Publicidad

Siguen llegando buenas noticias desde China...

Además de parar la caída de valores por la carne, con un mercado que encontró estabilidad, esta semana se exportaron 13.000 vaquillonas Angus hacia aquel destino y además, se habilitó la exportación de sorgo uruguayo

Martín Olaverry ok
Martín Olaverry.

De las 362 mil toneladas de carne vacuna exportadas en lo que va del año, 215 mil fueron compradas por China. La demanda de los importadores del país asiático es superior habitualmente en el segundo semestre del año, ya que realizan compras para cubrir el consumo de la celebración de su Año Nuevo.

Daniel Castiglioni, broker uruguayo radicado en China, comentó que agosto comenzó a encontrar estabilidad en los precios y en la demanda. En Valor Agregado de radio Carve, informó que tras la salida del confinamiento aumentó la demanda y, con ello, los precios. En julio hubo un incremento de precios de 5% y 8% y si bien puede considerarse que no es mucho, por lo menos paró con la caída de valores.

Ya en agosto, la gente aún no se anima a salir a toda potencia a comprar. Por eso, el consumo y la demanda no son tan grande como se esperaba pos confinamiento. “Hay que pelear mucho para concretar negocios de volumen, estamos mejor que en junio, pero no tan fluido como debe ser”, indicó. Sobre el segundo semestre, la zafra, va a ser similar al primero, con volúmenes y precios similares o quizás más bajos.

El volumen de oferta de Uruguay ha sido muy bueno. Por su parte, Argentina no tiene estabilidad y tampoco es tan competitiva por el precio de su ganado. En tanto, Brasil ha pasado a ser el competidor más duro de Uruguay en el Cono sur y está con buen volumen. No obstante, Castiglioni indicó: “Estamos en un momento en el que cualquier factor que aparezca puede cambiar. El empresario es más precavido con la compra. Todo va mucho más despacio que antes”, indicó.

En pie.

También China en estos años se convirtió en un mercado importante para el ganado en pie tanto de razas lecheras y también de razas carniceras.

En esta semana, la firma Del Norte Agronegocios concretó una exportación de 1300 vaquillonas de la raza Angus. Juan Pablo Helguera, principal de la firma exportadora, explicó que la operación se inició en diciembre con la compra de los primeros animales, para conocer también cómo estaba el mercado y la oferta. Hasta marzo se desarrollaron las compras para que luego, el 90% de los animales, ingresaran al cuarentenario en donde cumplieron con todos los requisitos para llegar a China, como la cuarentena obligatoria y aspectos sanitarios que permiten desarrollar este negocio.

“Este es un embarque a destacar por el volumen de una sola raza, certificado por la Sociedad de Criadores de Angus del Uruguay y porque hace más de seis años que no se exportan tantas cabezas de una sola raza” destacó Juan Pablo Helguera.

Agricultura.

También en materia agrícola hubo novedades relacionadas a China. El Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca confirmó la habilitación para exportar sorgo desde Uruguay.

A propósito, el subsecretario del MGAP, Juan Ignacio Buffa, explicó que hay que escribir esto en un proceso de negociación más general que Uruguay lleva con China. “Esto es un avance de un proceso en el que están en negociación varios productos para ampliar nuestra cartera. Es una buena señal porque vamos transitando una profundización de los lazos comerciales”, dijo en Valor Agregado de radio Carve.

Buffa agregó que esto se venía trabajando desde 2018 y es relevante para el país porque son más opciones y un posible canal comercial con China “es un tema importante”. El arancel es del 2%, es decir, prácticamente no hay trabas arancelarias. Además, está la posibilidad de exportar sorgo tanto para consumo animal como humano y eso genera más posibilidades y eso siempre es bueno para la agricultura del país.

A su vez, el MGAP trabaja con el trigo para Perú; ajustando temas con México en el arroz; avanzar en nueces pecan; con EE.UU. en ajustar aspectos asociados a los limones, “tratando de diversificar dentro de los productos que tenemos los mercados que llegamos”.

Haciendas.

Pasando al mercado de haciendas, cerramos una semana donde la faena se vio distorsionada por tres días de paro que dispuso la FOICA. La medida tiene su origen por diferencias que se plantean en la planta de Frigocerro ubicada en Durazno. Los precios que se manejan para novillos se ubican en el eje de US$ 5.10 y la vaca en el eje de US$ 4.80. Varias plantas están con faena cuota 481 lo que permite tener una mejor posición para comprar y no presionar un mercado que esta con escasa oferta.

Si bien el precio en julio corrigió luego de acercarse bastante a los US$ 6 en cuarta balanza, estamos con valores muy superiores a igual de semana de 2021 y 2020. En la primera de semana de agosto de 2021 el novillo cotizaba a US$ 4.30 en 2021 se ubicaba a US$ 3.40.

En lo que tiene que ver con el ganado de reposición, el mercado continúa muy demandado, El consorcio Plaza Rural en esta semana colocó el 98% de la oferta puesta a consideración, logrando precios firmes. El ternero se vendió a US$ 3.05 logrando al bulto un promedio de US$ 622 mientras que la vaca de invernada para mirar un negocio más corto se colocó a US$ 2.24 al bulto US$ 888.

El principal factor que impactó de forma negativa sobre los precios internacionales de la carne vacuna el año pasado fue la política de cero Covid en China. Eso quedó de lado, por lo que es lógico pensar que haya una evolución positiva del mercado en los próximos meses
Llama la atención que en estas horas se hable por todos lados de una situación que comenzó hace meses. Es como que recién ahora “la seca llegó a Montevideo…”
La economía china promete reactivarse este año, aunque todavía plantea incógnitas. Es un asunto clave para los agronegocios, en especial para el sector cárnico. Mientras, se siguen esperando lluvias más generalizadas. Si no hay más oferta, el efecto de una mayor demanda será acotado
Según José María Rodríguez, “se ven cambios en el patrón meteorológico, porque empieza a llegar más humedad a la región que dejará lluvias de mayor frecuencia y acumulados en febrero y marzo
En el presente artículo comentaremos los incentivos tributarios por inversiones en Uruguay, específicamente para el sector agropecuario y relacionadas con el “agua”, frente a esta situación particular de sequía que atraviesa el país. Los mismos son diferentes, dependiendo si se trata de un contribuyente de IRAE o IMEBA.
El 2023 será un año más exigente para los agronegocios y no solo por la sequía. Uruguay quedó con costos altos en 2022 y no será fácil revertirlo. Pero avanzar más despacio no es retroceder.
A partir de que China recompuso su producción de carne de cerdo tras superar la epidemia de peste porcina africana, los precios de esta proteína bajaron de forma drástica y llamó la atención que no lo hicieran los de la carne vacuna. La Ruta de la Seda, que está permitiendo la llegada de carne importada a zonas alejadas de la costa china, jugó un papel preponderante para sostener el precio del producto que se importa fundamentalmente desde América del Sur.
Las ventas de bienes al exterior marcaron un récord impactante y el desafío es mantener el impulso. No será fácil: el escenario externo está cambiando y los precios bajaron. Por esto, también tienen que bajar los costos, dentro y fuera de los establecimientos.
El segundo semestre de este año fue complicado para la ganadería, aunque terminó dando sorpresas positivas en la agricultura. Si el clima acompaña, estos agronegocios seguirán aportando a la economía.
El escenario económico global y local se muestra más restrictivo en el cierre del año, pero los establecimientos agropecuarios, en general, han acumulado fortalezas para seguir adelante. Ahora tienen que ayudar el clima y la conducción económica.
En los próximos años los cambios en el uso del suelo seguramente mantendrán la tendencia de los anteriores; con la segunda planta de celulosa de UPM, lo lógico sería que se dé un crecimiento adicional de la superficie destinada a la forestación, aunque no debería ser muy significativo
La actividad no creció en el tercer trimestre y la economía cierra el 2022 con retraso cambiario y una economía global floja. Aun así, hay fundamentos para retomar la dinámica

Publicidad

Publicidad