Ganadería

Cr. Rodrigo Silveira: “El Bono Ganadero mejora el negocio”

El Director de Silveira Negocios Rurales destacó que hace 3 años lanzaron una herramienta financiera al mercado, que la han ido perfeccionando y desde mediados de 2018 el Bono Ganadero Silveira “ha tenido mucha aceptación, con el respaldo de nuestra firma”. Desde estudiantes a jugadores de fútbol han invertido en esta herramienta. 

Pablo D, Mestre. 

-¿De qué se trata esta herramienta financiera de Silveira Negocios Rurales?
-Buscando nuevas herramientas para los clientes, hace 3 años la instrumentamos. La probamos, vimos que anduvo, le cambiamos un poco el formato para adaptarlo mejor y este año que pasó lanzamos al mercado el Bono Ganadero Silveira.

-¿En qué consiste?
-Está respaldado en contratos de capitalización entre dos partes: un dador dueño del capital, que invierte su dinero con destino a ganadería (cría y engorde de ganado vacuno) y la otra pata es el tomador del dinero, o el ganado, la propia empresa Silveira haciendas, gestionada 100% por nosotros lo que brinda la seguridad al inversor que el ganado está bajo nuestra administración, con el respaldo de tres décadas en el mercado. Es un negocio de escala, no es lo mismo producir solo y explotar 500 hás., que hacerlo con volumen y tener mayor peso de negociación, al comprar y vender.

-¿Cómo es la operativa?
-Esos ganados entran en el esquema ganadero que tiene Silveira, que maneja unas 15.000 hectáreas distribuidas en los departamentos de Cerro Largo y Tacuarembó. Eso garantiza poder producir a un menor costo dentro de una estructura más grande, uno de los desafíos del presente de cómo ser más eficientes y bajar costos. También permite al inversor que los contratos no tienen cláusula de recición, se puede hacer desde 6 meses, hasta 2 años, con distintas tasas, pero en cualquier momento el inversor puede dejar el negocio, sean US$ 20.000 o US$ 200.000.

-¿Hay un monto mínimo de inversión?
-Dependiendo el contrato, intentamos comprar a camión cerrado. Si el inversor elige comprar terneros, el monto es US$ 15.000, Si decide comprar vacas preñadas, el monto mínimo son US$ 25.000, eso lo estudiamos caso a caso y lo conversamos con el inversor.

-¿Cómo se paga la renta, son montos fijos o variables?
-Son contratos de capitalización que el inversor puede elegir por dos variables: una tener el ganado a su nombre, sacar la marca, el Dicose, le hacemos la gestoría sin costos. En este caso es para montos más grandes, se hace contratos de capitalización por kilos, en porcentajes de ganancia 70% para quien proporciona la tierra y un 30% para quien pone el capital. Eso arroja un entorno del 10% anual, en contrato a dos años.

-¿La otra variable?
-Es para el inversor que no quiere tener el ganado a su nombre, no quiere tener marca, ahí se va al formato Bono Ganadero, el último lanzamiento que hicimos, que es con contratos a 6 meses y un año con tasa de retorno del 8% anual.

-¿Toda la operativa la hace Silveira Negocios Rurales?
-Exactamente. Somos quienes administramos y gerenciamos la producción para asegurarnos que se hagan las cosas bien, por otro lado comercializamos el 100%, tanto la compra como la venta, a través del escritorio.

-¿Cómo es la estadística?
-Empezamos con esta modalidad de negocios hace 3 años, a lo largo de los cuales se adhirieron unos 120 inversores, de distintos montos y perfiles, desde estudiantes universitarios hasta jugadores de fútbol. Este giro más comercial que le dimos ahora con el Bono Ganadero, desde junio, una época difícil por la realidad de la economía uruguaya en este semestre, pero anduvimos bien. Tenemos muchas consultas y apostamos a que crezca en 2019.

-¿Cómo ha sido la experiencia tras finalizar el contrato, reinvierten el capital?
-Proporcionamos informes periódicos, para que el inversor sepa el estado de sus ganados, dónde están y cómo están. Llegado el plazo, un día antes está el dinero de la renta disponible al cobro. Hemos tenido casos de productores que al vencimiento piden el 50% de la renta y reinvierten el resto. Otros dejan el 100% como inversión. Otros lo usan para conocer el rubro ganadero, previo a arrendar y explotar un campo por ellos mismos y luego se tiran por su cuenta. Nos pasó con un cliente que empezó con el Bono Ganadero, le gustó y ahora arrendó un campo en Cerro Largo que se lo estamos gestionando nosotros. Las ventanas de posibilidades son muchas.

-¿Cómo proyecta este año?
-Estas herramientas son muy buenas para el inversor porque le permite, con un monto mínimo, ingresar a un negocio de escala y lograr una buena renta. Esto amplía el espectro de qué hacer con el dinero, logrando buena ganancia. Y con el respaldo de una firma con tres décadas de trayectoria en el mercado agropecuario. Y todo además puede ser respaldado por un fideicomiso de garantía, un servicio nuevo que lanzó el escritorio, que lo pueden usar distintos operadores para financiar sus compras y ventas.