Ganadería

Precio de carne importada en el abasto se estabiliza

Se desacelera demanda de China y baja precio del ganado.

Carne brasileña en góndolas de supermercado. Foto, El Político.

Pablo Antúnez

Los precios de la carne bovina en Brasil tienden a estabilizarse a la baja, lo que beneficiará al abasto uruguayo, donde el 95% de la carne que se vende en carnicerías y grandes superficies, son pulpas sin hueso y envasadas al vacío que se importan de Rio Grande do Sul y en menor volumen, desde otros estados brasileños con fuerte producción.

“Los precios por tonelada que manejaron los frigoríficos brasileños exportadores fueron muy buenos en octubre y noviembre, pero luego subieron un disparate en diciembre de 2019, impulsados por la demanda de China. Ahora quedaron mucho más baratos que a fines del año pasado, pero no llegaron a los valores de antes de la suba”, explicó a El País Jorge López, director de Abasto Santa Clara.

Comparando los cuatro cortes de la rueda, en octubre y noviembre de 2019 eran ofrecidos a los importadores uruguayos a entre US$ 4.600 y US$ 4.700 la tonelada. Posteriormente, por efecto del crecimiento de la demanda de China, impulsada por el faltante de cerdo generado por la peste porcina africana, los precios se dispararon a US$ 6.000 por tonelada y hoy valen entre US$ 5.200 y US$ 5.300 por tonelada.

El precio del novillo gordo en Brasil cayó 15% en diciembre de 2019, según confirmó el Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA). A fines de diciembre la arroba de carne costaba 180 reales, pero a comienzos de ese mismo mes valía 216 reales.

“Se está viendo un reacomodo de los precios a nivel mayorista con reflejos positivos en el corto plazo a nivel de comercios”, sostuvo ayer en Brasil el director del Departamento de Comercialización y Abastecimiento del MAPA, Silvio Farnese, analizando el mercado interno brasileño. Esa misma tendencia estiman los importadores uruguayos se dará en el mercado local.

La buena noticia es que Brasil está mostrando buena disponibilidad de carne bovina, pues al igual que Uruguay, enfrenta una desaceleración de la demanda desde China. En caso de Uruguay, algunos importadores chinos están intentando renegociar sus contratos a menores valores que los venían pagando hasta ahora.

“El precio del ganado gordo en Uruguay también está bajando”, recordó López y eso es fiel reflejo de esa desaceleración que en los últimos meses del año pasado hizo subir los valores de la hacienda preparada hasta marcar un récord histórico (más de US$ 4,20 por kilo para el novillo gordo).

“Los dos o tres primeros meses del año, estimo que en el mercado interno habrá bastante carne uruguaya al mismo precio que la brasileña, luego cuando empiece a faltar ganado  en Uruguay, el precio va a volver a subir”, estimó el director de Abasto Santa Clara.

La baja de la carne en el mercado interno se mantendría hasta los meses de invierno, cuando empiece nuevamente la falta ganado gordo y seguramente China comprará pero no hará locuras, buscando evitar una nueva disparada de precios. “Creo que desde el segundo trimestre del 2020 para adelante, la importación de carne bovina desde Brasil va a tener la misma fuerza que tuvo sobre el último semestre del año pasado”, estimó López. En 2019 el ingreso de carne vacuna importada marcó otro récord.