carnes

Sector cárnico generará US$ 290 millones menos

Facturará US$ 1.900 millones y faena será de 2 millones de vacunos

Pablo Antúnez

El sector cárnico uruguayo cerrará el año con una facturación cercana a US$ 1.900 millones, cifra que representa una pérdida de US$ 290 millones respecto a 2019, según la proyección del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

Las cifras fueron divulgadas ayer por el gerente de Información de INAC, Jorge Acosta, en el marco de una conferencia de prensa junto al presidente Fernando Mattos y otros técnicos del Instituto.

Con una faena de bovinos entorno a los 2 millones de cabezas, el 2020 será un año de menor actividad que 2019 (-10%) producto de una reducción importante en los primeros seis meses (-21,3%) pero con una recuperación en el segundo semestre (+3%), divulgó el INAC.

Acosta explicó que esa baja no fue homogénea. La mayor caída se registró en los novillos de 6 y 8 dientes (-22% y -27%) y vacas (-16%) mientras que los novillos jóvenes aumentaron y las vaquillonas disminuyeron por debajo del promedio. Esto en parte, está explicado por una faena proveniente de Dicoses  de corral que en 2020 será la mayor desde que se llevan registros, superando las 270 mil cabezas. Crece 9% respecto a 2019 y representa más del 14% del total.

Tampoco fue homogénea la reducción de la actividad entre empresas industriales. Se observó una menor reducción de la actividad en las empresas más grandes y se registró actividad sólo en 30 establecimientos. Para 2021 desde el INAC se espera el sacrificio de 2,2 millones de bovinos.

Acosta explicó que hay cambios respecto a la estructura de las categorías que conforman la industrialización de ganado a nivel de los frigoríficos. Uruguay está faenando animales más jóvenes, pero también hay cambios a nivel de los mercados. Tanto novillos jóvenes como vaquillonas, cerrarán el año representando el 14% de la faena total de bovinos.

“La faena de vaquillonas se mantiene en niveles muy altos”, reafirmó el gerente de información del INAC.

Hay una reducción de los ingresos provenientes de China (-31%) y aumentos desde el  Nafta (+40%) como hechos más relevantes.

Consumo. Mientras tanto, a nivel del mercado interno, se verá el reflejo de un menor consumo de proteínas que se venía arrastrando desde el año pasado. Globalmente, desde INAC se proyecta una baja global de 3% en esa ingesta de proteínas.

En carne bovina, se proyecta un descenso del consumo de 9%, producto de la baja de cerca de 15% en  los volúmenes nacionales y crece la carne importada.

La carne aviar será la única que muestra un consumo en aumento (14%) al cierre de 2020, de la mano de de recuperación de producción nacional y de la importación que llegará a representar el 4,4%.

En el acumulado a noviembre el precio del producto La carne aviar mostró una baja de 0,34% en el precio. A su vez, la ingesta de carne de cerdo  caería  -7,2% y carne ovina -24,1%.

Se mantiene ingreso medio. El Ingreso Medio de Exportación (IME) cerraría el año en curso en el entorno de US$ 3.780 para la tonelada de carne bovina, según la proyección del Instituto Nacional de Carnes (INAC). Es un año con mejor demanda en los principales mercados y con mayor incertidumbre generada por el Covid-19 en el mundo. “No es un año récord, pero se pudieron mantener las cifras”, dijo el gerente de información del  INAC.