Ganadería

José Aicardi: “Importar terneros castrados puede ser positivo”

El Presidente de la Asociación de Consignatarios de Ganado consideró que se pedirán a los socios del interior “que vengan tres veces al año a Montevideo a reuniones con invitados”. El Ing. Aicardi Delgado defendió la exportación de ganado en pie “que ha sido gran herramienta para reactivar la cría”. Al respecto consideró que para evitar que, por falta de materia prima, se faenen vientres “se podría analizar la importación de terneros con destino a faena, evitando la entrada de cortes de carne sin hueso”. Dijo que existe cadena de la carne y que no le interesa insistir en ingresar a INAC. Además consideró que “un consignatario no es un costo, sino una inversión”. Proyectó un buen año para la ganadería”.

Pablo D. Mestre.

-¿Qué significa haber sido elegido presidente de ACG?
-Una gran responsabilidad estar al frente de una Institución que está próxima a cumplir sus 100 años. Y más en un trabajo en equipo acompañado por Diego Arrospide, Ignacio Trigo, Facundo Schauricht, Carlos de Freitas, Alberto Gallinal y Joaquín Falcón.

-¿Cuáles son sus objetivos de trabajo para estos dos años?
-Darle continuidad a un proyecto que comenzó hace dos años con la directiva saliente de la cual fui parte. Hay objetivos puertas adentro y puertas afuera , siempre pensando en nuestros socios q es a quien nos debemos.

-¿Qué planes tiene para proponer?
-Esta directiva de la cual estoy al frente tiene muchos proyectos, específicamente puertas adentro nuestra idea es mantener las salidas al interior con nuestra reunión de precios, recoger las inquietudes de los asociados y como nuevo pedirles que tres veces al año vengan a Montevideo a reuniones extraordinarias con paneles de invitados donde trataremos temas de actualidad e interés.

-¿Y puertas afuera?
-Lo principal será seguir tendiendo puentes con los diferentes actores del mercado para intercambiar ideas y poder ofrecer nuestra opinión. Por ultimo seguir consolidando nuestro mayor instrumento de difusión que hoy es la Revista Negocios Rurales, que se distribuye todos los meses con El País.

-¿Cuál es su posición sobre la exportación de ganado en pie?
-Estoy de acuerdo al 100% con la exportación de ganado en pie. Indudablemente ha sido una gran herramienta para reactivar el eslabón “génesis” de la cadena ganadera: “El criador”. Pero estoy de acuerdo siempre que la misma tenga un marco claro y bien regulado respecto a la parte comercial, que nos brinde seguridad y respaldo al momento de intermediar dichos negocios. En esta línea ya estamos trabajando, los últimos meses el negocio fue amenazado como consecuencia de la devaluación de la moneda turca como todos sabemos debemos aprender de lo sucedido y actuar en consecuencia.

-¿Qué opina sobre la posición de la industria que dice que se queda sin materia prima?
-Hasta ahora no lo vimos reflejado en números de faena, pero comienzan a aparecer señales como son la baja del stock vacuno y en particular de los novillos y si bien estamos cerrando un 2018 con un excelente nivel de extracción, inclusive superior al 2017, cada vez más se ve la presión sobre la faena de vientres y eso puede ser complicado en algún momento a mi manera de pensar, máxime si los valores de la exportación de ganado en pie capaz ya no sean los mismos, la presión de faena de vientres podría recaer en las vacas preñadas.

-¿Qué solución le ve a ello?
-Puede ser importar terneros castrados “Caravana Verde” de nuestros vecinos, de manera de incorporar a la cadena de invernada y posterior faena. Aclaro esto, porque deben de llevar ese fin, para que el criador siga protegido del excelente producto que produce, lo pueda seguir exportando y no sean afectados por el Caravana Verde. Esta es una idea para discutir y pasarla por los filtros sanitarios y de trazabilidad correspondientes. Pero estaríamos ejerciendo la puerta de vaivén y capaz evitando la entrada de cortes de carne sin hueso que viene en franco aumento.

-¿Cree que hay cadena de la carne?
Sí, hay cadena de la carne, pero muchas veces por falta de diálogo y transparencia no es todo lo fructífera que podría ser.

-¿Insistirá en el pedido que ACG integre la Junta de INAC?
-No es foco de la ACG hoy, nosotros no buscamos ningún protagonismo político, sino ser escuchados y consultados en determinados temas. Hoy nuestra relación con INAC es muy buena e inclusive estuvo su presidente el lunes pasado en la Asociación. Cuando decimos ser escuchados o consultados no solo por INAC sino por los diferentes actores y gremiales de la cadena. Creemos que desde nuestro lugar podemos hacer aportes que agregan valor.

-Habló de profesionalizar la profesión, ¿Cómo se hace?
-Para elevar la imagen de la profesión “Consignatario” hay que profesionalizarla, la forma creemos que es brindando un servicio de calidad a través de empresas formalizadas y especializadas, donde el cliente debe sentir que agregamos valor y la comisión sea una inversión y no un costo. Al estar en el mercado todos los días y ser La Referencia. Hoy muchas personas piensan que, por tener un auto, un celular y el dato de un ganado tienen el derecho de denominarse consignatario y ese “informalismo” nos ha hecho un gran daño a la profesión. La ACG no representa a esas personas, ni tampoco queremos clientes que fomenten esa informalidad cuando nuestras empresas están formalizadas, pagan impuestos y son fuente de trabajo para muchas familias.

-¿Qué les dice a quienes piensan que es caro el costo de pagar un consignatario?
-Hay que saber diferenciar cuando “pagar” es una inversión o un costo, no siempre vender directo o evitar un servicio de intermediación es el mejor negocio.

-¿Qué opina de la frase “a todos nos llega el Uber”, respecto a plataformas que surgen en la venta de ganado gordo?
-Que debemos ser una Institución aggiornada a los nuevos tiempos, abiertos a la tecnología, con creatividad para seguir brindando servicios. Como desde hace 98 años. Ojo, el Uber puede llegar, lo importante es estar atentos, verlo y saberlo usar.

-¿Cómo ve al mercado del ganado gordo actualmente?
-Lo veo bien, un año que cierra con una extracción superior al 2017, algo que hace pocos meses parecía poco probable. Soy optimista en el futuro ya que tenemos carnes de calidad, muchos mercados y buenos valores que van a continuar. Desgraciadamente el alto costo país, muchas veces nos empaña los resultados
económicos a todos.

-¿Y la reposición?
-Está muy firme desde hace mucho tiempo, indudablemente corre por un carril independiente a los valores actuales del ganado gordo. Estos últimos años vemos que el productor incorpora más pasturas al sistema, sobre todo en aquellos casos de sistemas agrícolas que para darle estabilidad introduce la noble ganadería. Por mucho tiempo, vamos a seguir viendo una demanda firme por la reposición… salvo ventanas
puntuales por clima.

-Habló de costos ¿Cuánto inciden en los distintos eslabones de la cadena?
-Mucho en toda la cadena al punto que en muchos casos la hace inviable. Transitamos momentos con los mejores valores de la hacienda gorda de la Región, exportamos terneros a precios récord históricos hasta hace poco tiempo e igual vemos un sector que año a año aumenta sus niveles de endeudamiento. O sea, acá algo está mal.

-¿Qué efecto puede provocar si se confirma la apertura del mercado de Japón?
-Primero confirma el buen trabajo que se viene haciendo. Me parece que es un gran logro. Queda ahora la tarea de desarrollar ese mercado y ver que demanda. Es una gran oportunidad para la ganadería uruguaya ingresar al mismo.

-¿Qué proyecta para el 2019?
-Veo un año bueno para la ganadería y sobre todas las cosas cuando lo comparo con otros sectores como el arrocero, lechero e inclusive el agrícola desde que se desató la guerra comercial entre EEUU – China. Esperemos que el clima acompañe, así como la suba del dólar para poder verle la pata a la sota.

Perfil: Operador Ganadero y “Laburante”.

Nombre: José P. Aicardi Delgado
Otros datos: Familiero, Ing. Agr., empresario, rematador.
Hincha de: Club Nacional de Fútbol.

Haber nacido en Pueblo Risso, Soriano, donde vivió sus primero años en el campo con sus padres, le marcaron su vida.
A los 47 años se define como “familiero”. Casado con una salteña Fabiana Broli (médico), con “dos hermosos hijos: Nicolás y María Inés”.
Luego recién menciona que es Ingeniero Agrónomo y Rematador, pero sobre todas las cosas se considera “un Laburante” constante, “persistente en los proyectos y objetivos que me propongo”.
Más allá de su profesión, llega a afirmar que es “por hobby Agrónomo, pero con vocación para los negocios”. Trabajó en perforaciones Cup y en el año 1993 se integró a Zambrano & Cía., mostrándose “agradecido a Gerardo”.
En el año 2006, “con un amigo, Juan Miguel Otegui, formamos Megaagro, luego integramos a la cooperativa Calvase”.
Hoy se define como un operador ganadero que trata de gerenciar y prestar servicios en su empresa.

Rurales EL PAIS