Forestación

El sector forestal uruguayo contribuye el 4% del PBI

Fue un año complicado para algunos rubros forestales porque la pandemia del Covid-19 afectó los mercados.

Pablo Antúnez

La cadena cadena forestal sigue generando impactos significativos en la economía del país. De los US$ 2.300 millones de valor bruto de la producción forestal (considerando exportaciones y ventas en mercado interno), unos US$ 1.700 millones son valor agregado directo a lo largo de la cadena forestal (incluyendo la fase primaria, el transporte y la fase industrial).

Así lo demostró la consultora Exante (Economía y Finanzas Corporativas) en el marco del Seminario: Contribución de la Cadena Forestal a la Economía Uruguaya, organizado por la Sociedad de Productores Forestales, donde fueron expositores: Diego Mora (presidente de la gremial), Carlos Faroppa (director forestal del MGAP), Pablo Rosselli (socio de Exante) y Florencia Carriquiry (socia de Exante).

Incluyendo los impactos indirectos e inducidos, el sector contribuye en total con más de US$ 2.100 millones de valor agregado a la economía, cifra que equivale casi al 4% del Producto Bruto Interno (PBI).

El sector forestal uruguayo cuenta con 1 millón de hectáreas plantadas y viene ganando espacio dentro del sector agropecuario, pero ocupa apenas el 7% del área total, mientras que en Nueva Zelanda ocupa el 12% y el agro es uno de los principales motores de la economía, mostró la consultora Exante.

Potencial. Por otro lado, el sector forestal contribuye -incluyendo impactos directos, indirectos e inducidos- a casi US$ 340 millones a los ingresos públicos, considerando tanto impuestos como contribuciones a la seguridad social.

Exante mostró que cuando se consideran esos impactos económicos a la luz de la superficie ocupada por el sector, se concluye que dentro de las actividades agropecuarias, la forestación presenta el mayor impacto por hectárea. Cuando la tercera planta de celulosa esté plenamente operativa, los impactos de la cadena forestal aumentarán. Entonces, la contribución al PBI alcanzaría a casi 6% y el sector daría soporte a más de 30.200 empleos.

Mercado. El secretario de la Sociedad de Productores Forestales y gerente de Forestal Atlántico Sur, Nelson Ledesma, aseguró a El País que el mercado para productos del sector mostró tendencias distintas según los nichos a los que se apunte y también los rubros.

Ledesma explicó en chips “fue un año malo” y estimó que las exportaciones no superan el 30% del volumen colocado por las empresas en un año normal.

“Cayó el precio de la celulosa en el mundo y la demanda por causas del Covid-19, ya que el principal destino para el producto es la Unión Europea”, explicó el ejecutivo.

El viejo continente sufrió fuerte la pandemia, bajando la demanda de varios productos, entre ellos los chips. “A Uruguay le pegó tremendamente, al punto tal que los últimos barcos que enviamos las dos compañías que exportamos este producto, fueron en abril. No tenemos negocios previstos hasta abril de 2021”, dijo el secretario de la Sociedad de Productores Forestales. Eso hará que las empresas exportadoras pasen un año sin embarques, debido “a la caída de precio y la baja de la demanda en los papeles, que es lo que empuja la celulosa, que es para lo cual vendemos la materia prima”, agregó. Fue el rubro más complicado dentro de los forestales

Rolos. En este producto, Asia es el principal mercado para los rolos de eucaliptus y dentro de ese continente, se destacan China y Vietnam, que son los que más compran, medidos en volumen.

“Ambos se mantuvieron en volúmenes demandados y precios”, afirmó Ledesma.

En el caso de los rolos de pino, el vocero de la Sociedad de Productores Forestales estimó que 2020 cerrará en torno a 1,7 millones de toneladas.

“Es un volumen interesante y tuvo altibajos de precios el negocio, pero en los últimos meses se mantuvo firme. Hoy hay una demanda mayor por las restricciones que le puso China a los australianos”, detalló. La guerra comercial entre China y Australia favoreció a Uruguay.

El gobierno chino impuso restricciones a la madera australiana argumentando la aparición de un insecto. A partir de octubre-noviembre paró la importación. “Eso le sirvió a Uruguay para sostener un mercado que venía con altibajos desde mayo-junio”, explicó Ledesma.

En este rubro, hay una tendencia a la suba de precios que no siempre se puede canalizar en valor de la madera, porque al haber señales en el mundo de que la economía se va recuperando – fundamentalmente China- el nivel de flete está subiendo en proporción. “Lo que se logra en precio de venta se pierde en flete marítimo”, explicó Ledesma. El mercado de este producto está sostenido.

INDIA. Otro aspecto importante a destacar es el surgimiento de India como comprador para rollizos de pino. En años anteriores mostraba volúmenes bajos.

“El levantamiento de restricciones de parte de los exportadores para el uso de bromuro de metilo fue favorable para Uruguay. Cuando se exporta pino hay que fumigar, India pedía con ese producto que estaba prohibido en Uruguay. A pedido de los exportadores y ante la caída de China, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca autorizó a los exportadores a fumigar los envíos”, explicó el secretario de la Sociedad de Productores Forestales.

Tableros. En este caso, junto a la madera con mayor elaboración, el Covid-19 favoreció bastante.

“La gente estuvo más en la casa y se dedicó a reparaciones y usar más madera. Eso hizo que aumentara la demanda. Estados Unidos se transformó en un demandante importante de esos productos en volumen y en los últimos meses en precio”, contó Ledesma. Hoy el mercado está bastante sostenido, pero las empresas no saben cuánto durará esa mejora. Hasta ahora, esa mayor demanda desde Estados Unidos posibilitó incrementar los volúmenes embarcados y en algo también mejoraron los precios.

Celulosa. En el principal producto forestal del Uruguay, en los primeros ocho meses del 2020, los volúmenes se venían manteniendo pero con una caída de precios de más del 20%.

Ledesma estimó que “el volumen final será algo parecido al año pasado, en las dos plantas, pero bajará el precio. Al menos las proyecciones no marcan aumentos de valores. La oferta bajó y hubo algunas señales del mercado, pero creemos que no son señales claras como pensar que la celulosa va a subir en el corto plazo. “Vemos una demanda alta de los fletes marítimos en barcos más estándares como usa el pino y eso es una señal de recuperación de economía, básicamente en China”, sostuvo Ledesma.

Productividad. La forestación, junto con la expansión agrícola, fue parte de un proceso virtuoso de valorización y reasignación de la tierra, que condujo a mayores niveles de inversión por hectárea y que terminó contribuyendo a un crecimiento muy importante en la productividad del sector, concluyó la consultora Exante.

Tanto Rosselli como Carriquiry consideraron que “en la actualidad tenemos un país con mayor actividad agrícola y forestal y con una mayor producción ganadera, realizada de forma máas eficiente (más intensiva)”.

Los consultores sostuvieron que, de hecho, “pese a la reducción de la superficie ganadera y lechera en las últimas décadas, los stocks vacunos alcanzaron un máximo histórico de más de 12 millones de cabezas al 30 de junio de 2020 y la remisión de leche se ubica actualmente en niveles récord”.

En contrapartida, “la ganadería extensiva y particularmente la producción lanar retrocedieron marcadamente, pero ese retroceso fue consecuencia de una fuerte concentración de la demanda global de lana, que se reflejó en descensos marcados de las existencias ovinas en todos los principales países productores del mundo”. En los últimos años, la sinergia entre ganadería y forestación viene creciendo, sigue sumando en lugar de restar, favoreciendo la producción agropecuaria y generando más divisas.

El proyecto que impulsa la reforma forestal, aprobado en la Cámara de Diputados, sigue generando polémica

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, afirmó: “Carece de fundamentos técnicos, y su análisis previo a la aprobación no fue el adecuado”, escribió el secretario de Estado en su cuenta de Twitter.

“Nos sentimos en la obligación de expresar que no estamos de acuerdo con el mismo. Porque carece de fundamentos técnicos y su análisis previo a la aprobación no fue el adecuado. Faltó consultar a muchos directamente involucrados”, expresó el jerarca de gobierno.

Otra cuestión por la que no apoya este proyecto es porque la forma en que se está manejando “no condice” con el espíritu de la ley original que fuera aprobada por unanimidad.

Tampoco está de acuerdo en limitar arbitrariamente una actividad, cambiando reglas de juego y creando así un peligroso antecedente, ni con que se recurra al ataque personal a Carlos Faroppa (director Forestal) para desacreditar su opinión, “ratificamos todo nuestro apoyo y confianza”, dijo.