Ganadería

Tonelli sobre China: “La foto de este instante es compleja y de preocupación”

El consultor argentino aseguró que el mercado de China “está paralizado para nuevos contratos”, ya que cuenta con “mucha carne en stock y en viaje”.

Víctor Tonelli, consultor privado de Argentina.

A pesar que prevé un futuro prometedor para el negocio de la carne bovina, el consultor privado argentino Víctor Tonelli dijo a Rurales El País, con respecto al mercado chino, que “la foto de este instante es compleja y de preocupación”, dado que el país cuenta con “mucha carne en stock y en viaje” que “seguramente llevará tiempo consumir”.

En ese contexto, explicó que la actividad económica en China se está recuperando pero se ubica lejos de la realidad previa a la pandemia, los consumidores se resisten a perder el temor de consumir de forma extra hogareña, donde se comercializa el mayor porcentaje de carne vacuna; y la oferta de proteína roja es buena.

“Los importadores chinos están renegociando los compromisos asumidos hace un mes atrás a precios que bajan significativamente”, comentó Tonelli y agregó: “Para los negocios de esta semana, me sobran los dedos de la mano para contar cuántos exportadores de Argentina cerraron negocios”.

El consultor dijo que para los seis cortes de Argentina (full set de vaca con el rump & loin negociado separado), que se estaban vendiendo a US$ 4.200 por tonelada, una referencia que favorece al cierre de las cuentas; en esta semana los importadores chinos ofrecen US$ 3.500 por tonelada. “Una caída que supera el 20% que ni los precios de la materia prima ni los costos operativos pueden bancar”, sumó.

En ese sentido, señaló que el mercado chino “está paralizado para nuevos contratos”, a excepción de Brasil que “ha tomado una actitud diferente de embarcar la carne e ir cerrando el negocio a medida que llega al puerto”, explicó y resaltó: “Es más fácil ganar un pleno en la ruleta que hacer un margen en ese negocio”.

En la primera mitad del año Brasil ha aumentado las exportaciones a China en aproximadamente un 150%, mientras Argentina en un 70% y Uruguay las bajó en un 25 a 30%.