Zafra de toros

Un siglo después, los Hereford de “La Alborada” de Arrarte siguen teniendo demanda

Los 41 toros vendidos de la cabaña de Isabel Arrarte e hijos, hicieron un promedio de 3.262 dólares. En el local “Conventos” remató escritorio Luis Bengochea.

 

 

Pablo D. Mestre.

Un remate para recordar, para valorar y para proyectar…

Como desde hace un siglo se ofrecieron ayer los clásicos Hereford de Arrarte.

En el local “Conventos” de la Sociedad Agropecuaria de Cerro Largo hubo lugar para el recuerdo.

Todos quienes allí estuvieron pensaron en algún momento de la primaveral tarde en don Gonzalo Arrarte y su obra desde estancia y cabaña La Alborada…

También se dio paso al reconocimiento: a don Hilario Carballo, capataz por más de seis décadas que ha trabajado con las cuatro generaciones de la familia Arrate.

Y para los homenajes: tanto escritorio Luis A. Bengochea, como la Sociedad Criadores de Hereford, entregaron sendos recuerdos por los 100 años de la cabaña.

Y, como no podía ser de otra manera, también hubo espacio para los negocios.

La venta de la cabaña de Isabel Arrarte e hijos empezó con un trámite sumamente ágil, pagándose muy bien los primeros lotes de toros tanto de mochos como de astados por igual.

El mayor destaque fue para un Polled Hereford por el cual Bruno Núñez pagó US$ 5.160. Luego, se pagaron US$ 4.800 por dos integrantes del Lote Campeón Nacional PI de la reciente Expo Melo.

Y así continuó el mercado hasta completar la venta de 41 de los 44 toros que pasaron por la pista, a un valor promedio de 3.262 dólares. Siendo el mínimo de 2.280 dólares, pagados por un conjunto vendido de un solo martillazo.

Además, las 43 vaquillonas H y HS se comercializaron en US$ 740 de promedio.

Por eso la conformidad final del Ing. Agr. Ricardo Reilly Arrarte, “es que se vendió bien, nos acompañaron clientes de siempre y algunos nuevos”.

Todo en medio de una gran jornada de trabajo como para recordar a los pioneros. Sin dudas para valorar lo logrado. Y obviamente para proyectar en las generaciones que ya asoman y darán la continuidad Arrarte…

Rurales EL PAIS