Zafra de toros

Espectacular remate de “El Cerro”: toros a US$ 4.386 de promedio

En año de elecciones, el mercado volvió a elegir la genética seleccionada por cabaña “El Cerro”. Y en una jornada primaveral se vendieron fluidamente en una hora los 27 toros Senepol, Senangus y Red Angus, a US$ 4.386 de promedio, 1.100 más que hace un año. En la propia cabaña, con negocios a cargo de escritorio Indarte y Cía.

Pablo D. Mestre.

Más de un centenar y medio de personas se hicieron presentes en el establecimiento donde en la mañana se llevó a cabo la jornada técnica, a cargo del Ing. Agr. Álvaro Simeone, asesor genético de la empresa. Y tras la recorrida de campo observando los ejemplares Senepol de “El Cerro”, se concretaron las ventas.

Y empezó con todo.

El primero reproductor en ofrecerse, de la raza Senepol, se vendió en U$S 6.000, tras él vino el máximo valor de la subasta, US$ 6.240, adquirido por estancia “San Francisco” de Angel Antonioli. Y el tercer toro también se pagó en U$S 6.000,.

Ya se veía cómo vendría la mano…

Así, se dispersaron los 6 toros Senepol, entre US$ 6.000 y U$S 4.200, con promedio de U$S 5.400.

No menos importante fue la venta de los Senangus, manteniéndose la firmeza de la demanda. Se vendieron 13 reproductores entre US$ 4.440 y 3.360, haciendo un promedio de US$ 3.803.

Y cerró la gran subasta la comercialización de los 8 toros Red Angus, entre US$ 5.640 y 3.960, con un promedio de US$ 4.575.

Tras la subasta, los Ing. Agr. Gonzalo y Fernando Indarte Gianoni destacaron la gran demanda que tuvo. “Duró sólo una hora porque se dieron muchos piques por cada uno de los toros que entraban a la pista”, aseguraron. Esto, agregaron, “no hizo más que cumplir con el objetivo del remate: dispersar la genética Senepol a todo el país, una raza que vino a complementar, no a sustituir a ninguna”. Además, aseguraron, “fue una muestra más de la apuesta a la cría en el país, pues se necesitan toros y de los buenos como estos”.

Para Miguel Viganó “lo importante fue dispersar toda la genética ofertada”. El principal de cabaña El Cerro destacó que “hubo gente que volvió a comprar y además algunos que vinieron por Angus, se animaron a probar con los Senepol”. En ese sentido ponderó “la información que se dispone de la raza, herramienta fundamental en el negocio ganadero de hoy”.

“Fue un muy buen principio de zafra, que marca a las claras la tónica que va ha tener: ventas totales, agilidad y valores superiores a la del año pasado: 1.100 dólares por encima”, reflexionó al final el Ing. Agr. Gonzalo Indarte Gianoni.

 

“Cruzar con Senepol es muy bueno para reducir edad del primer entore”.

En la jornada genética realizada en el establecimiento “El Cerro”, el Ing. Agr. Alvaro Simeone, afirmó que “si queremos reducir la edad del primer entore, el cruzamiento con Senepol es una buena herramienta genética”.

Dijo que cuando se ingresa una raza nueva, no es dársela a los productores y después ver que da, sino primero ver lo que da, y después brindársela a los productores”.

Ese proceso “está basado en experiencias con diseño estadístico, un procesamiento, se publican los materiales por parte de la sociedad de criadores y se analizan, presentando en la actividad los últimos trabajos realizados”.

Simeone recordó que “habíamos hecho un trabajo sobre engorde de novillos en verano, con muy buenos resultados, y ahora hicimos la parte de pubertad en hembras, para complementar la fase de engorde, con la fase de cría”.

Tras este paso, se decidió trabajar en la investigación de la precocidad sexual en hembras. “Cuando hicimos ese trabajo este año, tomamos 50 hembras cruza Senepol por Angus, y la comparamos con Angus puras, y vimos la ganancia de peso”.

En ganancia de peso, “no hubo diferencias” explica el investigador, “pero a partir de que están pesando 230 kilos y estaban cerca del indicador zootécnico que es 9 veces el peso de nacimiento, que es cuando aparece la pubertad en la hembra bovina, empezamos a levantar celos diariamente. Y una vez por semana hacíamos actividad ovárica para ver las que habían entrado en la pubertad, corroborado la detección de celos por apreciación visual”.

Se observó que el 30 de agosto, “que es cuando cerramos esa experiencia, el 65% de las vaquillonas cruzas Senepol por Angus, ya habían entrado en pubertad, versus el 45% de las Angus que habían entrado en pubertad. Hubo 20 puntos porcentuales más de preocidad sexual”, acotó.