Expo Prado

Haras “Don Carmine” volvió a arrasar en la pista de Appaloosa

La raza festejó sus 30 años de presencia en Uruguay. En ese marco, la cabaña de Nicola De Angelis volvió a sobresalir con los campeonatos.

Nicola de Angelis festejó junto a criadores y amigos, repitiendo Grandes Campeones.

 

En un año muy particular, cuando la Sociedad de Criadores de Appaloosa festeja los 30 años de la raza en Uruguay, mostrando un gran progreso genético y una popularidad significativa, Haras “Don Carmine”, de Nicola De Angelis volvió a arrasar con prácticamente todos los premios, tanto en animales de pedigree inscripto, como en Preparatorios.

En Preparatorios la Gran Campeona fue una potranca de dos años de Haras “Don Carmine”, que también se adjudicó el Gran Campeón con otro potranco de dos años. La Reservada fue una potranca de sobre año de Daniel Delgado e Hijos y el Reservado Gran Campeón otro potranco de dos años de Enrique Vidiella.

La Sociedad de Criadores le rindió un homenaje a este criador por su dedicatoria y trayectoria, acompañado de su familia, en un emotivo acto dentro de la pista que fue seguido por criadores uruguayos, argentinos y brasileños.

A nivel de Pedigree Inscripto, Haras “Don Carmine” expuso la Gran Campeona, la Reservada Gran Campeona y la Tercera Mejor Hembra. En los machos expuso al Gran Campeón y su Reservado, mientras que el Tercer Mejor Macho fue de Carlos Matías León Yahn.

En la pista Appaloosa que tuvo como jurado a Álvaro Martinicorena, Pilar Zerboni y Nicolás Lanfranco, también se homenajeó a Mario Grandal, Jefe de Exposiciones de la Asociación Rural del Uruguay, que durante años le puso el alma a la Expo Prado. Grandal deja el cargo para acogerse a los beneficios jubilatorios el año próximo antes de la Expo Prado.

Para Haras “Don Carmine” fue otro año redondo, por los premios y por estar festejando décadas desparramando su genética, conquistando amigos y festejando premios.

“Ya no nos podemos quejar”, dijo sonriente Nicola De Angelis. “Estoy feliz porque la raza festejó 30 años de vida, se pudo hacer un gran espectáculo este año en la pista y hemos tenido mucha suerte”, agregó el principal de Haras Don Carmine.

Para De Angelis lo más importante no es sólo ganar premios, es que “las demás cabañas también progresen y eso me hace muy feliz porque es por el bien de la raza. Es un estímulo para seguir adelante”, afirmó.

Explicó que los Grandes Campeones “son hijos de genética vieja, con madres y padres que tienen ya 20 años y siguen dando animales destacados” y adelantó que para 2020, “hay dos potrillos muy lindos que son la sangre nueva de la cabaña”. La Gran Campeona PI es hija de un padrillo que Haras “Don Carmine” importó de Brasil, con solo seis meses.