Ganadería

Los equinos con muermo deberán volver a Brasil

Son seis potrancos de carrera que están el cuarentenario.

Sede de los Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería.

Pablo Antúnez

Uruguay es reconocido en el mundo como país libre de muermo equino y extrema la vigilancia para brindar las mayores garantías a los mercados. El sector ecuestre, según un trabajo económico de Uruguay XXI, genera —tomado en su conjunto: desde el caballo de esparcimiento hasta el animal de competencia— US$ 335 millones anuales a la economía del país.

Uruguay cuenta con aproximadamente 425.000 equinos, ocupando el segundo puesto mundial en relación a habitantes por caballo y tiene exportaciones anuales de U$S 29 millones, según confirma el mismo estudio.

En el marco de esa vigilancia para mantenerse libre que hace la profesión veterinaria y el MGAP, se detectó un caso positivo a muermo en un caballo brasileño Sangre Pura de Carrera que está dentro de un lote de siete animales en el cuarentenario oficial. El grupo de equinos llegó a la Estación Cuarentenaria del MGAP el 26 de noviembre, donde deben permanecer por más de 20 días —cada especie tiene un plazo de permanencia según un decreto— y durante esa cuarentena, Uruguay tiene la potestad de realizar las pruebas complementarias, por más que vengan con pasaporte equino y no manifiesten síntoma alguno. Uno resultó positivo a muermo.

Según supo El País son potrillos de dos años, vienen de un haras de San Pablo pero estuvieron en su viaje a Uruguay en un establecimiento de Rio Grande do Sul. El propietario venía a instalarse en la actividad hípica local.

“Como vienen a centros hípicos, para mitigar el riesgo, Uruguay los hace pasar por una estación cuarentenaria y según recomendaciones de la Organización Mundial de Sanidad Animal —que rige el comercio de animales vivos y sus productos— repite las pruebas diagnósticas después de un proceso de estrés como puede ser un viaje”, explicó en rueda de prensa el director técnico y actual director general interino de la Dirección de Servicios Ganaderos, José Gallero.

Amparado en las normas Mercosur, Uruguay repite las pruebas serológicas. “Un animal sin síntomas y sin vínculo epidemiológico resultó positivo a muermo”, confirmó Gallero.

Los caballos quedaron aislados, se tomaron medidas de seguridad con el personal que atiende esos animales en el cuarentenario, con los veterinarios que los vieron, con la cama y los efluentes de la estabulación y se comenzaron los trámites con las autoridades de Brasil, para el regreso de los animales.

Regreso. El muermo es una enfermedad emergente en todo el mundo y endémica en Brasil.

“Es una enfermedad de transmisión directa (de animal enfermo a otro), a través de sus secreciones o de elementos contaminados(cama, baldes de ración, etc.)”, explicó Gallero.

El tránsito de caballos es fundamental en ese modelo epidemiológico del Uruguay. Desde 2015 todos los caballos que se muevan dentro de un rango de 50 kilómetros de la frontera con Brasil deben estar libres de la enfermedad (comprobado por sangrados), como medida de prevención de ingreso de muermo.

Los caballos deportivos tienen otro seguimiento y todos cuentan con el denominado pasaporte equino.

Ahora, el lote de siete caballos en que se detectó un positivo, deben abandonar Uruguay.

“En los próximos días los animales se irán en un camión precintado hasta la frontera con Brasil —según se acordó con sus autoridades sanitarias—, donde será inspeccionada la inviolabilidad de ese precinto, para que no tengan contacto con caballos nacionales”, dijo Gallero, que estuvo acompañado en la conferencia por el Dr. Marcelo Rodríguez, director interino de la División Sanidad Animal.

“Las pruebas que hicimos son diferentes a las que se hacían en Brasil para la salida de los animales porque el Western Blott y la prueba de Elisa es más indicado para animales que pueden tener procesos crónicos de la enfermedad. La fijación de complemento, que es la que figura en la norma Mercosur, es una prueba diagnóstica que está más indicada para casos agudos. Uruguay como todo país comprador se ampara en el derecho de hacer pruebas diagnósticas en la estación cuarentenaria”, afirmaron las autoridades sanitarias que explicaron el caso.

A su vez, cubriéndose la espalda, Uruguay hizo una consulta a la Organización Mundial de Sanidad Animal, la que apoyó las acciones realizadas por el MGAP y confirmó que no es necesario reportar el caso, manteniendo el status de país libre de muermo, que Uruguay refrenda cada año con pruebas científicas irrefutables.