primer barco con 30.000 toneladas de arroz —blanco con 10% de quebrado— que conforma parte del negocio de 60.000 toneladas concretado por los molinos uruguayos, tras más de un año y medio sin negocios con este tradicional comprador de arroz uruguayo. La venta incluye sólo a la variedad El Paso 144 que es la que compra Irán.

“Es una buena señal para retomar los negocios y pensamos que puede ser una buena entrada para luego negociar arroz de la cosecha que se hará sobre fines de febrero o marzo de 2017”, afirmó a El País Ernesto Stirling, presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA). Este negocio, en gran parte, posibilitó que los productores y los 4 molinos que fijan precio por convenio, pudieran renegociar el valor del cereal perteneciente a la zafra anterior, donde ya hay entre 80% y 85% del volumen producido que está vendido; todavía quedan tres meses antes de la nueva cosecha para seguir vendiendo el remanente.

Ayer, en el marco de la Asamblea Anual Ordinaria de la ACA, celebrada en INIA Treinta Tres, no sólo se habló del nuevo Fondo Arrocero, sino también de la situación del sector y hubo elecciones, porque se renovarán 3 de los cinco miembros de la Comisión Directiva, más 3 suplentes y toda la Comisión Fiscal.

“Cuando se fijó el precio provisorio se había vendido un 25% de la zafra y el valor era US$ 9,04 (por bolsa de 50 kilos), más 46 centavos de dólar por devolución de impuestos. Como la cantidad comercializada era poca decidimos en acuerdo con los molinos juntarnos a fines de octubre, para evaluar las ventas desde fin de junio a esa fecha y ver si ameritaba ajuste de precios”, recordó Stirling. Ahí los productores lograron 50 centavos de dólar más, que sumados a los 46 centavos de dólar por devolución de impuestos redondearon US$ 10 por bolsa (al 30 de octubre se llevaba vendido el 70% del arroz cosechado).

Siembra. El presidente de ACA dijo que la siembra se terminó la semana pasada, estimándose un área de entre 163.000 y 164.000 hectáreas que será muy similar a la del año anterior. “Hay buenos nacimientos en general, con bajas temperaturas que se ven en la planta. Se lleva regado un 40% del área”, informó Stirling.

El empresario consideró que es interesante el área que se lleva regada a esta altura del año, estimando que en dos semanas quedará toda la superficie bajo riego.

“Hay un equilibrio entre las tres principales variedades —El Paso 144, Olimar y Tacuarí— y un poco menor es el área de híbridos, a lo que se suma el resto de las variedades. La mayoría son grano largo y hay un porcentaje muy chiquito de grano medio que tienen destinos muy específicos”, agregó.

Lo más importante para los productores es que se pudo hacer una siembra en tiempo y forma y de ahora en adelante, están jugados a que el clima acompañe con alguna lluvia, que se puedan establecer los riegos y terminar antes del 20 de diciembre con las chacras con agua, hacer la primera fertilización con urea y luego de inundado el cultivo, finalizar el ciclo en febrero con buena temperatura y una buena luminosidad, que es lo que precisa para desarrollarse y llenar grano.

En cuanto al Fondo Arrocero, que está muy encaminado, se espera que el fideicomiso esté aprobado por el Directorio del BROU en pocos días, para luego ir al Banco Central, que éste lo apruebe y posteriormente inscribirlo en el Ministerio de Educación y Cultura. A partir de ahí quedarían los fondos disponibles para los productores anotados.

Rurales EL PAIS