Ganadería

Mejoran precios para la ganadería

Luego de cinco zafras con caída, hay dos con valores que alientan a empresas a invertir.

 

Pablo Antúnez

Después de cinco ejercicios productivos con caída de precios, la ganadería uruguaya se recupera con dos años consecutivos con subas de precios, tanto para el ganado gordo como para la reposición, medidos en moneda corriente.

Según los datos aportados por el monitoreo del Instituto Plan Agropecuario vinculado con las denominadas “carpetas verdes”, cuyos datos brindan una idea del ejercicio productivo y cómo afectó a las empresas ganaderas, el valor de los bovinos en los ocho meses que se llevan transitados del ejercicio productivo, está por encima de los registrados en todo el período anterior (1° de junio de 2017 al 1° de julio de 2018). A su vez, en el ejercicio productivo anterior los precios habían estado por encima del año previo.

El director general del Instituto Plan Agropecuario, Carlos Molina recordó que en el ejercicio 2019/20, hay valores del novillo gordo que -en promedio y terminado febrero-, “están 22% por encima respecto al ejercicio anterior. Es una suba importante”. Es importante aclarar que no todos los productores ganaderos pudieron capitalizar esa mejora de precios.

A nivel de las categorías de reposición, el precio del ternero más liviano, tomando julio de 2019 y febrero de 2020, “está 18% por encima de las mismas del julio de 2018 y febrero de 2019, donde ya venía creciendo”. Incluso Molina destacó que de julio de 2019 a diciembre del mismo año, el novillo gordo está por encima de US$ 4 por kilo y ese precio es inédito.

Eso hace que aquellos ganaderos que pudieron capitalizar esos valores -impulsados por las compras récord de carne desde China- tendrán un resultado impactante en sus empresas.

Pero hay otro indicador que pesa mucho para mostrar esos precios favorables y los buenos vientos para el subsector de la cría. “El valor de las hembras bovinas, tanto preñadas como las piezas de cría, también se tonificó”, destacó el director general del IPA.

Dijo que en el presente ejercicio ganadero, “las piezas de cría cotizan 8% por encima que hace un año y los vientres preñados cotizan entre 20% y 25% por encima. Eso indica buenas perspectivas para la cría, las hembras no valen si no hay buenas perspectivas para la cría”, explicó el técnico.

Clima. El clima viene conspirando contra la producción y en algunas empresas ganaderas, dejará secuelas.

En ese sentido, Molina recordó que en el comienzo del ejercicio productivo “hubo un arranque tardío de la primavera, fue fría y en muchos lugares, hubo un crecimiento de pasturas retardado respecto a una primavera normal”. Posteriormente, el verano mostró situaciones heterogéneas en cuanto a lluvias, con el litoral norte con mejor nivel pluviométrico, pero con el resto del país que enfrentó pobres niveles de lluvias. Como consecuencia, el MGAP declaró Emergencia Agropecuaria en cinco departamentos: Montevideo, Canelones, San José, Maldonado y Lavalleja. En esas zonas ya no hay comida y hay problemas con las aguadas.

“Queda el otoño, donde marzo, mirando el campo natural base de la alimentación de los ganaderos que aportan la información, es un mes donde todavía crece el campo natural, pero si llueve”, reconoció el experto del IPA.

Como consecuencia, el clima, en algunas zonas, no fue favorable para la producción ganadera en el ejercicio 2019/2020 que todavía está en curso. “Esta situación es bastante contrastante con lo que sucedía en el ejercicio 18/19, donde fue más benévolo desde el punto de vista climático para la ganadería”, recordó Molina.

Tipo de cambio. Otro de los ítems que afectan el ejercicio ganadero es el precio del dólar e impacta en el resultado económico de las empresas.

“El tipo de cambio no es determinante pero juega en el resultado de las empresas ganaderas”, aclaró el director general del IPA.

Agregó que “sin querer decir que con este valor del dólar se resuelve todo, la moneda se puso en este ejercicio 2019/2020 la camiseta de los productores ganaderos”.

En promedio desde final de julio hasta marzo, comparado con igual período del año anterior, “el precio está 16% por encima. Hay una devaluación del peso de 16% frente al dólar. Si se analiza marzo de 2019/marzo 2020, con la suba de estos días, el precio del dólar está 23% arriba respecto al año pasado. Eso es un crecimiento del tipo de cambio importante”, destacó Molina en su análisis.

La relación tipo de cambio e inflación, también impacta en las empresas. “Habrá que ver cómo termina la relación crecimiento del precio del dólar respecto al Índice de Precios del Consumo (IPC). Esa es la relación que termina impactando en los resultados. Si este comportamiento del dólar termina con IPC alto se pulveriza. No es lo que está ocurriendo hoy”, aclaró el experto.

Por otro lado, Molina estimó que posiblemente la suba del precio del dólar permita reducir los costos de producción.

“La mitad de los costos de las empresas es en dólares y la otra mitad es en pesos (en las empresas que el IPA tiene información). De esa mitad en pesos, ese dólar mayor que el crecimiento del IPC, permitiría que ese componente de los costos bajara. Eso es lo que sucedió en los años que pasó esto”, aclaró Molina. Desde el IPA se exhorta a apoyarse en los técnicos hoy más que nunca.