Ganadería

Precio del dólar afecta a los tambos

Lluvias ayudaron, pero producir “en estas condiciones es insostenible”, afirmó Zavala.

Tambo. Foto: archivo de El País.

Pablo Antúnez

La suba del precio del dólar sigue complicando a los tambos. Este segmento de la producción agropecuaria compra el 70% de los insumos que necesita en dólares, pero cobra la producción en pesos uruguayos.

“La producción en estas condiciones es totalmente insostenible”, afirmó el directivo de la Agremiación Tamberos de Canelones, Justino Zavala a El País.

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos Uriarte había dicho la semana pasada que el aumento de la divisa estadounidense “es una solución que no esperábamos y que sí ansiábamos, incluso se habló con el equipo económico (sobre ello)”.

Eso es así en sectores como el agrícola o la ganadería de carne. Pero en el sector lechero el alza del dólar complica.

En febrero no hubo suba en el precio de los componentes básicos de la leche (grasa y proteína), “enfrentábamos un dólar a $ 38 por unidad y ahora subió a $ 47. Es imponente lo que nos está pegando”, afirmó Zavala.

Los productores están jugados a que a fin de mes se pueda negociar un mejor precio con Conaprole, que en cierta medida es la que marca más el precio en el mercado.

“Con esa suba que se espera, se intentará poder paliar, al menos un poco, los efectos de la suba del dólar”, agregó Zavala.

Dependiendo de los sólidos que se producen en cada remisión, el productor está recibiendo $ 11 por litro, que con un valor dólar $ 47, representa unos 28 centavos de dólar por litro. “En enero recibíamos 31 centavos de dólar, ahora estamos por abajo y se siente”, explicó Zavala.

La buena noticia son las tan esperadas lluvias. “Ayudaron bastante al campo y a los productores a pensar en seguir trabajando”, destacó.

A su vez, el coronavirus genera una incertidumbre total en los mercados. La industria láctea no sabe a qué precios venderá sus productos, ni cómo se comportará la demanda y lo que es peor, si cobrará los embarques ya negociados.

“Dentro de esa situación compleja, esperamos un ajuste para mantener el aparato productivo funcionando. Hoy mantenerlo en pie es muy caro”, admitió Zavala.