Ganadería

“El abigeato es una industria que involucra a organizaciones”

La Directora General del MGAP y Presidenta de la Comisión Honoraria de Seguridad Rural, Fernanda Maldonado, destacó la importancia de la creación de la Dirección Nacional de Seguridad Rural para “combatir el abigeato teniendo en cuenta las especificidades del sector”, un pedido de larga data de privados. También comentó que se está “aterrizando el Instituto de Bienestar Animal en el proyecto de la Ley de Presupuesto”, y así realizar “la mejor aplicación de políticas públicas en el control de la población canina”.

Fernanda Maldonado, directora general del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

Martín Olaverry | Pablo D. Mestre 

-Se inauguró la sede de la Dirección de Seguridad Rural en Florida y, por tus trabajos, fuiste reconocida por el Presidente de la República en su discurso, ¿cómo se empezó a involucrar con el tema?

-Cuando entré a la Federación Rural, Eduardo Hughes me involucró en la Mesa Central de Abigeato, que en aquel entonces fueron las últimas épocas de Stirling y las primeras de Díaz, en 2005. En un Congreso de la Federación, en Salto, fue mi primera exposición pública relacionada al tema. Ahí me empecé a involucrar de a poco. Enseguida me recibí y pasó de ser la Mesa Central de Abigeato a la Mesa de Seguridad Rural, y en ese ámbito inmediatamente empezamos a tratar los temas desde un punto de vista técnico gremial, y se elabora el primer proyecto de ley que emerge de esa Mesa. En ese proyecto había varias cuestiones, algunas se modificaron con posterioridad y otras hoy se vieron consagradas en la Ley de Urgente Consideración, como por ejemplo la extensión de presunción de legítima defensa. Ya pasaron más de 10 años y se avanzó mucho. En el ámbito legislativo también se avanzó, en el transcurso de ese período tuvimos dos modificaciones a la tipificación del delito de abigeato y a las penas del abigeato. Lo que sí veníamos exigiendo desde el sector privado, cada vez con más fuerza, era una unidad especializada en el Ministerio del Interior, porque los delitos en el agro tienen ciertas especificidades que hay que contemplarlas y abordarlas como tales. Por eso es importante la creación de esta Dirección de Seguridad Rural del Ministerio del Interior.

-Desde 2005 a la fecha, ¿cómo ha visto el proceso de la interpretación que se hace desde la Justicia al tema abigeato?

-También ha evolucionado, producto del trabajo de la comisión y de esa sensibilización, y de que también los referentes, ya sean públicos o privados, entendieron y comprendieron que el problema iba mucho más allá del delito por necesidad. Recuerdo cuando era chica, en campaña, muchas veces salía a recorrer y encontraba los cueros colgados en el alambrado y eso era aceptado porque había en la zona algún caminante con una necesidad por falta de trabajo o lo que sea. Después eso cambió, y cambió tanto que estamos hablando de verdaderas organizaciones. Hace mucho más de 10 años que se viene hablando de organizaciones involucradas en el abigeato. Con esto quiero decir que hoy hay quien estudia el territorio, quien canta dónde se puede robar, dónde se puede hurtar el ganado, quién presta el medio de transporte, quién comercializa a poco nivel y a alto nivel. Es una industria. Ahí una de las cuestiones que nosotros en su momento fuimos muy críticos y hoy estamos fortaleciendo que son los registros, por ejemplo el uso de la marca. En ese sentido, en estos años no ha habido avances legislativos como sí los hubo en la tipificación del delito o en el aumento de pena; que tendrían que haber caminado en conjunto. Por eso, insistimos en la prevención, investigación, represión del delito. Es un tema interinstitucional, hay competencia del Ministerio de Ganadería, del Interior, del de Defensa, de la Fiscalía y del Poder Judicial.

– Con la Dirección constituida y con recursos, ¿cómo va a funcionar para que efectivamente empiece a dar resultados?

-La Dirección Nacional de Seguridad Rural va a tener la dirección técnica de lo que van a pasar a ser las brigadas departamentales de Seguridad Rural. Obviamente esto dentro de lo que es la organización y directrices para el abordaje de políticas públicas en lo que tiene que ver con la seguridad pública del Ministerio del Interior, en combinación constante con el Ministerio de Ganadería, porque somos apoyo diario. Esto va mucho más allá del abigeato, estamos hablando del delito del daño, del hurto, del contrabando, todo lo que está relacionado a la penetración ilegítima en el fundo ajeno. Cada vez cabe más el hacer tomar conciencia de la problemática que implica que una persona ingrese a los establecimientos agropecuarios o un predio rural sin que el propietario o quien esté a cargo no tenga conocimiento del mismo. Entonces, también debemos trabajar mucho en eso, que este delito puede ser una instancia previa y preparatoria de otro mayor. Estamos abocados a decir “este es un tema que está tipificado en el código penal y también sobre el cual debemos trabajar mucho”, por eso es necesaria la colaboración entre los productores rurales y los funcionarios del Ministerio del Interior que están trabajando en territorio. De hecho se están reabriendo muchas comisarías y destacamentos; con un contacto permanente para poner en conocimiento a la autoridad y esta pueda intervenir.

– ¿Piensan que va a tener resultados inmediatos?

– Sí, en todos estos años que estoy vinculada al tema siempre marqué la necesidad de tener una Dirección con competencia a nivel nacional porque esto ayuda, entre otras cosas, a profesionalizar el abordaje del tema y no tratarlo como un tema residual. En el ámbito rural, aunque puede pasar en cualquier otro, hay que tener en cuenta las especificidades, el medio geográfico, la idiosincrasia, aparte de cuestiones que cambian de una zona a otra, depende de dónde nos paremos en el territorio nacional. Un punto a destacar es el tema de la profesionalización en el abordaje de esta problemática. Y eso después inevitablemente derrama esa profesionalización y abordaje en todas las otras instituciones involucradas. Muchas de ellas que ya vienen realizando un trabajo muy arduo y competente que mucho ha contribuido a la materia como el INAC y mucha institución privada también. Está bueno que hoy estos temas sean debate de académicos y ojalá esto aumente en los espacios de formación de profesionales que luego culminan siendo fiscales, jueces, funcionarios del Ministerio del Interior, del Ministerio de Ganadería o del Ministerio de Defensa. Es clave que estos temas se puedan abordar de la forma más completa posible. Insisto en una cuestión que es neurálgica, si aquí no hay un trabajo conjunto entre privados y públicos, es más difícil obtener resultados.

– ¿Cómo se enfoca el tema de las jaurías?

– La Ley de Urgente Consideración también introduce modificaciones a la Ley de Tenencia Responsable y Bienestar Animal. Una de ellas es la creación del Instituto de Bienestar Animal, que toma como antecedente el proyecto de ley que ya se había presentado en la legislación anterior y modifica algunas potestades de la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal y crea el Sistema Nacional de Albergues, el Sistema Nacional de Castraciones, que van a permitir a ese Instituto poder implementar políticas públicas tendientes al control de la población canina. Ahora estamos aterrizando dicho Instituto en la proyección de la Ley de Presupuesto. Estamos viendo cuáles son las necesidades de recursos humanos, cuáles son las necesidades materiales y eso lo estamos presentando al Ministerio de Economía para el próximo presupuesto. Esperemos que en el primer semestre del próximo año podamos estar dando novedades en este sentido. Sin perjuicio de eso, hoy con la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal estamos tratando de atender algunas situaciones muy urgentes que nosotros podamos hacernos cargo.