Advertisement

El susto del año y las nuevas barreras...

Pablo Antúnez

Periodista Rurales El País

imagen-pnz9177.jpgChina es un gigante dormido. Dejadlo dormir, porque cuando despierte, el mundo se sacudirá”. Esta frase fue pronunciada en 1816 por Napoleón Bonaparte, general francés considerado uno de los mayores genios militares de la historia. Dejando el plano bélico de lado y pensando en la necesidad de contar con más alimentos, lo cierto es que China compra cada vez más carne y otros rubros agropecuarios. Hace rato que su demanda despertó y parece insaciable. Con un sector agropecuario y agroindustrial que es la base de las exportaciones y que en plena pandemia de Covid-19 empujó la economía, Uruguay pasó a ser chino dependiente y eso, en algún momento, se puede pagar caro. También es cierto que esa dependencia es inevitable y hay que aprovechar las oportunidades comerciales. Más de la mitad de las exportaciones de carne bovina y prácticamente las menudencias de todas las especies, se exportan hacia el gigante asiático y en abril, la cadena cárnica se llevó el susto del año.Debido a “fallas” internas y algunos problemas de comunicación a nivel del MGAP, China hizo temblar a la industria cárnica. El problema se focalizó en el etiquetado de un contenedor exportado por BPU Meat, generándose por circunstancias ajenas a la empresa y costó la cabeza dos jerarcas del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. La planta cárnica afectada, perdió miles de dólares por haber quedado fuera del principal mercado y muchos obreros vieron peligrar su fuente de ingresos. Recién recobró la habilitación el mes pasado. ¿Qué nos enseñó ese episodio?... Primero: los mercados son los que mandan y hay que cumplir con sus exigencias a rajatabla si se quiere venderles. Gracias a la seriedad de la industria frigorífica y de las certificaciones país, China reconoció el esfuerzo de Uruguay y miró hacia adelante. En una palabra, confía en Uruguay y eso vale mucho, pero todavía más en la cultura asiática. La comunicación en la cadena cárnica debe ser fluida y cuando se trata de normativas de mercados, debe serlo mucho más. Uruguay no puede darse el lujo de perder ningún mercado, precisa de todos para generar más divisas y para mantener las fuentes de empleo, que en la cadena cárnica es mano de obra especializada y valiosa. Alertas. A su vez, como sucedió en su momento con la fiebre aftosa, en lo comercial, desde algunos mercados, surgieron este año nuevas señales de barreras no arancelarias. La Unión Europea viene presionando a Uruguay para que prohíba el uso de las sales de Estradiol en sus programas reproductivos, por más que no exista información científica que demuestre que es nociva para el consumidor de la carne procedente de animales que alguna vez en su vida recibieron sales de Estradiol. El miedo de la Unión Europea es que se usen esos estrógenos como promotores de crecimiento. A esta exigencia, que los productores consideran arbitraria y que de aplicarse afectará el comercio de ganado y la producción de terneros, se suma la ampliación del tiempo de espera antes de que un bovino tratado con Fipronil (garrapaticida) sea enviado a faena. Prácticamente duplicar el tiempo de espera, como proponen las autoridades de la UE, hace inviable el uso del principio activo, dejando de lado una herramienta que funciona bien contra la garrapata. ¿Cómo defenderse cuando las respuestas que otorga la ciencia no alcanzan? ¿Qué tanto se puede hacer para frenar las imposiciones de algunos mercados que complican el comercio?

Las previsiones para la ganadería son favorables y la expectativa es que el precio del ternero continúe siendo redituable para los criadores. Está todo dado para que esta zafra logre precios compensatorios y buena colocación
La economía crece nuevamente, según los datos del PBI. El agro seguirá avanzando, a pesar del freno que puso la sequía, moviendo construcción y transporte. Es un escenario para perseverar en mejorar la competitividad. Los atajos tienen riesgos.
Al tiempo que se conocen avances en las negociaciones con Brasil, en lo interno el ganado pegó un salto, con novillos en el eje de US$ 4,50 y vacas en 4,30. En lo internacional todo indica que seguirá una demanda muy activa
El año pasado cada toro “costó” unos 7 terneros, que entonces valían US$ 100 menos que hoy. Si se proyecta, ¿deberían valer en torno a US$ 3.500?
La ganadería está un momento histórico, con la demanda china como principal explicación. Coinciden faena y precios de exportación récord, que son trasladados con efectividad al productor. El margen industrial por cabeza está en un mínimo, pero las industrias mejoran sus números. El aumento en el precio al público plantea desafíos
Estamos cerrando una Expo Prado en donde la cabaña nacional, el sector ganadero, supo responder y estuvo a la altura de las circunstancias; el sector comercial acompañó de muy buena manera y el Poder Ejecutivo apoyó
Hoy finaliza la Expo que marca un punto de inflexión en muchos sentidos y refleja el buen ánimo del sector.
Uruguay ya había anticipado en el Mercosur que iniciaría negociaciones comerciales con otros países y lo confirmó esta semana. La posibilidad de un acuerdo con China no es nueva y es removedora para la región y para la propia economía uruguaya
Se denominan cisnes negros porque son extraordinarios. Últimamente, están apareciendo cisnes negros por todos lados, y buena parte de ellos son de índole sanitario. Lo extraordinario es cada vez más ordinarios
En la antesala de una nueva zafra de verano, es bueno repasar algunos números en cuanto a superficie sembrada, producción y rendimientos, exportaciones e impacto. ¿Hay argumentos para pensar en una soja por encima de los US$ 400 en el mediano plazo?
La cadena cárnica muestra una base firme, con un stock vacuno cada vez más eficiente. Pero el eslabón final, la exportación por vía marítima, está en problemas a consecuencia de lo que pasa en todo el mundo. En el medio, la industria frigorífica busca que la cadena no se tranque.
Después de que este año se diera un combo de factores alcistas sobre los precios ganaderos, para 2022 los astros no parece que vayan a estar tan alineados. El interés exterior seguramente se mantenga, y la demanda estará allí

Advertisement