Rurales El Suplemento

Daniel Belerati: “Rápida Solución para aumentar la tasa de procreo”

El presidente de la Cámara de la Industria Frigorífica solicitó la “importación de vacas preñadas para aumentar los procreos” , “modificar la Ley del INAC”, “revisar la devolución de impuestos” y “refinanciación de las exportaciones”.

Guillermo Crampet
[email protected]

– ¿Cuáles son los principales planteos del sector para la nueva administración de Ganadería?
– Hay varios de relevancia, algunos relacionados directamente con la ganadería y otros más generales. En lo querefiere a ganadería hemos pasado dos años de una escasez brutal de ganados para faena, e hicimos mucho hincapié en los números de la cría y la estabilidad del índice de procreo en el 65%, un número muy bajo e insuficiente para considerar a Uruguay un país ganadero eficiente. Se ha demostrado que no hay problemas de precios ni de mercados, en los últimos años hubo exportación de ganado en pie libre, los precios para los terneros que se vendieron en pie fueron altísimos y el mercado interno acompañó las referencias; ahora cae la exportación y los precios se mantienen altos, pero nunca llegamos a un índice razonable. Hemos cometido el error de compararnos con la ganadería de Australia que tiene un índice de procreo del 89%, con Estados Unidos, del 93%, y Nueva Zelanda, del 90%; pero es mejor compararnos con los ganaderos uruguayos de los grupos Crea que experimentan la misma realidad que la generalidad y alcanzaron un 86%. Es un excelente número que haría volar a nuestra ganadería, la exportación en pie y la producción de carne. Se debe buscar una solución inmediata, porque se pierden oportunidades cuando el fundamento del negocio de la carne está claro y no hay tendencias de cambios, y es que la demanda de Asia seguirá subiendo y será sostenida día tras día. Todos los años va a demandar más carne el mundo y no podemos perder más oportunidades como se dejó pasar en el 2019.

– ¿Importar vacas preñadas es un mecanismo indirecto para aumentar los procreos?
– La importación de vacas para aumentar los procreos es una buena medida, ya que si no se puede incrementar el porcentaje por la eficiencia del productor, que se autorice el ingreso de vacas, porque es una necesidad. Hay que revisar los conceptos actuales de exportación libre de ganado e importación cerrada. Debería ser equivalente. También deberían ser equivalente los volúmenes de exportación en pie con relación a la producción general de faena.

– ¿Considera que el MGAP debe limitar la exportación de ganado en pie?
– Hay que entender que no se debe estar con una exportación de ganado en pie irrestricta a un país, como Turquía, que demuestra inestabilidad y son muy claras las pruebas. Son capaces de llevar 460.000 terneros en 2017, algo menos en 2018 y bajar hasta 120.000 cabezas en 2019. Esa no es una forma de encarar un negocio, se debe ir por el lado de la firmeza, el trabajo estable y a mercados maduros con mirada a futuro.

– ¿El ministro Uriarte debería evaluar una actualización de la Ley del INAC?
– Es muy importante una modificación de la Ley del Instituto Nacional de Carnes (INAC), porque hay muchos aspectos que son de un Uruguay que no existe más. Un Uruguay donde el monopolio de Montevideo lo tenía un frigorífico nacional y había muchas limitaciones para vender y producir carnes, y se tiene al INAC como padre protector para vender un trozo de carne a cualquiera de los mercados. Es algo de la época de Colón y se debe modificar. También actualizar los aportes del 0,6% y 0,7%: una cosa fue cuando se hizo la Ley y el precio de la tonelada de carne exportada era de US$ 1.000, ahora cotiza US$ 4.000 por tonelada y ese porcentaje resulta un costo muy importante.

– ¿Qué otras políticas se deben aplicar en donde el Ministerio de Ganadería debe ser articulador con otras carteras?
– Es de relevancia la revisión del sistema de devolución de impuestos indirectos, que cuando se produjo la reforma tributaria en 2007 se castigó duramente a la carne, perdiendo más del 3% de la devolución. Una consultora contratada por la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF) indicó que la devolución de impuestos indirectos para la carne en 2019 debería ser del 6,47%, cuando se está devolviendo el 3%. Ese porcentaje abarca a las menudencias y subproductos, que actualmente no tienen devolución. Por otro lado, es relevante que se restablezca el sistema de prefinanciación de las exportaciones, era una ayuda importante para el sector exportador y tenía un costo muy bajo para el Banco Central (BCU).

– ¿Y el tipo de cambio?
– El tipo de cambio tiene que estar acompasado a las realidades de las monedas y no se puede seguir con atraso cambiario. Debería ser una política de estado donde el tipo de cambio fluctúa en la dirección que tiene que fluctuar, sobre todo por el comportamiento en la región. Hoy, según economistas renombrados, el atraso cambiario es del 20 a 22% en comparación con Estados Unidos, que representa una comparación sustentable.

– ¿La disminución de aranceles en los mercados es otra política clave?
– Es imprescindible que se encare de una forma diferente las negociaciones internacionales. En todos los mercados que compite Uruguay con la carne vacuna está en peores condiciones que Australia y Nueva Zelanda. La carne paga más de US$ 200 millones por aranceles, se debe modificar la política y concretar acuerdos de reducción de aranceles con China, Japón, Corea del Sur, Estados Unidos y la Unión Europea. Por ejemplo, Uruguay es el único proveedor de carne vacuna a Japón que no tiene ingreso preferencial al país. La semana pasada se concretó un acuerdo entre Estados Unidos y el país asiático para la carne que reduce los aranceles del 38,5% al 9% en un total de trece años.

– ¿Las relaciones laborales y el ausentismo es una política que también se debe analizar?
– Las relaciones laborales no se pueden soslayar. Dicho por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las ocupaciones en las empresas son ilegales y en Uruguay también lo deberían ser. Además, creemos que los sindicatos deberían tener personería jurídica. En una sociedad organizada y en donde se respeta la institucionalidad todo debemos tener personería física y las instituciones personería jurídica. No es posible que los sindicatos en Uruguay no tengan personería jurídica. No hay nada que respalde sus acciones, pueden hacer cualquier cosa porque no son responsables civiles.

– ¿Y el ausentismo?
– Planteamos la desmonopolización de la póliza de accidentes de trabajo. En los últimos años se ha abusado de los accidentes de trabajos y subsidios por enfermedad. Desde que se cambió el sistema de certificación por enfermedades, los índices de ausentismo en la industria frigorífica alcanzan el 20%. Quiere decir que cuando se arma una línea de faena que implica a 70 personas, puede suceder un día que falten 15 y claramente se afecta la productividad de la empresa. Desde los costos, hay frigoríficos que pagan por concepto de póliza de accidente de trabajo un 10% de los salarios nominales. Es absurdo y no existe en el mundo.