agro

Más ovinos mordidos y mortandades en Tacuarembó

En campo lindero al vertedero de Tambores

Aparecieron más ovinos mordidos por perros en Tacuarembó, generando más pérdidas económicas y dolores de cabeza a los productores, como viene sucediendo en varias localidades del país.

El ataque de cánidos, con y sin dueño, es uno de los principales flagelos que está obligando a muchos productores a deshacerse de sus ovinos e imposibilitan el despegue del rubro, en momentos de buenos precios, especialmente para la carne ovina y lanas de mayor finura.

Hasta ahora se contaron 80 ovinos mordidos y 20 muertos en un campo cercano a Tambores, en el departamento de Tacuarembó, pero aún falta revisar más potreros.

El problema se generó en el kilómetro 321 de la ruta 5. A esa altura sale un camino vecinal que sale a la ruta 26, luego de pasar por las localidades de Piedra Sola y luego por Tambores.

“El campo da al camino vecinal y la calle lo separa del vertedero de Tambores, donde se juntan perros y gente del pueblo que recicla e incluso, llega a pernoctar en el predio con residuos”, dijo el productor afectado a El País. El acopio de los residuos de ambos pueblos al lado de predios productivos, llama la atención y complica a los vecinos.

El recuente de los ovinos afectados continua mañana martes y la denuncia Policial ya está encaminada, con el afán de evitar nuevas pérdidas económicas y más dolores de cabeza.

El Código Rural ampara al productor al eliminar los perros que encuentre dañando sus animales dentro de su propiedad, pero el gran problema, es que por más que se logre dar con los cánidos, los daños económicos y las secuelas, no tienen solución y siempre las acarrea el productos sobre su espalda.