Publicidad

¿Es hoy un buen momento para cambiar semovientes por tierras?

"Estos argumentos nos hacen pensar que es un buen momento para comprar tierras ganaderas en nuestro país..."

Gonzalo Ducos

Director de Agrofocus

Allá por los años 1990, el Ing. Francisco Gamio, resumía 20 años de datos que entre 1970 y 1990 el Movimiento Crea había generado en el área ganadera. Durante muchos años, muchos productores utilizaron el Ciclo Ganadero que se describió en aquel momento, como una estrategia de crecimiento.

Si uno revisa documentos de aquella época, se hablaba de un estancamiento de la ganadería en lo productivo y la solución a todo era el precio. Si el precio era bueno, el ingreso de las empresas era bueno y si los precios eran malos, se daban malos resultados y endeudamiento.

Interaccionando con esos factores estaban, la evolución de la carga (fluctuaciones del stock), el clima y los mercados, algo que sigue siendo igual en la actualidad.

Los que tenemos algunos años, guardamos en muestra memoria una época en donde un novillo gordo permitía comprar una hectárea de campo y en particular recuerdo el comentario de uno de mis mentores cuando viajábamos por la ruta: “mira aquel campo y el amontonamiento de jugadores que tiene”. Esa frase, como otras que ojalá podamos seguir compartiendo, hacía referencia a crecer patrimonialmente en ganado y en un momento dado cambiar la posición del activo, pasando ganado a tierra. Muchos de nosotros tenemos en la cabeza esas estrategias empresariales exitosas de aquellos años.

valores

En el gráfico, vemos en azul la evolución del precio de la tierra en dólares por hectárea, según DIEA-MGAP en base a los datos de la DGR. En la línea naranja vemos la cantidad de novillos que se necesitaron en el tiempo para poder comprar una hectárea de campo, basados en un novillo 480 kilos en planta según los precios publicados por INAC.

En el año en 2001 se necesitó un novillo y fracción para comprar una hectárea de campo. Desde ese momento hasta el 2014, en moneda corriente, la tierra aumentó 10 veces su valor y para poder cambiar los activos como antes, llegamos a necesitar 5 novillos para una hectárea de campo. Y en esa etapa fue “el crecer para adentro e intentar poner segundos pisos al campo”.

Si miramos esas relaciones en el momento actual, el bien novillo se apreció un 50% de su valor, pasando de US$ 855 promedio de los últimos 5 años, a US$ 1.296 en estas últimas semanas. Lo que lleva a una relación de novillos para comprar una hectárea de tierra a 2,7, algo que no se daba desde el año 2006.

Lo que tendríamos que analizar es cómo son las curvas de tendencia para cada una de estas variables. Si miramos las curvas de tendencia del gráfico que les presentamos, lo que vemos es que el incremento del valor de la tierra es mayor en términos relativos que la evolución de la cantidad de novillos que necesitamos para comprar una hectárea, pero además el incremento de la tierra tiene menos variabilidad. Estos argumentos nos hacen pensar que es un buen momento para comprar tierras ganaderas en nuestro país. Un abrazo y hasta la próxima.

La caída del dólar y la preocupación por la concentración en la industria frigorífica han estado en el centro de la discusión en el ámbito de los agronegocios estos días. Y si bien son temas independientes, están relacionados.
A pesar de la falta de agua los rendimientos de invierno son mejores a los esperados. Pero el partido no terminó y el segundo tiempo -cultivos de verano- puede estar complicado si La Niña sigue despierta.
Socia del estudio Nopitsch & Asoc.
Las recientes medidas de flexbilidad tomadas en China podrían ayudar a alterar los sentimientos del mercado y reconstruir la confianza. Habrá que ver qué pasa en las próximas semanas y seguir con atención la evolución.
En tiempos de mercado en baja también es importantes que las relaciones de precios se mantengan dentro de lo razonable entre los eslabones de la cadena cárnica. Hubo dudas, pero los datos parecen alinearse, aunque hay margen para que bajen los precios al público en el mercado local
Es factible que Nueva Zelanda solo pueda cubrir de forma parcial el aumento esperado de la demanda china, por lo que este país debería salir a proveerse desde otras regiones, entre ellas Uruguay
En Israel, más allá de las fuertes discusiones y polémicas que habitualmente genera, hay una cosa que parece clara: existe una capacidad de enfocar y abordar los problemas de una manera más efectiva, con visión estratégica y de largo plazo
El panorama económico global sigue cambiando y con él las condiciones de trabajo para los agronegocios. En el caso del sector cárnico el impacto es notorio, con fortalecimiento del dólar y retracción de la demanda. A eso se agrega el panorama climático, que -si bien ha dado un alivio- sigue preocupando
Las previsiones, teniendo en cuenta que los precios de los granos siguen siendo altos, indicarían que la proteína animal debería mantenerse con cotizaciones atractivas. Pero, como siempre, dependerá de dónde se posicione la demanda
De cara a la presentación y plazo para el pago de la Declaración Jurada del Impuesto al Patrimonio Agropecuario y su sobre tasa que vence el próximo 25 de octubre, nos proponemos repasar el cambio normativo introducido por la Ley 19.924 del 18/12/2020, en relación a la forma de valuar fiscalmente los inmuebles rurales. Antes de adentrarnos en concreto a este cambio normativo sería bueno tener en cuenta ciertas consideraciones:
A la luz del escenario global, el desempeño de la economía uruguaya se destaca en la región e incluso en el mundo. Los problemas de inflación son generales, pero el país tiene fortalezas propias, aunque también cuentas pendientes
Los primeros 10 meses fueron de altísima volatilidad para los precios de los granos. Partimos con precios de 495 llegando a 656 US$/ton para la soja con posteriores bajas de hasta 460 US$/ton. Los que no vendieron la sufrieron en carne y hueso. En el trigo, las subas fueron del 67% y las bajas del 39%, pasando de 282 a 470 US$/ton, y volviendo a recuperar los 347 dólares con los nervios de Rusia y Ucrania. Mientras que en la colza, las subas fueron de 500 a 790 y bajando luego a 480 US$/ton. Algunos supieron aprovechar a vender precio sin grano en este último y están disfrutando de la diferencia. Veamos algunos factores e incógnitas que influyen fuertemente en los precios:

Publicidad

Publicidad