Publicidad

Los anticipos del Impuesto a la Renta Agropecuaria (IRAE)

En esta ocasión vamos a repasar el régimen de anticipos del impuesto a la renta agropecuaria

Mercedes Gomez

En esta ocasión vamos a repasar el régimen de anticipos del impuesto a la renta agropecuaria. Recordemos que los contribuyentes de IRAE que desarrollen actividades agropecuarias deben realizar anticipos del impuesto en forma trimestral, no teniendo la obligación de anticipar el IRAE mínimo. Lo particular que presenta el sector es que al cierre de cada ejercicio el contribuyente podrá optar por efectuar los anticipos según el régimen general o el particular aplicable al sector, por lo que resulta interesante conocer ambos regímenes para poder hacer una mejor opción.

¿En qué consiste el régimen General?

El mismo dispone que el coeficiente se debe determinar en base a la relación entre el monto del impuesto y las ventas, servicios y otras rentas brutas que originen rentas gravadas en cada ejercicio. En este caso, siendo coherente con la forma de cálculo del coeficiente, el mismo se debe aplicar a los ingresos recién mencionados, del ejercicio siguiente para obtener el anticipo correspondiente.

A su vez, aquellos contribuyentes de IRAE que verifiquen que al menos el 80% de sus operaciones gravadas están comprendidas en el IVA pueden determinar el coeficiente de anticipos mediante la relación entre el monto del IRAE y el de las operaciones comprendidas en el IVA. En este caso, el coeficiente se aplica a las operaciones comprendidas en el IVA de cada mes del ejercicio siguiente para determinar el monto del anticipo.

En caso de que el productor agropecuario optara por algunas de estas modalidades de cálculo del anticipo, lo hará en forma trimestral y el monto definitivo de cada pago surgirá de deducir al monto primario así determinado, el IMEBA del trimestre ya fuera que hubiera sido abonado directamente por el productor o través de retenciones.

¿Qué dispone el régimen agropecuario?

La normativa dispone para el sector agropecuario dos mecanismos de cálculo dependiendo de si el contribuyente liquida el impuesto según base real o base ficta.

En el primer caso, el impuesto resultará de aplicar el 25% a la diferencia entre el IRAE y el crédito de IVA utilizado para compensar el IRAE, ambos referidos al año anterior al que motiva el anticipo.

El monto de cada pago surgirá de deducir al importe recién determinado lo ya abonado en el trimestre correspondiente en concepto de IMEBA.

Si bien no se establece expresamente la deducción del IVA, en los hechos al poder solicitar el IVA de forma mensual se puede descontar el crédito resultante del anticipo de IRAE.

¿Cómo deben realizar los anticipos las empresas que liquidan IRAE ficto?

Quienes hayan optado por liquidar el impuesto en forma ficta deben determinar cada anticipo aplicando a las ventas de productos agropecuarios del trimestre correspondiente la tasa de IMEBA que resulte aplicable incrementada un 50%, independientemente de a quién fue realizada la venta.

A la cifra así obtenida se le deducirá el monto abonado en concepto de IMEBA y el crédito de IVA del trimestre correspondiente. Es de destacar que la tasa de IMEBA aplicable al cálculo del anticipo es la “aplicable” a diferencia de lo que ocurre en el cálculo del impuesto en forma ficta donde corresponde utilizar la tasa “máxima legal”.

Por otra parte, las ventas a considerar son todas las que correspondan a productos agropecuarios, sin importar si las mismas estuvieron sujetas al pago de IMEBA o no, y no se incluyen en el cálculo otros ingresos como ser ingreso por enajenación de activo fijo, por prestación de servicios, etc.

Se agrava la sequía y las consecuencias serán profundas en todas las producciones. El litoral ha tenido más suerte, aunque con lluvias muy desparejas. La falta de agua le mueve el piso a las cadenas productivas y lo sentirá toda la economía.
El principal factor que impactó de forma negativa sobre los precios internacionales de la carne vacuna el año pasado fue la política de cero Covid en China. Eso quedó de lado, por lo que es lógico pensar que haya una evolución positiva del mercado en los próximos meses
Llama la atención que en estas horas se hable por todos lados de una situación que comenzó hace meses. Es como que recién ahora “la seca llegó a Montevideo…”
La economía china promete reactivarse este año, aunque todavía plantea incógnitas. Es un asunto clave para los agronegocios, en especial para el sector cárnico. Mientras, se siguen esperando lluvias más generalizadas. Si no hay más oferta, el efecto de una mayor demanda será acotado
Según José María Rodríguez, “se ven cambios en el patrón meteorológico, porque empieza a llegar más humedad a la región que dejará lluvias de mayor frecuencia y acumulados en febrero y marzo
En el presente artículo comentaremos los incentivos tributarios por inversiones en Uruguay, específicamente para el sector agropecuario y relacionadas con el “agua”, frente a esta situación particular de sequía que atraviesa el país. Los mismos son diferentes, dependiendo si se trata de un contribuyente de IRAE o IMEBA.
El 2023 será un año más exigente para los agronegocios y no solo por la sequía. Uruguay quedó con costos altos en 2022 y no será fácil revertirlo. Pero avanzar más despacio no es retroceder.
A partir de que China recompuso su producción de carne de cerdo tras superar la epidemia de peste porcina africana, los precios de esta proteína bajaron de forma drástica y llamó la atención que no lo hicieran los de la carne vacuna. La Ruta de la Seda, que está permitiendo la llegada de carne importada a zonas alejadas de la costa china, jugó un papel preponderante para sostener el precio del producto que se importa fundamentalmente desde América del Sur.
Las ventas de bienes al exterior marcaron un récord impactante y el desafío es mantener el impulso. No será fácil: el escenario externo está cambiando y los precios bajaron. Por esto, también tienen que bajar los costos, dentro y fuera de los establecimientos.
El segundo semestre de este año fue complicado para la ganadería, aunque terminó dando sorpresas positivas en la agricultura. Si el clima acompaña, estos agronegocios seguirán aportando a la economía.
El escenario económico global y local se muestra más restrictivo en el cierre del año, pero los establecimientos agropecuarios, en general, han acumulado fortalezas para seguir adelante. Ahora tienen que ayudar el clima y la conducción económica.
En los próximos años los cambios en el uso del suelo seguramente mantendrán la tendencia de los anteriores; con la segunda planta de celulosa de UPM, lo lógico sería que se dé un crecimiento adicional de la superficie destinada a la forestación, aunque no debería ser muy significativo

Publicidad

Publicidad