Economía

Estado debe a INIA más de US$ 35 millones, lo que equivale a un presupuesto anual

De la cifra total hay US$ 4,5 millones que representan a una retención adicional de Imeba a los productores.

INIA La Estanzuela, foto Producción Nacional.

Ayer la Federación Rural envió un comunicado a los ministros de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, y de Economía y Finanzas, Danilo Astori, pidiendo medidas para solucionar la situación económica del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

El documento explica que “según consta en el acta del INIA del 19 de noviembre de 2019, la situación económica es consecuencia del incumplimiento por parte del organismo competente que no vierte lo recaudado por el adicional del Impuesto a la Enajenación de Bienes Agropecuarios (Imeba)”.

El representante de Federación Rural (FR) en la Junta del INIA, Rafael Secco, explicó a Rurales El País que “la deuda del Estado con el Instituto por concepto de contrapartida y de agente de retención del productor es de aproximadamente US$ 35 millones”, una cifra cercana al presupuesto anual.

Rafael Secco contó que “una Ley existente desde la fundación del INIA determina un Imeba adicional que deben aportar los productores y ser volcado por el Estado a las arcas del Instituto, y además éste se compromete a ingresar la misma cantidad de dinero que entregan los productores”.

“El Estado se ha ido atrasando en las cuotas, no está pagando como corresponde”, dijo Secco, quien al mismo tiempo aseguró que lo más preocupante es que tampoco vuelca el dinero que aportan los productores. “Eso es lo que no vale. Que después pague las otras deudas, pero no puede quedarse con nuestra plata, hoy hay atrasado casi US$ 4,5 millones de 8 a 10 meses”, agregó.

Por último, Secco contó que el presupuesto anual del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria se ubica en el entorno de los US$ 40 millones. “Hoy está pasando que el INIA se está quedando sin reservas, que sería un año de presupuesto que se está quedando nuestro Estado”.

Escuche a Rafael Secco: